5 cosas que no parecen depresión pero en realidad lo son

 
Lun, 12/11/2017 - 12:04
Un recuento de los puntos que mencionan psicólogos y expertos médicos

Photo by Naomi August on Unsplash

Cuando por lo general escuchamos la palabra depresión, lo primero que viene a nuestra mente es triseza, llanto, ansiedad, desgano... Sin embargo, existen algunos síntomas y comportamientos que a veces pasan desapercibidos pero que en realidad también forman parte de lo que llamamos depresión. 

"Debido a que asociamos la depresión con su principal síntoma de tristeza generalizada, muchos de nosotros nos esforzamos por diferenciar estos dos estados psicológicos comunes", Guy Winch Ph.D. escribió en su blog The Squeaky Wheel on Psychology Today. "Este es un gran problema".

Winch explicó que la tristeza es una emoción humana normal que todo el mundo experimenta. Si bien a menudo "se desencadena por un evento, una experiencia o una situación difícil, dolorosa, desafiante o decepcionante", una vez que ese evento termina, la tristeza generalmente desaparece. La depresión es totalmente diferente.

"La depresión es un estado emocional anormal, una enfermedad mental que afecta nuestro pensamiento, emociones, percepciones y conductas de forma generalizada y crónica. Cuando estamos deprimidos, nos entristecemos por todo", explicó Winch. "La depresión no requiere necesariamente un evento o situación difícil, una pérdida o un cambio de circunstancia como desencadenante. De hecho, a menudo ocurre en ausencia de tales factores desencadenantes. Las vidas de las personas en el papel podrían ser totalmente buenas. admitir que esto es cierto, y sin embargo, todavía se sienten horribles ".

Leer más: Las redes sociales causan "FOMO" y por lo tanto, depresión

Veamos algunas cosas que sí son depresión pero que usualmente pasamos por alto

1. Actuar de manera audaz, imprudente y descuidada

¿Recuerdan esas películas románticas donde después de una ruptura las mujeres realizan cosas como gastar miles de dolares en shopping? A esta actitud es la que nos referimos. En psicología la suelen titular como comportamientos escapistas, métodos de escape que ayuden a la persona a sentirse bien en el instante pero que después pueden tener grandes repercusiones en su vida diaria. En general, son cosas que ponen en riesgo su salud o bienestar, cosas que normalmente no haría, y que podrían lamentar después.

2. Afecto inapropiado

Básicamente se trata de actitudes que no concuerdan. El afecto inapropiado puede manifestarse como un comportamiento que "no coincide con la situación o el contenido de la conversación o el pensamiento, por ejemplo, la risa al describir la pérdida de un ser querido".

Esto es especialmente importante a tener en cuenta si usted, o alguien que usted conoce, tiene una forma específica de reaccionar a ciertas situaciones, y eso cambia repentinamente.

3. Ira e irritabilidad

No es raro que las personas que sufren depresión se sientan enojadas o irritadas por cosas que normalmente no les molestarían, incluso si no están seguros de por qué. Sentirse enojado e irritable es a menudo una señal de que estos sentimientos están enmascarando una emoción más profunda.

"De hecho, la ira casi siempre cubre o va acompañada de dolor, tristeza o miedo. Cuando la ira se expresa con amabilidad y comienza a resolverse, casi siempre se disuelve en lágrimas y en sentimientos más vulnerables. Por lo general, mientras una persona se aferre a la ira , están atrapados en la depresión ", explicó Cynthia W. Lubow, MS, MFT sobre Good Therapy.

4. Aburrimiento

"Las cosas dejan de sonar divertidas y parecen no valer la pena", Melody Wilding, señaló LMSW en Psych Central. "Poco a poco, se abandonan las actividades hasta que solo quedan las más simples y menos exigentes (viendo la televisión, navegando en Internet, durmiendo la siesta)".

5. Estar malhumorado

"Pero para muchas personas, la depresión puede manifestarse en comportamientos tales como ser de mal genio, tener una mecha corta y criticar a los demás. Aunque esto se ve con mayor frecuencia en hombres y adolescentes, le puede pasar a cualquiera. Del mismo modo que las personas con depresión pueden encontrarse llorando sin saber por qué, con la misma facilidad pueden sentirse irritables y enojados sin entenderlo", explica Wilding en su artículo en Psych Central. 

  • Compartir: