'El orgasmo no es para todo el mundo'

 
Esto es lo que asegura nuestro #Intruso ¡Mira su teoría!

Es el pico del monte Éverest, es el Olimpo, la Copa Mundial de Fútbol, la Serie Mundial de Béisbol, es ganarse el acumulado de la lotería, es todas estas vainas y más, los hombres dan la vida por alcanzarlo, las mujeres convierten su anhelo en fuerza para vivirlo, cueste lo que cueste.

Sí, el orgasmo representa el punto cúlmine de la especie humana, el cénit de nuestra civilización y solamente unos afortunados, con la suficiente capacidad psicológica y física pueden probar el paraíso. ¡Oh no! El orgasmo no es para todo el mundo, no joda. ¡Si lo fuese no sería tan jodido alcanzarlo!

Ahora, es importante recalcar aquí que la locura total es que ocurra al unísono y con mágica sincronización entre ambos géneros o entre todos los géneros, al gusto del lector, pero allí es donde la vaina se complica, el tema idílico desaparece y tenemos que ponernos terrenales y no es que yo quiera aquí dármelas de sabiondo, pero seamos realistas, como dijo Rubén Blades una vez: “Hasta para ser maleante hay que estudiar”.

No, no propongo comprarnos todos libros sobre el orgasmo, aunque sería lo más lógico, pero sí quisiera que todos pusiéramos un poco más de esfuerzo en aprender cómo vivirlo y también: ¡Cómo ofrecerlo! ¡Ay papá! ¡Ahí es donde tenemos que ser unos artistas!

Tengo que hablar desde lo que conozco, soy heterosexual, me gustan más que el carajo las mujeres y puedo dar fe, de que es bien jodido mantener a tu pareja satisfecha todo el tiempo, para nosotros los hombres, feos por definición, a menos que seas 'Maluma', quien aparentemente se robó todas las gracias, ya hay que hacer un esfuerzo sobre humano para convencer a una guapa de que tenga una fiesta con uno, pero la lucha no termina ahí, hay además que ser un fenómeno y hacerla tener, no uno, sino treinta y cinco orgasmos. ¡Todo esto mientras se nos salen los ojos aguantando el nuestro! 

Porque vamos a estar claros: ¿Qué hace falta para que un hombre llegue al orgasmo?

¡Un carajo, un soplido en la orejita! Y una vez que sucede… ¡Game over!

Por eso es que es tan difícil construirse una reputación como "buena cama", cuando uno llega a la fiesta, ya está cansado por el esfuerzo de organizarla y la rumba no comienza todavía, mantener esa reputación es aún más jodido, grandes ligas, por usar términos beisbolísticos. No creo que las mujeres necesiten entrenarse mucho para lograr sus objetivos para con su pareja, pero nosotros sí, así que y al más puro estilo de los nacidos en Venus, recomiendo el uso del arma secreta… ¡El porno que les mandan sus amigos! 

Esa es la biblioteca del saber (O del mito) pero de que es útil lo es, esos tipos son profesionales, viven de esa vaina, así que, anoten, ensayen en el baño y si pueden, practiquen (en pareja por favor, es más sano y económico), porque nadie llegó a la cima del Éverest después de tragarse unas cervezas y un asado, no señor.

¡Feliz día del orgasmo a todos!

via GIPHY

  • Compartir: