Una Noche en Caliope

  • Edwin Vergara C
  • [email protected]
  • @MujerPa

De aire majestuoso y portando una corona dorada que indica su supremacía, así se presenta Caliope en el Olimpo, como la musa de la elocuencia y la poesía. Pero aquí en Panamá su nombre es sinónimo de creatividad y experiencia que dan como resultado una propuesta gastronómica sin precedentes. Enclavado en el tercer piso del Teatro Amador, en pleno centro del mágico Casco Antiguo de la Ciudad de Panamá, se encuentra Caliope, un restaurante que presenta de manera impecable, y bajo la batuta del Chef Martino Pace, la fusión de la cocina internacional con ingredientes del patio, lo que hace que cada plato no sólo sea una experiencia única sino que cada uno evoca recuerdos de sabores ya olvidados en el paladar.

La tarea de recomendarnos los platos estuvo a cargo de José, quien nos atendió durante toda la velada y siempre estuvo pendiente.  Su primera recomendación fue para los cócteles.  La carta de cócteles en Caliope resulta muy interesante, no solo por sus peculiares nombres, sino porque todos son artesanales.  Entre estos,“Caliope” que lleva el nombre del restaurante es toda una delicia que mezcla ron blanco, zumo de limón, triple sec y jugo de zarzamora, mientras que “La Pinta, La Niña y la Santa María” lleva romero, clavos de olor, ginebra, Martini Rosso, crema de casis y ginebra.

Más tarde, Grecia nos comentaría que el menú del restaurante varía todos los meses, pero que hay platos emblemáticos que siempre estarán presentes para poder complacer a los comensales que van con regularidad y siempre los piden.  José nos recomendó muy bien, porque todo lo que disfrutamos son esos platos que llegaron para quedarse.  

Las entradas fueron unos Raviolis rellenos de Ragú de Pato realmente increíbles.  Los raviolis están hechos con cantón y son colocados sobre una espuma de queso que sin duda dan el toque característico a este plato.  Otra de las entradas que disfrutamos es todo un clásico de Caliope: “El Crudo del Mar”.  El tiradito de corvina se mezcla con citronette y las notas dulces que deja la jalea de cebolla y el sorbete de melón que se dispone en el centro del plato.

Antes de que llegara cada una de las entradas nos hicieron llegar una crema que combinaba hongos crimini y portobello con un toque de jengibre y leche encima y para limpiar el paladar después de las entradas llegaron unos sorbetes de mango deliciosos.

Los platos fuertes en Caliope van más allá de la imaginación y cada nombre evoca el sabor y la pasión por nuestra tierra.  El “Cédula 3” es uno de ellos.  Una corvina a la plancha es colocada sobre un risotto de limón, crema de coco y gelatina de jengibre.  ¿No hay que explicar mucho verdad?.  “En el Barrio” se presenta con un Short Rib braceado, jugoso y super tender, cobre un cremoso risotto de trufas y lascas de parmesano.  Unos pequeños toques con una vinagreta de cilantro complementan este plato con sabores aguerridos y muy bien balanceados.

Y llegaría mi parte favorita de la mano de “La Sorpresa”.  Una esfera de chocolate rellena de queso Mascarpone y Crumble a la cual se le deja caer una crema tibia hecha a base de vainilla y semillas de cardamomo.  No hay palabras para describirlo, tiene que experimentar esta delicia por usted mismo.  Otro de los postres que disfrutamos fue el “De Muerte Lenta” que consiste en un Tres Leches de Baylis, maní crocante y merengue.  Este postre es más compacto que los otros tres leches que puedes encontrar pero cuando  se le deja caer Amaretto y es flambeado la historia es otra.

¡Qué noche! Un agradecimiento muy especial a José y a Grecia que en todo momento estuvieron pendientes de que no nos faltara nada y sobre todo al Chef Martino Pace por tan deliciosa muestra de creatividad en cada plato.

¡Hasta la próxima!

 

  • Compartir:

Suscribase a nuestro boletín de noticias para que esté informado de lo que sucede en Panamá y el mundo.
{{message.split('~')[0]}}
{{message.split('~')[1]}}