Muxes, el tercer género oaxaqueño, protagoniza la portada de una revista

 
Mar, 11/19/2019 - 15:36
En la cultura zapoteca, son personas nacidas como varones que adquieren un aspecto de mujer y asumen roles tanto femeninos como masculinos, siguiendo una tradición ancestral

Foto: Más de Mx

La revista de moda Vogue México, para celebrar su vigésimo aniversario, dedicó la portada de diciembre al histórico tercer género del sureño estado de Oaxaca, los muxes. Esta edición especial, que ha sido elaborada en colaboración entre las redacciones de Vogue en México y Reino Unido para crear un relato compartido por las dos publicaciones, cuenta con los retratos "del prestigioso fotógrafo de moda Tim Walker", según un boletín emitido por la revista.

La portada retrata a un muxe, Estrella Vázquez, enfundado en un tradicional vestido oaxaqueño de motivos florales y sosteniendo un abanico, una estampa muy colorida, en sintonía con todas las fotografías que componen el número. Los muxes existen en la región de Istmo de Tehuantepec, dentro de Oaxaca, desde tiempos prehispánicos y no se definen bajo el género masculino o el femenino, sino que viven en una dualidad a la que han llamado el tercer género.

En la cultura zapoteca, son personas nacidas como varones que adquieren un aspecto de mujer y asumen roles tanto femeninos como masculinos, siguiendo una tradición ancestral. "Ser muxe es una dualidad. Llevamos el rol dependiendo de las circunstancias, puede ser que en ocasiones me vea como un hombre y en otras ocasiones como una mujer", dice Pedro Enrique Godínez Gutiérrez en la nota de Vogue México, a cargo de la periodista mexicana Karina González Ulloa.

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 

MUXE’ Naa: Érase una vez una tierra llena de magia, filigranas en oro e iguanas, en la que la cálida brisa aún susurra LEYENDAS al oído de los transeúntes. Es aquí donde, desde tiempos INMEMORIALES, comienza la historia del tercer género. En mundo en el que las etiquetas parecen imprescindibles, los #muxes aparecen como esa figura que se rehúsa a ser encasillada. El tercer género tiene un importante rol dentro de la historia #zapoteca y se convierte en la prueba viviente de que la magia ancestral aún camina sobre esta tierras. [LINK EN BIO para ver el artículo completo] — Esta historia es una de las tres portadas de #VogueDiciembre para nuestra edición de #México. Cerramos este increíble 2019 celebrando nuestro 20 aniversario con maravillosas portadas de principio a fin.En esta ocasión y por primera vez, #VogueMexico y @BritishVogue se han unido en una sesión de moda para celebrar nuestro 20 aniversario. Con talentos mexicanos y británicos, esta colaboración creativa les dio a nuestros equipos la oportunidad de intercambiar culturas e ideas capturadas a través del lente del grandioso fotógrafo británico, #TimWalker, produciendo así una historia conjunta para ambas revistas. ¡No te la pierdas! Encuentra la edición de #VogueDiciembre el 24 de noviembre en quioscos del aeropuerto, 26 de noviembre en tiendas Vips, el 27 de noviembre en tiendas Sanborns y a partir de #diciembre en todo el país. — Fotografía: #TimWalker Realización: @kphelan123 Texto: @karina_ulloa Producción hecha en colaboración con @britishvogue #Vogue20

Una publicación compartida de Vogue México y Latinoamérica (@voguemexico) el

En el idioma zapoteco, lengua originaria del estado de Oaxaca, no existen los géneros gramaticales, lo que facilita que los muxes no se relacionen con ninguno de los géneros tradicionales. "El tercer género tiene un importante rol dentro de la historia zapoteca y se convierte en la prueba viviente de que la magia ancestral aún camina sobre esta tierras", según un extracto del reportaje de González. Cuenta la tradición, que la historia de los muxes se relaciona con el santo Vicente Ferrer (1350-1419), quien es el patrón del zapoteco municipio Juchitán de Zaragoza.

Leer más:  Identificarse como transexual ya no es sinónimo de estar enfermo

Aunque no hay unanimidad respecto al motivo del nacimiento de este tercer género. Una de las leyendas cuenta que Vicente Ferrer paseaba con un bolso agujereado y que los muxes cayeron al suelo por esos orificios y se instalaron en territorio zapoteca, según explica Vogue. El segundo mito explica que el santo siempre llevaba tres bolsos, uno con semillas masculinas, otro con semillas femeninas y un tercero, que se rompió sobre Juchitán, en el que las simientes de ambos géneros se mezclaban y devinieron en los muxes. EFE.

 

  • Compartir: