TDAH en la madurez

 
Mié, 01/27/2016 - 21:38
Sufrir este trastorno si eres mujer y en edad adulta, puede resultar todo un desafío. Te enseñamos cómo sobrellevarlo.
El trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es considerado por muchos como un problema que solo afecta a la población infantil. Sin embargo, las cifras demuestran que un 6.8% de niños y adolescentes tiene este trastorno, que posteriormente continúa en la edad adulta. Es más, el Informe TDAH en España, elaborado durante los últimos tres años por más de 200 expertos, certificó que hasta un 60%-70% de los niños que presentaban TDAH en la infancia continúa presentando los síntomas en la edad adulta. 
 
Ante todo, ¿sabes qué es TDAH? Es un trastorno neurobiológico de carácter crónico, sintomáticamente evolutivo y de probable transmisión genética que afecta entre un 5% a 10% de la población infantil y que en el 60% de los casos los pacientes aún lo presentan en la edad adulta. 
 
El TDAH está caracterizado por la dificultad de mantener la atención voluntaria frente a actividades, tanto académicas como cotidianas, y unido a la falta de control de impulsos. En la edad adulta este trastorno puede reflejarse a través de estos comportamientos: 
  • Dejar todo para el final, tener dificultades con las fechas finales y obligaciones. 
  • Tener dificultades para concentrarse en la revisión de informes largos, cansancio y abandono de la lectura. 
  • Hacer varias cosas a la vez, lo que provoca que pierdan el foco de atención. Tener dificultades con las relaciones sociales porque no calculan las consecuencias de lo que dicen. Estas personas tienden a tener menos amigos y más cambios de pareja, o dificultades con las relaciones laborales, porque no previenen situaciones y no calculan lo que puede pasar. La manera de diferenciar el TDAH de una mujer que tiene muchas cosas por hacer y está estresada es que el patrón se mantiene en el tiempo, y que los síntomas los tiene desde niña. Suelen tener dificultades académicas y desproporción 
    entre el esfuerzo y resultado. 
 
Según el psiquiatra Josep Antoni Ramos Quiroga, coordinador del Programa de TDAH del Hospital Universitario Vall d'Hebron de Barcelona, quien está especializado en el tratamiento de pacientes, categoriza sus cuidados. El primero es un paciente en tratamiento desde la infancia, cuyo trastorno persiste en la adultez, y al que los especialistas en psiquiatría infantil derivan al servicio de adultos. En la gran mayoría de los casos hay una evolución buena. 
 
Otro perfil es el adulto joven que no fue diagnosticado en su niñez, que llega a la consulta con excesivas problemáticas. Es más difícil empezar el tratamiento porque ya  hay muchos costos que vienen desde el pasado y que limitan la buena evolución. Aun así, es posible tratarle y que las cosas mejoren. 
 
El tercero sería el paciente derivado desde centros de drogodependencias.  Hoy día, el médico experto en drogas ya tiene un buen conocimiento sobre el TDAH y diagnostica el trastorno en ese paciente adulto, que no había sido diagnosticado de pequeño. 
 
Si tienes dudas de algunos de tus comportamientos, acude a un especialista. Con un análisis adecuado puedes llevar una buena calidad de vida. 
 
 
FAMOSOS CON EL TRASTORNO 
Las personas con TDAH tienen dificultad para concentrarse y prestar atención. Hay varias celebridades que han confesado tenerla y que han podido llevar una vida saludable. Algunos de ellos son: Britney Spears, Miley Cyrus, Lindsay Lohan, Will Smith, Jim Carrey y Justin Timberlake. Este último afirmó que sus padres le enseñaron a mantener los pies sobre la tierra. 
 
 
Mitos del TDAH 
Existen muchos cuestionamientos sobre este trastorno, pero te aclaramos cuáles son ciertos y cuáles no. Algunas personas afirman que el TDAH es provocado por los padres con poca disciplina, a lo que el doctor César Soutullo, de la Clínica Universitaria de Navarra, concluyó: “El TDAH no es culpa 
de los padres, aunque a veces los padres no entienden los síntomas, se echan ellos la culpa, e intentan controlar al niño de formas no eficaces”. La 
fiabilidad de su diagnóstico es muy alta, y la presentación es similar en otras culturas. También se piensa que la medicación, utilizada en algunos pacientes, provoca adicción; esto no sucede y también se puede aplicar psicoterapias. 
 
  • Compartir: