Cómo prolongar la lactancia cuando regresas al trabajo

 
Mié, 09/19/2018 - 12:26
Regresar a la vida laboral no debe ser impedimento para que una madre siga alimentando su bebé con leche materna. Hacer un banco de leche y aprovechar la hora diaria para amamantar o extraerse la leche en el trabajo son dos soluciones.
La lactancia materna es la primera vacuna y mejor nutrición para todos los niños y niñas. "La leche materna es la forma más segura, completa y económica de alimentar a un bebé", así indica el doctor José Cristóbal Almario en el Manual de Puericultura de la Asociación Panameña de Pediatría. 
 
Son tantos los beneficios sobre la salud, tanto para la madre como para el niño, y otros aspectos socioeconómicos, que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha sugerido una lactancia materna exclusiva de los neonatos hasta los seis meses de vida. 
 
De acuerdo con la encuesta MICS 2013, en Panamá, 47% de los niños y niñas son amamantados en la primera hora de vida, pero solo el 22% reciben leche materna de forma exclusiva durante sus primeros 6 meses. 
 
Uno de los factores que afecta la lactancia es el retorno de la madre al trabajo: las mujeres muchas veces recurren a la fórmula infantil para alimentar a sus hijos debido a las barreras que encuentran para ordeñarse y tener su reserva de leche.
 
“Las madres trabajadoras se enfrentan a muchos retos, iniciando por la corta licencia de maternidad, lo que hace que muchas deban dejar a los bebés con apenas dos meses en guarderías”, señala Carla Seijas, especialista en lactancia materna. 
 
Al volver al trabajo, la mujer también se encuentra con que su empleador no respeta su permiso de lactancia para ordeñarse. Esto “causa que la madre no pueda llevar de vuelta leche materna a su casa y baje su producción al no poder mantener su estímulo constante”, explica.
 
En Panamá, la Ley 50 de 23 de noviembre de 1995 y el artículo 114 del Código de Trabajo establecen el derecho de la madre a disfrutar de 1 hora diaria para amamantar o extraerse la leche. La especialista sugiere que las mujeres distribuyan ese tiempo para estimularse durante toda la jornada en dos periodos de 30 minutos cada uno o 4 de 15 minutos cada uno. “Mientras más veces se ordeñe la madre en el trabajo, menos congestión tendrá, más leche llevará de vuelta a casa y, sobre todo, mantendrá la prolactina en niveles óptimos, lo que hará que su producción se mantenga y no disminuya”, asevera.
 

Cómo hacer un banco de leche 

Una forma como la madre puede continuar con la lactancia es creando en casa un banco de leche para alimentar al bebé en su ausencia. Seija brinda los siguientes tips: 
  • Realiza el banco de leche con antelación (30 días antes)  para que no sientas la presión de tener que ordeñarte mucha cantidad en poco tiempo. Es mejor ir de a poco y lento para evitar angustias que pueden afectar la correcta producción de leche materna.
  • Calcula una onza y media por cada mes de vida de tu bebé.  Es un estimado de lo que deberá tomar porque siempre va a depender del peso del niño.
  • Estima una toma cada 3 horas máximo.
  • Capacita a la persona que va a cuidar al bebé para que pueda administrar la leche en vaso o cucharita. Descarta el uso de biberón para evitar la confusión de pezón en el bebé (cuando el bebé prefiere el biberón porque la leche sale muy fácil y rápido) y que luego rechace el pecho.
  • La duración recomendada de la leche materna es de 24 horas en refrigerador, 30 días congelada y a temperatura ambiente, lo menos posible.
  • La especialista en lactancia enfatiza que para que una mujer trabajadora prolongue el tiempo de lactancia y así tener madres felices y bebés sanos es fundamental apoyarlas mucho. “Sobre todo en sus espacios de trabajo, para que puedan tener un lugar cómodo para ordeñarse  y una refrigeradora para guardar la leche materna de forma segura”. Además, es necesario “informar a las madres, padres y  la sociedad en general que la lactancia es un beneficio para todos”. 

 

Beneficios de la lactancia materna, según la Unicef

  • En la salud. En el caso del menor, favorece el desarrollo óptimo del cerebro, lo protege de enfermedades respiratorias, gastrointestinales y diarreas. Mientras, las madres lactantes recuperan rápidamente su figura, tienen menor riesgo de hemorragias y de depresión posparto. A largo plazo, la lactancia disminuye el riesgo de cáncer de mama, útero y ovarios, osteoporosis y diabetes.
  •  Desarrollo en la primera infancia. Estimula la salud del niño, su coeficiente intelectual, su rendimiento en la escuela y sus ingresos cuando es adulto. 
  •   Apoyo a la familia. Incide de forma positiva en la economía familiar, no solo porque es gratuita, sino que además los niños se enferman menos, se reducen los gastos de atención médica y las repercusiones económicas producto del ausentismo laboral de los padres. 
  •  Impacto en el desarrollo del país. Es una estrategia para reducir inequidades, eliminar la pobreza y promover el desarrollo económico al permitir a todos los niños y niñas desarrollar todo su potencial. 
  •  Ayuda a las economías nacionales porque contribuye a disminuir los costos de salud, aumenta la asistencia a la escuela y, por último, potencia la productividad.
 

Leer más: ¿Se puede amamantar con implantes de silicona?

  • Compartir: