¡Cuidado, necesitas vitaminas!

 
Jue, 12/03/2015 - 17:58
Presta atención a las señales que te envía el cuerpo, así evitarás enfermedades o ciertas complicaciones.

Al igual que sucede con el carro cuando está descompuesto, el cuerpo envía constantemente señales si algo está fallando. No las ignores, es preciso estar atento para poder reparar a tiempo los desequilibrios internos. Y es que siempre hay signos que dejan saber que el cuerpo está necesitando vitaminas, el déficit de cada una ocasiones reacciones a diversas partes del cuerpo.

Hoy en día, con la dieta que muchas personar llevan, es muy difícil cubrir todas las necesidades de vitaminas que el cuerpo necesita a diario. No comer lo suficiente por estar siempre haciendo régimen es otra de las causas por las cuales nuestros niveles de vitaminas están muy por debajo de lo ideal.

Carencia de cada vitamina y sus consecuencias

Además de estos extraños signos de carencia vitamínica, se peuden nombrar otros problemas relacionados a una dieta desequilibrada.

  1. Vitamina A: Su falta conlleva cansancio, mala visión por las noches, mal estado de la piel y los dientes, facilidad para enfermarse y encías sangrantes.
  2. Vitamina B: En el caso de faltar la vitamina B1, los síntomas son insomnio, fatiga, debilidad, poca fuerza muscular, depresión, irritabilidad, pérdida de peso, problemas gastrointestinales y cardíacos. Si la carencia es de vitamina B2: ojos enrojecidos y doloridos, llagas en boca y lengua, pelo graso, dermatitis y pereza. El déficit de vitamina B3 provoca dolor de cabeza, falta de energía, mal aliento, nerviosismo, úlceras, falta de apetito y problemas gastrointestinales. Si no tenemos Vitamina B5 sentiremos calambres, cansancio, pies ardientes, arritmia cardíaca, ganas de vomitar y problemas para dormir. La falta de vitamina B6 provoca insomnio, anemia, problemas en la piel, caída del cabello, calambres y retención de líquidos.
  3. La carencia de vitamina B12 causa cansancio, diarrea, problemas de equilibrio, depresión, falta de apetito, inflamación de los nervios y dolor en lengua y boca.
  4. Vitamina C. Cuando no tenemos esta vitamina se traduce en problemas para cicatrizar las heridas o las fracturas, sangrado de nariz y encías, articulaciones dolorosas e inflamadas, problemas digestivos, y capacidad de formar moretones.
  5. Vitamina D. Su déficit causa fragilidad en los huesos, raquitismo, caries, cálculos renales, debilidad muscular y mala absorción del calcio.
  6. Vitamina E. La carencia de esta vitamina provoca anemia, degeneración cardíaca, problemas de fertilidad y nervios, reflejos disminuidos, dificultad para mantener el equilibrio y para caminar.
  • Compartir: