Las calles de Bogotá que esconden el peligro del aborto clandestino

 
Lun, 12/02/2019 - 14:19
En 2006 la Corte Constitucional despenalizó parcialmente el aborto en Colombia

Ilustración: The Rational

Por: Daniela Arias Baquero/EFE

Fachadas de casas de estilo colonial en el barrio bogotano de Teusaquillo esconden tenebrosos lugares en los que numerosas mujeres se practican abortos inseguros sometidas a procedimientos que no siguen los protocolos médicos y ponen en riesgo su vida. Según el estudio "Prevención del aborto inseguro en Colombia", del Ministerio de Salud, alrededor de 47.000 mujeres mueren anualmente en el mundo por abortos clandestinos, de las cuales 1.120 casos corresponden a América Latina y el Caribe y 70 a Colombia.

El núcleo del aborto en Bogotá es Teusaquillo, uno de los barrios tradicionales de la capital, donde entre dos clínicas legales proliferan los lugares no seguros para estos procedimientos. En este sector, mujeres como Mariana, de 21 años, son abordadas por "tarjeteros", personas que reparten en la calle tarjetas en las que ofrecen ecografías o pruebas de embarazo que en realidad son una invitación a la compra de medicamentos abortivos o de abortos en lugares clandestinos.

"Le compré a una mujer Misoprostol en la calle, ella me explicó qué debía hacer; llegué a mi casa en la noche y tomé dos pastillas vía oral y dos intravaginales pero a la una de la mañana sentí un dolor que me desgarraba por dentro y tuve que ir al hospital", explica a Efe Mariana.

Leer más: Más de 21 millones de abortos se evitaron en 2018 por el uso de anticonceptivos

La Corte Constitucional de Colombia ratificó en 2018 las normas vigentes para el aborto que lo permiten en tres situaciones: cuando hay malformación del feto que hace inviable su vida, cuando el embarazo constituye un riesgo para la salud física o mental de la mujer y en el caso de violación, sin límite de meses de gestación. Aún así, según el informe "Aborto no seguro, mujeres en riesgo", de Médicos Sin Fronteras, las mujeres enfrentan múltiples barreras para acceder al aborto dentro de estos supuestos en el sistema de salud colombiano, por lo que optan por el aborto clandestino que pone en riesgo su vida.

Secreto a voces

"Me sentía terrible, no por abortar sino porque tenía que hacerlo a escondidas sin que nadie se diera cuenta", expresó Mariana con la voz quebrada. Ella se enteró por el boca a boca de amigas que en ese vecindario podía buscar una solución rápida a su embarazo no deseado. "Siento que salir viva de un aborto clandestino es un privilegio de clase porque yo tenía una EPS (seguro médico privado) pero hay mujeres que no tienen", dice.

El Instituto Guttmacher calcula que a pesar de la normativa, de los 400.000 abortos que se realizan en Colombia cada año, solo entre el 8 y el 10 % se hacen en instituciones sanitarias con garantías de calidad y el no seguro causa muertes y cerca de 130.000 complicaciones anuales.

Desconocimiento y estigmatización

Después de un año de haber abortado, Mariana asegura que es doloroso recordar su tiempo en el hospital por el daño psicológico y emocional causado: "queda más la secuela de cómo lo abordan las demás personas y la ley, que el procedimiento del aborto como tal". Mientras estuvo hospitalizada se "sintió juzgada por algunas enfermeras" que además la remitieron al piso de neonatos por lo que tuvo "que compartir una sala con diez embarazadas más cuando estaba recién abortada".

Le abrieron un proceso judicial y tuvo que vivir un momento traumático cuando "un investigador de la Fiscalía llegó a medianoche al hospital gritándome que era una asesina y amenazando con llevarme a la cárcel". El ginecoobstetra Oscar Fernando Marroquín, de la Fundación Oriéntame, que ofrece servicios de aborto legal y voluntario en Colombia, asevera que cuando va a centros de salud a sensibilizar sobre el tema observa que "el personal está totalmente desinformado".

Leer más: Illinois declara que el aborto es un derecho básico de las mujeres

Marroquín considera que la objeción de conciencia aludiendo a la ética y moral de los profesionales "es un derecho del médico, pero no debería ser una posición tomada por el centro de salud, que debe aplicar la norma debidamente y generar rutas de atención".

Precio alto

La ginecoobstetra Alejandrina Camargo, de Médicos Sin Fronteras, aseguró a Efe que en esos lugares clandestinos "a algunas mujeres les suministran medicamentos intramusculares que pueden derivar en complicaciones médicas graves, como rupturas uterinas o hemorragias muy complicadas". Estos procedimientos ponen en riesgo la vida, la salud mental y física de las mujeres y además las "exponen a pagar grandes sumas de dinero", añadió Camargo.

El aborto en un sitio legal puede costar entre 500.000 y 1,2 millones de pesos colombianos (de 142 dólares a 341 dólares), mientras que en clínicas clandestinas o con métodos inseguros llegan a cobrar hasta tres millones de pesos (unos 853 dólares). Camargo, que atiende en promedio a 12 mujeres por semana, expresa que de ellas, tres o cuatro se han practicado antes un aborto clandestino.

Derecho a decidir

En 2006 la Corte Constitucional despenalizó parcialmente el aborto en Colombia y exigió que los centros de salud, públicos y privados, tengan personal capacitado para prestar el servicio de interrupción voluntaria del embarazo, pero aún así, solo el 11 % de estos tienen rutas de atención. Aún así, las colombianas siguen sin poder ejercer su derecho con garantías, por lo que lugares como el barrio de Teusaquillo son el destino de quienes están decididas a hacerlo a toda costa. EFE

  • Compartir: