Vicky Heurtematte: "llevar mi apellido representa compromiso, entrega y servicio a nuestro país"

 
Sáb, 04/13/2019 - 10:00
La esposa de Rómulo Roux busca seguir el legado de servicio de su familia y empoderar a las mujeres. A través de ella conocimos algunas intimidades del candidato por Cambio Democrático.

Fotos: Aurelio Herrea

Victoria o ‘Vicky’ Heurtematte, como le llaman todos, se considera a sí misma como una mujer sencilla, honesta, de carácter humilde y perseverante. “Soy una persona que lucha por lo que creo”, dice la esposa del candidato presidencial por el partido Cambio Democrático Rómulo Roux.

Vicky, además, tiene una gran sensibilidad social que le viene de familia. “Para mí llevar el apellido Heurtematte representa compromiso, entrega y servicio a nuestro país”. 
 
Mientras caminamos por el pasillo de la enorme y antigua casa familiar donde creció junto a sus padres, su hermana, su abuelo y su tía abuela,  en el barrio de Bellavista, Vicky señala los retratos que atesoran recuerdos de la tradicional familia Heurtematte.  “Mi abuelo, Roberto Máximo Manuel Heurtematte Espinosa, ocupó varios cargos públicos importantes a lo largo de su vida, y lo hizo siempre con independencia e integridad. Fue embajador de Panamá en Washington, negociador de los tratados Remón-Eisenhower, contralor de la República y uno de los cuatro panameños que participaron en la primera Directiva Binacional del Canal de Panamá”. 
 
Luego rememora que el compromiso de sus antepasados con Panamá data desde antes de la constitución como país soberano. “Mi tatarabuelo Manuel Espinosa Batista fue miembro de la primera Junta de Gobierno de Panamá en 1903, prócer de la patria. Su hija, mi bisabuela Doña Elisa Espinosa de Heurtematte, fue de las primeras voluntarias de la Cruz Roja de Panamá. En mi familia hay un muy profundo sentimiento de contribuir con el desarrollo de nuestro país”, subraya. 
 
El legado por el servicio ha continuado hasta la actualidad. En el 2013, Vicky junto a su hermana Elizabeth crearon la Fundación Heurtematte “en memoria de los pilares de nuestra familia, con el fin de darle continuidad a su legado de servicio y amor a la comunidad”. Vicky es quien lidera la fundación, por medio de la cual se promueve la cultura como medio de transformación social, el empoderamiento de la mujer y la salud sexual y reproductiva. “A través de la fundación y de mi día a día, busco que mis acciones contribuyan a mejorar nuestro país”, destaca. 
 
Si llegase a ser primera dama, Heurtematte subraya que su principal causa sería la mujer. Y no es de extrañar, pues Vicky es una fémina de armas tomar y busca inspirar a otras. A sus 35 años es madre, esposa, empresaria, ganadera y apasionada por el trabajo social. Jinete de salto ecuestre, representó a Panamá en cuatro Juegos Centroamericanos.
 
 
¿A qué se dedica Vicky Heurtematte?
En el marco profesional, me dedico a los negocios familiares y lidero la Fundación Heurtematte. En el 2013, mi hermana y yo creamos la fundación en memoria de los pilares de nuestra familia, con el fin de darle continuidad a su legado de servicio y amor a la comunidad. Nos enfocamos en promover la cultura, como medio de transformación social, el empoderamiento de la mujer y la salud sexual y reproductiva. A través de la fundación y de mi día a día, busco que mis acciones contribuyan a mejorar nuestro país. 
 
¿Cómo es un día de tu vida?
Todos los días son diferentes, pero trato de incluir ejercicios o montar caballo, tempranito en la mañana, y ver a mis hijos antes que se vayan a la escuela. Trabajo, ya sea en la oficina, en la finca, o desde la casa.  En las tardes me gusta llegar a casa para estar con mis hijos o participar en alguna actividad con ellos. Uno de mis momentos favoritos es leerles cuentos antes de dormir. Cenamos en familia todas las noches, al menos que tengamos un compromiso. 
 
¿Cuál es tu lema de vida? 
No le hagas a los demás lo que no quieres que te hagan a ti. 
 
Has dicho que tu madre les inculcó a ti y a tu hermana el valor del estudio. ¿Cómo ha influido su figura en ti?
Mi mamá es el mejor modelo a seguir que pude tener. Además de ser una profesional, nunca ha dejado de estudiar. Recuerdo que mientras yo hacía tareas en un escritorio, ella estaba sentada en la computadora trabajando en su tesis de alguna de sus maestrías que ha tomado. En estos momentos, ella forma parte de un grupo de formación psicoanalítica. Además de atender su práctica privada como psicóloga, el resto del tiempo probablemente está estudiando o leyendo sobre algún tema relacionado con su profesión.
 
En mi casa la prioridad siempre fueron los estudios. La mejor manera de enseñar a nuestros hijos es con el ejemplo. Así lo hizo y lo sigue haciendo mi madre, y ese es el ejemplo que yo quiero dar. 
 
Con el nacimiento de tu hija Emma dejaste, en aquel momento, la equitación. ¿Qué te hace sentir plena como mujer?
Tener un balance entre mi rol como madre y esposa, al igual que mi desarrollo personal y profesional, es lo más importante. Me encanta estar con mis hijos, compartir con ellos, verlos felices; pero también  me apasiona el trabajo que hago a través de la fundación para aportar al desarrollo de nuestro país. 
 
El año pasado, después de que mi hijo Rómulo Máximo cumpliera 1 año, regresé a la equitación. Montar caballo nunca se olvida, para mí lo más difícil ha sido montar siendo madre, por la preocupación de que me pueda pasar algo. Poco a poco he ido recobrando la confianza y estoy cerca de estar donde lo dejé. 
 
¿Cuál consideras es la importancia de la figura de primera dama?
Para mí lo más importante será asegurarme de que Rómulo siempre recuerde la razón por la que quiso ser presidente, que es la de ayudar a la gente y resolver sus problemas. La primera dama debe impulsar los temas del desarrollo social y cultural del país. 
 
En tu agenda como primera dama, ¿cuál sería la causa por la que más abogarías y cómo tienes pensado abordarlo? 
La mujer. Partiendo de la premisa de que el tema mujer no es homogéneo y que hay que diferenciar entre la mujer rural, la mujer profesional, la mujer madre, la madre soltera, la mujer joven, la mujer indígena, la mujer con discapacidad, entre otras.
 
Vamos a atender necesidades específicas, dependiendo de las particularidades de cada grupo. Empezaría por impulsar el fortalecimiento del INAMU, ente rector de políticas públicas en el tema para poder llegar a todas las mujeres del país. Vamos a trabajar fuerte en la prevención de la violencia contra la mujer y la atención a estas mujeres que han sido violentadas.
 
El tema más recurrente cuando camino y converso con las mujeres es que no tienen quien les cuide a los hijos para poder ir a trabajar. Vamos a enfocarnos en crecer la cobertura y calidad de servicios que atienden esta problemática como son los CAIPI y guarderías, y que las personas a cargo de los niños reciban la capacitación adecuada para atenderlos.  Para Rómulo es importante que los hijos no se conviertan en un obstáculo para las mujeres que quieren salir a trabajar.
 
Otro tema clave es trabajar en el empoderamiento de la mujer, empezando por el autoestima y la parte psicológica. Vamos a crear centros de capacitación para mujeres para reinsertarlas al mundo laboral. Pero no podemos hablar de empoderamiento si no les damos las herramientas y conocimientos básicos enfocados en la prevención de enfermadas de transmisión sexual, del embarazo precoz y del abuso de nuestras niñas y adolescentes. Es un tema de salud y de autoprotección de nuestras mujeres. 
 
Y ¿tienes pensado algún proyecto para enaltecer el papel de la mujer? 
Para enaltecer a la mujer lo más importante es lograr la igualdad de género, nuestro ODS (Objetivo de Desarrollo Sostenible) 5. Y la mejor manera es impulsando la Iniciativa de Paridad de Género que se creó el año pasado y sus doce medidas del Plan de Acción. La mayoría de las problemáticas en Panamá ya tienen una hoja de ruta y un plan de acción, no hay que reinventar la rueda. Hay que tener voluntad de hacer las cosas. 
 
¿Cuáles son tus expectativas si llegaras a ser primera dama?
Quiero dejar un legado para la mujer panameña, para que tenga más oportunidades, menos obstáculos y una mejor calidad de vida, que les permita pasar el tiempo que necesiten con sus familias y que hoy no pueden tener. 
 
¿Cómo se conocieron tú y Rómulo?
Yo iba a dejarle un documento a mi hermana en su oficina, él estaba ahí y ella nos presentó, aunque ya nos habíamos visto en otras ocasiones.
 
¿Fue amor a primera vista?
En realidad yo ya sabía quien era él, pero el amor surgió después que nos fuimos conociendo.
 
¿Qué es lo que más te gusta de él?
Me encanta que cuando está con su familia es super relajado, le encanta echar chistes, normalmente son chistes malos, pero a mí y a todas sus hijas nos encanta que él sea así.
 
¿Cuándo se casaron? ¿Qué es lo que más recuerdas de ese día?
Nos casamos el 3 de agosto del 2013, en esta casa (la casa Heurtematte). Esto que ves acá atrás (la sala), fue la pista de baile. Esta fue la casa donde yo crecí, la casa de mis papás, también de mis abuelos, y para mí fue muy especial que nosotros nos casáramos aquí. De ese día recuerdo solo cosas bonitas, felices, que bailamos mucho y que compartimos con nuestra familia  y amistades más íntimas. 
 
Una curiosidad que no sabemos de Rómulo Roux
Un dato curioso de Rómulo es que hace ejercicio todos los días de su vida, hasta los domingos. No  conozco a nadie más que haga ejercicios como él. Un domingos regresamos de Atalaya, habíamos caminado como 5 o 6 horas  aproximadamente, yo no podía con mi vida. Llegamos a Panamá y él tenía una reunión a las seis de la tarde, pero le sobraba como una hora y me dijo "ok, yo me voy al gimnasio". Para él el gimnasio es lo más sagrado que hay, dice que eso le da energía . Yo creo que al final es un tema de salud, y admiro que él tenga esa discilplina porque así se va a mantener joven y saludable, para que me dure muchos años.
 
¿Cómo es Rómulo fuera de la política?
Tanto adentro como fuera de la política, una de las características que más lo define es lo disciplinado que es, en todo lo que hace en su vida. Rómulo es una persona en la que se puede confiar, sus principios y valores guían todo lo que él haga en su vida. 
 
¿Qué le gusta y qué le enoja?
Le encanta estar con su familia. Lo pone de mal humor el hambre. Cuando él tiene hambre hay que ir a comer enseguida... las hijas siempre lo molestan porque se pone de super mal humor, yo sé que es hambre y lo ignoro.
 
¿Cuál ha sido el peor momento que han vivido por la política?
Te diría que no hay ningún momento puntual que pueda recordar como un momento duro; creo que lo más difícil ha sido cuando hemos ido a esos recorridos en que ves ese sufrimiento de las familias, de las personas que están enfermas y que además viven en extrema pobreza. Ha sido de las cosas más difíciles.
 
¿Rómulo toma en cuenta tus consejos?
La verdad es que no me puedo quejar. Rómulo me toma en cuenta en cualquier decisión que él vaya a tomar, además que me hace sentir bien a mí como esposa y como mujer. Creo que todo el mundo dentro del equipo de campaña reconoce cómo el valora la opinión de una mujer y lo importante que es para él. 
 
Me da risa porque como la gente se ha dado cuenta de que él me escucha, cuando tratan de llegarle y no pueden, tratan de hacerlo a través de mí. Me llaman y me dicen: "oye es que necesito que Rómulo haga esto o lo otro". Llego a la casa y le digo a Rómulo que necesito que haga algo, entonces él me dice: "¿quién te llamó?". O sea que se ha convertido en un chiste, porque la gente se ha dado cuenta que él me hace caso. En todas las decisiones importantes, por ejemplo, cuando hay que aprobar algo, él siempre dice: "asegúrense que Vicky lo vea", y eso me hace sentir muy especial. 
 
¿Qué es lo que más disfrutan hacer juntos?
Lo que más disfrutamos es estar juntos afuera, en la naturaleza. Me encanta El Valle de Antón, tengo una casa allá que ha sido de mi familia por muchos años y creo que ese es nuestro lugar favorito... Levantarnos por la mañana, tomar el café en la terraza, estar afuera con los niños... creo que al final es lo que más nos gusta y son cosas sencillas las que hemos aprendido a disfrutar juntos.
 
 

 

  • Compartir: