Un nuevo estudio explica la relación entre el alcohol y el estrés

 
Lun, 12/19/2016 - 16:26

Plan básico de todos aquellos que dicen amar la fiesta: después de una semana complicada de trabajo, de mucho estrés, entregas, informes, presión, presión y más presión, lo único que queda es... ¡Salir de fiesta! 

Pero cuidado, de acuerdo con un nuevo estudio de la Universidad de Pensilvania, a pesar de que tomar algunos shots o cervezas después de un duro día puede sentirse bien en el momento, puede no estar ofreciendo el nivel de alivio que todos creemos que traerá.

via GIPHY

Se conoce que cuando estamos estresados tendemos casi siempre a tomar de más. Pero pocos estudios han estudiado el porqué de este fenómeno. Por eso, los investigadores de U Penn utilizaron un modelo de rata para obtener una visión de la química cerebral involucrada, así como los posibles paralelos humanos. (Por si no sabías, las ratas se utilizan en los estudios científicos porque está comprobado que tienen unas cuantas similitudes con los seres humanos). 

Para examinar la conexión entre el estrés y el alcohol, los investigadores primero expusieron a las ratas a estrés agudo durante una hora. Después de un periodo de 15 horas, las ratas daban acceso a agua azucarada mezclada con etanol (un sabroso cóctel de ratas). Los investigadores midieron entonces la cantidad de "cóctel" que consumían las ratas.

Leer más: Happy Hour: la verdad del alcohol

No sólo las ratas que estuvieron expuestas a la situación estresante bebieron voluntariamente mucho más de la mezcla alcohólica que el grupo control, pero lo que es más, continuaron haciéndolo durante varias semanas después de la experiencia inicial.

Los investigadores también ahondaron en la razón de este resultado. Según un comunicado de prensa, los investigadores descubrieron que "los roedores que habían estado expuestos al estrés tenían una debilitada respuesta a la dopamina inducida por el alcohol y bebieron más alcohol voluntariamente en comparación con los controles". El estrés había atenuado su respuesta natural de placer, y cuando el alcohol no pudo activar el centro de recompensa de la manera esperada, las ratas siguieron bebiendo. Esto podría explicar por qué tener una bebida relajante con los amigos es divertido, pero beberlo cuando estás molesto es rara vez placentera (ya veces tiende a terminar en un desagradable episodio llanto en el baño).

Este estudio podría tener importantes implicaciones para el tratamiento de la adicción y el TEPT. "La respuesta al estrés evolucionó para protegernos, pero las drogas adictivas usan esos mecanismos y engañan nuestro cerebro para mantenernos volviendo por más", dijo el coautor del estudio John Dani, PhD, en un comunicado de prensa. "Esta línea de investigación tiene implicaciones para las personas con trastorno de estrés postraumático que tienen un mayor riesgo de uso excesivo de alcohol y drogas".

Leer más: Los efectos del alcohol en la mujer

  • Compartir: