Guía básica para el cuidado de rutina de los ojos

 
Vie, 01/15/2016 - 15:28
Es muy fácil mantenerlos en buenas condiciones, pero algunos descuidos pueden causarle lesiones.

Mirar todos los días a tus seres queridos, disfrutar de los hermosos paisajes que regala la naturaleza o distraerte con una buena película son pequeños placeres que puedes disfrutar gracias a la vista.

Los ojos están activos desde el momento en que despiertas, hasta cuando caes rendida en la cama, sin embargo, solo prestas atención a tus ojos cuando te dan molestias; ¡grave error!, pues requieren de cuidados diarios para evitar infecciones, cansancio o enfermedades más graves.

El cuidado de los ojos y la salud visual son una de las principales decisiones para preservar el bienestar. El arranque de un nuevo año es una excelente ocasión para prestarle mayor atención.

  • Revisión oftalmológica anual. Es importante y necesario que un especialista revise la vista, así se sabría si existe algún problema. También, es el más capacitado para recomendar medicamento si fuera necesario.
  • Mantenlos siempre húmedos. Al igual que la piel debe estar hidratada, los ojos necesitan estar húmedos. Para ello, pueden utilizarse lágrimas artificiales o bien gotas en caso de tener ojo seco, estok siempre por recomendación médica.
  • Protégelos del sol. Siempre es importante usar lentes oscuros para protegerlos del sol. Y es que, incluso con nubes los rayos ultravioleta resultan nocivos. Hay que evitar someter los ojos a la radiación de los rayos UVA y UVB, usando gafas de sol en verano y oscuras en invierno.
  • Descansa la vista. Es fundamental. Se aconseja dormir 8 horas diarias, es lo que sugieren los especialistas. Y es que una higiene del sueño correcta es importante para la vista, porque el ojo estará mejor hidratado. Las personas que duermen poco o mal padecen síntomas de sequedad, sensación de cuerpo extraño o visión borrosa. Hay que realizar pequeños descansos mientras se trabaja, por ejemplo, frente a un ordenador.
  • Más horas al aire libre. Aumentar el tiempo que se pasa al aire libre ayuda frente a las enfermedades propias de la retina, como la retinopatía diabética, la alta miopía, la degeneración macular o el desprendimiento de retina.
  • Lentillas y colirios. Tener una buena higiene es fundamental. Las personas que utilicen lentes de contacto deben realizar una rutina de limpieza muy estricta para evitar infecciones: usar un líquido adecuado para limpiarlas y un recipiente libre de bacterias para guardarlas, y cambiar el líquido a diario. Además, antes de ponérselas o quitárselas, recuerda: lavarte las manos.
  • Compartir: