4 consejos para reducir la huella de carbono desde casa

 

Photo by Bench Accounting on Unsplash

La urbanización e intensificación de la actividad humana ha traído grandes consecuencias al planeta, una de ellas ha sido el cambio climático. Hoy en día gran parte de las ciudades y zonas residenciales continúan generando emisiones de CO2 sin control, debido a una administración energética ineficiente.

De acuerdo con datos del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF por sus siglas en inglés) en 2016, el 70% de las emisiones mundiales de CO2 se generan en las ciudades y el 50% de la población viven en ellas consumiendo un 70% de la energía.

Ante este panorama, Schneider Electric -especialista en automatización y gestión de la energía- comparte algunas recomendaciones para un uso responsable de la energía en su hogar y con ello pueda contribuir a reducir su huella de carbono durante el 2018:  

1

La primera regla para ahorrar energía es sencilla, sin embargo, a veces tenemos las luces encendidas todo el día debido a un descuido o porque simplemente pasamos por alto la importancia de apagarlas. En Panamá, alrededor de un 35.5% de todos los abonados al sistema eléctrico corresponde al sector residencial, según estadísticas de la Autoridad Nacional de Servicios Públicos (ASEP).

Una opción para evitar un desperdicio de energía son los sensores de movimiento. Estos permiten que las luces se enciendan únicamente cuando detectan a alguien en la habitación del hogar, por lo que su encendido y apagado brinda total practicidad, evitando gastos innecesarios.

Dichos sensores pueden llegar a generar un ahorro de energía que va del 5% al 10%, lo cual además de reducir el costo de la factura, disminuye el impacto medioambiental en el mundo que se traduce en lo que conocemos como calentamiento global.

2

Asegúrese siempre de que todos sus aparatos estén en óptimas condiciones, lo mismo el cableado y la red eléctrica a la que están conectados. Si sus equipos o instalaciones tienen más de 15 años, es mejor que revise su estado, ya que al ser aparatos electrónicos no cuentan con tecnología ahorradora y por ende consumen más energía.

Adicionalmente, revise sus instalaciones eléctricas cada cinco años de la mano de un profesional capacitado y, si va a renovar o comprar algún aparato, verifique que cuente con certificaciones de ahorro energético.

3

Es muy cómodo tener conectados todos los dispositivos electrónicos o electrodomésticos para que cuando queramos usarlos estén ahí. Sin embargo, aunque no estén funcionando, el hecho de que estén conectados hace que sigan gastando una cantidad pequeña de energía que, a la larga, puede hacer una diferencia en el consumo de su hogar y para el planeta. Por ejemplo, un microondas llega a gastar 3.8 watts por hora, o hasta 25 si se deja su puerta abierta.

Para evitar este consumo desconecte los aparatos que no utilice, o bien, conéctelos a una regleta multicontactos y manténgala apagada.

El consumo vampiro significaría menos del 10% del consumo total de electricidad. Y no sólo se trata de un tema de economía doméstica, ya que como población se están malgastando millones de colones que se podrían aprovechar para invertir en energía renovable y en soluciones de eficiencia energética.

4

Si aún utiliza bombillos tradicionales, no dude en cambiarlos. Las luces LED son una gran opción, ya que reducen el consumo energético hasta un 70%, pueden durar hasta 25 veces más que las normales y evitan la emisión de 10 kilos de CO2 en 12 meses, lo que hará que su casa tenga un consumo energético eficiente y seguro, contribuyendo al planeta.

Como parte de sus programas corporativos, alineados a nivel mundial con los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, Schneider Electric se ha comprometido con la educación y concientización por dar un uso eficiente a los recursos, para así proteger el planeta y conservarlo para futuras generaciones.

  • Compartir: