Cómo compartir un espacio pequeño con tu pareja sin fracasar en el intento

 
Vie, 08/24/2018 - 16:14
5 consejos brindados por expertos en la materia

Mudarse con tu pareja viene con una gran cantidad de beneficios. De repente, tienes a alguien con quien dividir los quehaceres, alguien para que cocine (o si tienes suerte, ¡que te cocinen!), y tal vez incluso eres afortunada de contar con alguien para matar a los insectos que tienes demasiado miedo de aplastar.

¿Suena bien, no? Pero hay que decir también que dar este gran paso supone mucho trabajo en la relación, respeto y aprender a negociar constantemente por el bienestar de ambos miembros de la relación.

"Coexistir en el mismo espacio puede ser psicológicamente desafiante, especialmente si has estado acostumbrado a tener tu propio lugar. Nos gustan nuestras cosas, nos gusta que estén organizados de cierta manera, tenemos sistemas y estructura. Cuando nuestras cosas se tocan, se conmovió y nuestro sistema se alteró, podría parecer una invasión", advierte la Dra. Kathrine Bejanyan, una consultora de citas y relaciones al portal Refinery 29. 

Leer más: Guía para decorar de a dos

Sin embargo, aunque parezca difícil hay maneras de  fortalecer su relación en espacios pequeños. Sigue leyendo para obtener consejos de expertos que garantizarán que lo que creías que sería una pequeña casa dulce no se convierta en un infierno.

1. Calcula su estética como pareja

Es posible que tengas una idea clara de cuál es tu estilo personal, pero ¿cómo se relaciona esto con lo que les atrae? Cualquier cosa que pongas en un espacio más pequeño jugará un papel importante en cómo se ve y se siente ese espacio, así que lo más probable es que quieras estar en la misma página de tu pareja. "Es realmente importante comenzar con una idea cohesiva de cómo quieres que se vea tu espacio: hacer referencia a las imágenes juntas, hablar sobre lo que visualizas para que se vea tu espacio; hablar es la clave", exolica Ariel Okin, diseñador de interiores con Homepolish. Pinterest puede ser una gran herramienta para esto. 

2. No tengas miedo a la purga

Quizás pases por la situación de odiar con todo tu ser alguna de las piezas que tu pareja ya posee y no la quieras integrar al espacio que ahora ambos comparten. "Es importante hacer un balance de lo que ambos traerán (si están combinando piezas) o si están comenzando de cero, lo que quieren que sean sus piezas clave. ¡La comunicación es siempre la respuesta!" dice Okin. No tengan miedo a regalar o donar cualquier pieza sobre la que no estén de acuerdo.

3. Hacer espacio para cada uno

El Dr. Bejanyan enfatiza la importancia de asegurar que ambas partes sientan que tienen un amplio espacio para ellos y sus cosas. Esto es especialmente crucial si uno de ustedes se está mudando a un lugar donde el otro ya ha estado viviendo. Ya sea sacando la ropa fuera de temporada del armario o creando espacio adicional en el estante de los libros para que sus lecturas favoritas también puedan cohabitar, las pequeñas acciones pueden hacer mucho para que se sienta como un verdadero hogar compartido. "Tratar de comprender y adaptarse al estilo de cada uno puede significativamente profundizar la comprensión y el respeto en la relación y hacer que sea más fácil vivir juntos", explica Bejayan

4.  Hablemos de armarios

"Muchos de mis clientes en Nueva York comparten pequeños espacios de forma creativa. Si tú y tu compañero comparten un armario, creen una división equitativa del espacio y vuélvanse astutos con las cajas, las bandas y las áreas no utilizadas, como el almacenamiento superior", señala Okin.

¡Haz un paseo a tiendas de contenedores y permite que la amplia selección de opciones de almacenamiento modulares te de ideas para llevar la fiesta en paz! Además, las personas que trabajan allí tienden a conocer trucos cuando se trata de la maximización del espacio, así que no temas en pedir consejos.

5. Discernir lo que compra

Lo más probable es que, si vives en un espacio pequeño, no tengas una tonelada de efectivo extra por ahí para gastar en precios altos en los muebles, así que asegúrate de que lo que haces es algo que a ambos realmente van a recordar y les gustará. Después de todo, nada es peor que mirar su mesa de café todos los días y recordar la gran pelea que tuvo por ella, ¿no?

  • Compartir: