Amarillo, alegre y atrevido

 
Mié, 12/16/2015 - 09:59
Color clásico que da mucha luminosidad a los ambientes en que se utilice. Es una tonalidad especial para combinar con blanco y negro.

Si estás pensando en redecorar las paredes de tu hogar o darles un toque diferente, el color amarillo es una excelente opción, aunque para muchas mujeres resulta un poco atrevido o arriesgado.

Para utilizar el color amarillo en la decoración de interiores no es necesario que tu casa tenga la apariencia de un “pollito”, más bien, la idea es tomar la gama de colores que pertenecen a este tono y realizar combinaciones.

Según los diseñadores de interiores, uno de los lugares en que queda perfecto este color es en la decoración del salón o sala de estar. Recomiendan que el amarillo se combine con el color negro en los complementos y usarlo, sobre todo, en los sillones y muebles, siempre en un tono medio.

También te puede quedar perfecta la cocina en amarillo, en especial si pintas las paredes.

Después, solo tienes que combinarlo con muebles en color café y detalles en mostaza o crema.

Siguiendo con las sugerencias, en amarillo, en este caso para la habitación, decídete por un tono opaco para los muebles y combínalos con cortinas y detalles anaranjados para dar una gran sensación de calidez al espacio.

Ideas que te pueden funcionar

Si tienes dudas en cómo puedes usar el amarillo en casa, aquí te damos algunas opciones para que te arriesgues:

  • En las puertas: Es ideal si quieres inundar de luz un espacio y si la entrada no cuenta con toda la iluminación que deseas. Puedes crear un patrón de color si hay varias puertas iguales.
  • La cocina: Aunque parezca demasiado arriesgado, cambiar todos los gabinetes, por unos en color amarillo, marcará la pauta para que en tu hogar utilices este color con más confianza.
  •  En la fachada: Si lo que buscas es renovar por completo el aspecto de tu casa, pintar toda tu fachada en amarillo es una opción excelente, la clave está en elegir correctamente el tono. Lo ideal es que utilices uno suave que no se note agresivo.
  • En los accesorios: Un jarrón, un reloj, un juego de cortinas, un mantel o incluso un par de cojines podrían ser tus aliados en caso de que te sientas insegura a la hora de pintar las paredes. Con estos detalles lograrás hacer la diferencia.

Definitivamente que el amarillo puede llevarte a un ambiente dinámico o relajado, según el tono y el modo en que lo uses, no pierdas detalle y arriésgate a darle un nuevo “look” a tu casa. ¡Lo disfrutarás!

  • Compartir: