¿Sabes por qué no debes improvisar con tu entrenamiento? ¡Descúbrelo aquí!

 
Mié, 11/21/2018 - 13:30
Para llevar una vida balanceada, con actividad física, es necesario que planifiques tu entrenamiento, ya sea en que lo hagas en casa, en el 'gym' o por fuera. Improvisar no te ayudará en tu meta.
Siempre lo menciono cuando hablo de comida: la improvisación en este estilo de vida no te llevará a donde quieres estar. Lo mismo aplica para el entrenamiento, ¡debes tener un plan!
 
Bien sea que vas a diferentes clases, que lo tuyo es el running o que entrenas pesas en el gimnasio, siempre debes planificar tu semana de entrenamiento con antelación. Los domingos son días para organizar la comida de la semana, tu agenda de trabajo, reuniones, citas y, por supuesto, tu entrenamiento de la semana. 
 
¿Qué ocurre si improvisas? No le sacas el máximo provecho a cada día de ejercicios. Por ejemplo, si vas a diferentes clases de acuerdo con el horario que te convenga o te basas en el tipo de clases que más te gusta, podrías estar repitiendo el entrenamiento del mismo grupo muscular muy seguido. Por consiguiente, fatigas el músculo y no rindes lo suficiente, lo que se traduce en menor quema de calorías y pocos resultados.
 
A menudo observo personas que llegan al gimnasio y se pasean por el espacio con una actitud “evaluadora”, que parece también pereza de arrancar. En la mayoría de los casos ni saben por dónde comenzar y toman cualquier máquina desocupada, hacen 4 series y de ahí saltan a otra que no tiene relación con la anterior. Si este personaje eres tú, ¡es hora de ponerle orden a tu rutina! 
 

Cómo dividir tu rutina:

Si te gusta correr al aire libre, te recomiendo que te plantees varias metas. Si partes de cero, entonces comienza incrementando el tiempo que corres sin detenerte a caminar. Luego mídelo por kilómetros y ve alcanzando un poco más. Y finalmente inscríbete en una carrera para que tengas una gran meta que conseguir. El punto es que para lograr cada uno de estos objetivos, deberás dividir tu entrenamiento en diferentes etapas y organizarlo en función de eso. Unos días te dedicarás a correr carreras más largas, otros a medir velocidad y habrán días de entrenamiento con sprints (carreras cortas y a máxima velocidad).
 
¿Vas a clases en un gimnasio? Busca la manera de que a lo largo de la semana entrenes todos los grupos musculares, variando las clases o eligiendo las que te permitan alcanzarlo. Si te falta algún grupo muscular, intenta completar con pesas. Es la manera de conseguir buena composición corporal, armonía en el cuerpo y buena figura.
 
Si haces ejercicios en casa, presta atención: no hagas siempre lo mismo. En la variedad está el éxito. Puedes organizar tu rutina y mantenerla por 6 semanas, pero cada día enfócate en un grupo muscular diferente. No entrenes el mismo músculo 2 días seguidos (esto aplica para abdominales también), incluye cardio mínimo 3 veces a la semana y elige siempre ejercicios que representen un desafío, sal de tu zona de confort.
 
Si entrenas con pesas, recuerda lo que dije al inicio: no llegues al gimnasio a improvisar. Elabora la rutina con anticipación y si no estás muy familiarizado con todos los ejercicios, puedes ir haciendo un repaso mental de lo que harás mientras calientes en la caminadora. 
 
Una manera muy efectiva para quienes cuentan con poco tiempo es hacer 'super series'. Consiste en realizar 2 o 3 ejercicios del mismo grupo muscular seguidos uno del otro y descansar 1-2 minutos. Repite 4 veces y luego pasa a otra super serie con 2 o 3 ejercicios más. Cada día debes hacer minimo 3 ejercicios diferentes por cada músculo e ir aumentando la dificultad cada semana, bien sea en peso o en tipo de ejercicio.
 
Para alcanzar una meta y ver resultados, debes ser disciplinado. Cuando vayas logrando lo que te planteaste, tendrás la motivación que necesitas para continuar. De esa forma te sentirás cada vez más comprometido con este proceso. 
  • Compartir: