Shay Mitchell cuenta su experiencia durante la filmación de su rol protagónico en "Cadáver"

 
Lun, 12/03/2018 - 16:47
Algo realmente característico de la película es que todo los paranormal sucede posterior al exorcismo, que además pone al espectador a hacerse auto preguntas sobre puntos claves de la vida

El pasado jueves 29 de noviembre se estrenó en salas de cine panameñas “Cadáver”, un film de horror que tiene como protagonista a Shay Mitchell (Megan Reed), una ex agente de policía que comienza un nuevo trabajo nocturno en la morgue del Hospital de Boston y experimenta una serie de eventos paranormales. Mitchell, en una entrevista a cinco periodistas panameños, conversó acerca de su rol en la película y cómo fue todo el proceso de filmación. 

Según Shay, para una buena película de horror es necesario que el film vaya dirigido a una línea donde no se sepa que esperar y simplemente sorprenda. La protagonista, además, considera que este género es famoso porque es una experiencia compartida en la sala de cine. “Quieres ir allí, tener esa energía, sentarte en el borde de tu asiento, gritar y que tus sentidos estén al máximo”, comenta Mitchell. La fascinación por lo oculto y por los exorcismos también juegan un papel fundamental en la popularidad que estos films tienen en el mercado. 

La actriz confiesa que sus filmes de horror preferidos son The Silence of the Lambs, The Exorcist, Ghostbusters, Don’t Breath, pero que su favorite se llama Cadáver.

Su primer protagónico

Shay nunca se imaginó ser una de las actrices más prometedoras de Hollywood. Mejor conocida por su papel en la serie de televisión “Pretty Little Liars”, en este 2018, la actriz oriunda de Canadá, llega a tener su primer papel protagónico en la pantalla grande con “Cadáver”.

Shay asegura que uno de los mayores retos que experimentó durante la filmación de la película fue el hecho de estar mucho tiempo sola. “Algo difícil para mi fue venir de un show donde todos eran mi familia y éramos cercanos a filmar una película donde la mayor parte del tiempo estaba sola”, comenta Mitchell. Además agrega que, a pesar de sentirse incómoda muchas veces al no ser un escenario conocido para ella, estaba decidida a seguir con su papel porque sabría que eso le brindaría un crecimiento personal y profesional. 

Si bien es la primera vez en frente a un film también es la primera vez que la actriz canadiense se adentra en el género del horror. Shay cuenta que esta decisión no la tomó en base al tipo de película en el que actuaría, sino en qué la inspiró del personaje al que interpretaría y la historia en general. Le gustó el papel de Megan porque era una chica que, aunque pasó por mucho, seguía luchando por sanar. Inclusive asegura que llegó a sentirse como Megan en cierto punto de la película; la ansiedad y la presión la consumían. “Estaba –casi– siendo poseída por el personaje que estaba interpretando”, comenta la actriz.

Si bien la película trataba del exorcismo, Mitchell cuenta que no se instruyó en el tema de las posesiones demoniacas y comenta que está segura que tampoco Megan sabía mucho sobre el tema. Sin embargo, sí se adentró en la Policía de Boston para adquirir una perspectiva más real del trabajo que le serviría para interpretar el papel. Además, quiso sumergirse en la salud mental que el personaje tenía, por lo que habló con gran cantidad de personas que sufrían del Síndrome de Estrés Post Traumático y de ansiedad. 

Otra de las razones que influyó mucho en tomar este personaje fue la personalidad de Megan y cómo se desenvolvía en la película. “Si esta hubiese sido una película donde el hombre salva nuevamente a la mujer, no la hubiese hecho. Quiero ver a una chica que puede cuidarse por sí misma y que sea independiente porque así es exactamente como me veo a mí y las mujeres que me rodean y es lo que quiero representar”, explica Shay.

Más que una película de horror

No solo es una película de horror, también es una historia de superación de adicciones y el cómo sobrellevar ciertos problemas mentales, y esto es uno de los aspectos que a Shay le gustó más sobre su personaje. Megan había vivido una experiencia horrible en el pasado, pero decidió seguir adelante al tartarse la adicción al alcohol y el problema de ansiedad y estrés.

La actriz también define a la película como un thrill psicológico donde se ve como la protagonista lucha con sus demonios internos, y no es hasta que logra derrotarlos que consigue la fuerza para combatir al verdadero parado frente a ella. Shay, por su parte, asegura sentirse igual que su personaje. “Antes de aceptar este rol también tuve que enfrentar mis demonios internos. Para mi, al tomar este papel sentí mucha presión porque esta era la primera vez que protagonizaría una película, y en un género que jamás había hecho”, comenta la actriz. 

Leer más: Cómo es vivir con un Trastorno de Ansiedad

Durante la entrevista, Shay habló acerca de la gran cantidad de ansiedad que sintió durante la filmación y que cada noche para ella se volvía una pesadilla porque simplemente quería hacerlo mejor. Llegó un punto donde ya no reconocía si era ella o simplemente Megan, el personaje al que estaba interpretando. Además comenta que se estaba agotada porque, a penas a dos semanas de terminar la filmación de “Pretty Little Liars”, ya estaba en un avión camino a Boston para comenzar a grabar Cadáver. Bromeando, Shay cuenta que no sabe qué la poseyó a ella, si fue la ansiedad o los ataques de pánico, pero que realmente le ayudaron a interpretar a Megan porque ella estaba pasando por todo eso. 

¿Por qué no?, era lo que Shay se decía constantemente para poder controlar sus altos niveles de ansiedad. “Me decía a mi misma: ¿por qué no protagonizar esta película? ¿Por qué otras personas pueden y yo no? Sé que sería un gran desafío, pero decidí recibirlo con los brazos abiertos”, cuenta la actriz. Además, asegura que si no hubiese tomado riesgos en su vida y carrera, no hubiese llegado a donde está, y más en una industria que es tan difícil entrar y mantenerse. Menciona que este película era algo que quería realizar, así sea que no tuviese éxito, pero sentía que era algo que necesitaba a nivel personal, profesional y creativo. 

Para todos aquellos que se encuentran pasando por cualquier tipo de problema de salud mental, Shay desea hacerles saber que el primer paso para buscar la sanación es tener una conversación con uno mismo y comenzar a cuestionar para darse ánimo. Además, por muy cliché que dice ella suena, la única forma de alcanzar los sueños y metas es creyendo fielmente en ellas y trabajando arduamente por conseguirlas porque nada es imposible. 

  • Compartir: