¿Qué pasará con Chanel tras la muerte de Karl Lagerfeld?

 
Mar, 02/19/2019 - 11:43
Virginie Viard se puso a partir de hoy al frente de la firma parisina. Ella es la respuesta a quienes se preguntaban cómo un solo hombre podía trabajar en doce colecciones a la vez (ocho en Chanel y cuatro en Fendi). Desde que ocupó el puesto de directora del estudio en 1997, la mujer debía supervisar el taller y transmitirle lo que sucedía mediante continuos mensajes de texto.
Por: María D. Valderrama/EFE
 
A dos semanas del próximo desfile de la marca, la directora del estudio de Chanel y número dos del recién fallecido Karl Lagerfeld, Virginie Viard, se puso a partir de este martes al frente de la firma más histórica de Francia, emblema por excelencia del estilo parisiense.
 
"Detrás de todo gran hombre, hay una gran mujer". La manida frase que ha acompañado a tantos poderosos se cumple en este caso con el hasta hace poco desconocido rostro de la francesa, que entró a la casa como becaria en 1987.
 
Viard ha estado en Chanel desde entonces, salvo un breve pasaje por Chloé cuando esta estaba también dirigida por el "káiser".
 
"Cuando la vi por primera vez, sentí enseguida que hablábamos el mismo idioma", dijo Lagerfeld en la revista Madame Figaro sobre la persona que le sirvió de "intérprete".
 
Como directora de estudio, la francesa se ha encargado de trasladar al equipo sus órdenes, que llegaban en forma de elegantes bocetos.
 
"Cuando él dice: 'Mmmm', yo le pregunto: ¿esto no le gusta, verdad?", señalaba en 2012 en una entrevista en Libération, donde confiaba sentirse satisfecha en este rol que consistía, según explicó, en ayudar al diseñador "quitándole la carga de las cosas aburridas".
 
Viard es la respuesta a quienes se preguntaban cómo un solo hombre podía trabajar en doce colecciones a la vez (ocho en Chanel y cuatro en Fendi). Desde que ocupó el puesto de directora del estudio en 1997, ella debía supervisar el taller y transmitirle lo que sucedía mediante continuos mensajes de texto.
 
Nacida en el seno de una familia de fabricantes y comerciantes de textiles, Viard, que según dijo Chanel a EFE tiene "cincuenta y pocos años", dio sus primeros pasos en el vestuario de cine antes de empezar a trabajar con Lagerfeld, amigo de sus padres.
 
"En aquella época no estaba muy interesada en Chanel ni en las súpermodelos. Me iban más marcas como Martine Sitbon", dijo recientemente en una entrevista para la edición española de Vogue.
Su negra melena y su flequillo cuadrado van a juego con un marcado perfilado de ojos negros a lo Cleopatra, a quien el mismo Lagerfeld parecía rendir homenaje en su colección Métiers d'Art 2018/19, inspirada en el antiguo Egipto. Fue la última pasarela en la que el diseñador salió a saludar, acompañado por ella.
 
El creador siempre se despedía en solitario. Como mucho, junto a su ahijado, Hudson Kroenig, pero en sus dos últimos desfiles Viard salió de la sombra.
Cuando marcas como Louis Vuitton o Céline se pelean por conseguir el diseñador con el rostro más famoso, Chanel apuesta por una cara familiar, conocida únicamente en la élite de la industria.
Quizás fuera esta la voluntad del alemán cuando empezó a mostrarla el pasado octubre, en el desfile primavera-verano 2019, en París.
 
Un Lagerfeld cada vez más desmejorado -pese a la negativa de la marca en dar detalles sobre su estado de salud-, reconocía así el creciente trabajo de Viard, su consejo indispensable y un nombre que los amantes de la marca debían conocer por razones ahora evidentes.
 
El consejero delegado de Chanel, Alain Wertheirmer, le ha encomendado la tarea de continuar el legado de la fundadora, Coco Chanel, y de Karl Lagerfeld, el hombre que consiguió revivir la marca cuando sus trajes habían dejado de hacer soñar a las nuevas generaciones.
 
Ahora, el estilo rockero pero romántico de Viard, amante de las camisetas "vintage" setenteras y los zapatos planos, de los diseños minimalistas de Martin Margiela o Comme des Garçons, promete una continuidad renovada y un cambio anhelado por muchos.
 
  • Compartir: