"¡Sin carrizo, por favor!" La nueva forma de pedir tus bebidas... y de ayudar al planeta.

 
Lun, 08/06/2018 - 17:20
Una nueva campaña, que se extenderá durante el mes de agosto, busca reducir el uso de pajillas en los establecimientos comerciales.La idea es controlar la cantidad de plástico que se desecha y que hace daño al medio ambiente.
El plástico nos está destruyendo y también a nuestro medio ambiente, especialmente los océanos. El hombre moderno consume indirectamente este material en su dieta, debido a que muchos de los peces que ingiere se alimentan de partículas de microplástico presentes en el mar, debido a la contaminación. 
 
Hasta 90% de toda la basura que flota en nuestros océanos es plástico, según la Organización de las Naciones Unidas (ONU). El problema no solo es la cantidad, sino que el material dura cientos de años en degradarse.
 
Los residuos plásticos también impactan directamente las especies marinas y costeras (acuáticas, terrestres, aéreas) que los confunden con sus alimentos. Sin obviar que la fauna marina puede verse atrapada por residuos plásticos como anillos de six packs , redes y cuerdas abandonadas. Más de 1 millón de aves y 100 mil muertes de especies marinas son contabilizadas por ingestión de plástico al año, entre ellas, más de 1,000 muertes de tortugas marinas.
 
Según la ONU, los daños que produce el plástico en los ecosistemas marinos ascienden a al menos $8 mil millones. Ante este panorama, el organismo declaró, en 2017, una lucha global contra el plástico en los océanos mediante la campaña "#MaresLimpios, ¡cambia la marea del plástico!", que busca eliminar para 2022 las principales fuentes de basura marina.
 
No es de extrañar, entonces, que "Terminar con la contaminación por plásticos" fuera el lema del Día Internacional de la Madre Tierra 2018, que se celebró el pasado, 22 de abril. Y en Panamá también se ha venido tomando conciencia sobre este problema.

¡Sin carrizos, por favor!

Se estima que alrededor del 80% de la basura marina es proveniente de tierra firme, pero el otro 20% es generada en el mismo mar (en plataformas y embarcaciones de todo tipo).
 
Entonces, un gran reto para liberar los ecosistemas del plástico es mejorar los hábitos de consumo.
 
En el Istmo se han realizado esfuerzos en esta materia. Por ejemplo, durante el mes de agosto (del 1 al 31 de agosto) se estará llevando a cabo la campaña "Sin carrizos, por favor", que ha involucrado a105 establecimientos de la capital y 46 establecimientos en el interior del país, con el fin de que los consumidores reduzcan o eliminen el uso de estos utensilios de plástico.
 
 
La campaña ambiental tiene como objetivo principal educar a la población sobre el daño del consumo de plástico de un solo uso, enfocándose principalmente en el uso de carrizos. La actividad tiene una duración de 30 días, sin embargo la idea es lograr crear un hábito. En un sondeo en restaurantes de la ciudad capital, se estimó que se utilizan más de 2,000 carrizos por restaurantes al mes.
 
Eliminar o reducir el uso de pajillas plásticas es una idea que ha venido haciendo eco en el mundo. Las grandes compañías han empezado campañas para erradicar los carrizos. Por ejemplo, Disney, que sirve millones de bebidas gaseosas para niños anualmente en sus parques temáticos, eliminará las pajitas de plástico descartables y batidores en todos sus locales para 2019. Asi mismo, Starbucks, que tiene pajitas de plástico y batidores en más de 28.000 cafeterías por todo el mundo, eliminaría su uso para el año 2020.
 

Otras iniciativas en Panamá

 
La eliminación de plástico se ha convertido en un asunto de gobierno en el Istmo. Panamá es el primer país en Centroamérica en aprobar una ley (Ley 1 de 19 de enero de 2018) que prohíbe el uso de bolsas plásticas en los establecimientos comerciales. A partir de agosto de 2019, las personas deberán llevar sus propias bolsas reutilizables para hacer sus compras o adquirirlas, a precio de costo, en los negocios.
 
También se acaba de aprobar la Ley 173, sobre una política de basura cero para el manejo integral de los residuos en el país. La ley trata de establecer una política de reducción desde la fuente y establece ciertas medidas que deben ser desarrolladas después con otras leyes o decretos para que los individuos desde sus casas, los comercios, las industrias, reduzcan la cantidad de residuos.
  • Compartir: