10 tareas que debes tomar en cuenta antes de emprender tu negocio

 
Jue, 11/26/2015 - 16:34

Foto: Huffingtonpost

Quizás tienes el sueño de tener tu propia empresa, bueno, ¡manos a la acción! Aquí te presento 10 de las tareas más importantes que debes hacer antes de tomar tan importante paso: 
 
  1. Organízate. Nadie tiene una empresa exitosa de la noche a la mañana. Todas las grandes historias de éxito tienen comienzos bastante humildes. Si estudias o trabajas y tu sueño es comenzar una empresa, debes comenzar a prepararte  antes y esto requiere de organización. Consigue un calendario    y  agenda tus  tareas. Ponte una fecha límite para completarlas. Con tan solo escribirlas estás dando tus  primeros pasos para comenzar tu empresa. 
  2. Plan de negocios. Esta es la frase favorita de las maestrías en administración de empresa. En realidad,  si el negocio que quieres emprender está relacionado con lo que haces actualmente,  no debe ser muy complicado. Por ejemplo, si trabajas en relaciones públicas,  en realidad ya conoces el mercado y sus necesidades, el tipo de trabajo que realizarás, la competencia, los precios que se cobran, etc. En Internet hay muchos modelos de planes de negocios. No dejes de completarlo, pues te ayudará a poner las ideas en orden. 
  3. Calcula gastos. Si la empresa no requiere de gran capital para comenzar y no vas a necesitar financiarte con ninguna persona, entonces calcular los gastos del negocio no es tan complicado. Calcula tus gastos de inicio de operaciones (todo lo que vas a necesitar comprar ANTES de comenzar a operar) y gastos operativos (lo que te cuesta la operación mes a mes). Lo más sensato es que la suma inicial incluya por lo menos 6 meses de gastos de operación. Así mismo, recomiendo tener en ahorro por lo menos de 6 a 8 meses de gastos de tu vida cotidiana, pues el negocio lo más probable es que no dará frutos hasta ese entonces. 
  4. Abre una cuenta bancaria separada de la tuya. Los bancos son entidades complicadas, hasta el más simple procedimiento requiere de una serie de entrevistas e interminables formularios. Si vas a tener un negocio propio, debes  tener una cuenta de banco separada de la tuya y el momento de abrirla es ya. El propósito de esta cuenta de banco es que vayas depositando tus aportes, los de  socios y/o inversionistas. No debes tocar este dinero para uso personal. Igualmente, de esta cuenta irás pagando los gastos iniciales de operación y lo más seguro es que vayas a tener que pagar gastos operativos por los primeros meses hasta que termines de formalizarte tanto legalmente como ante el banco (es decir, mientras la compañía tiene su propia cuenta). 
  5. Documenta tu experiencia. No basta con que tú sepas que tienes educación y  experiencia para el  nuevo negocio. ¡Todos tus clientes y potenciales clientes tienen que saberlo también! Debes tomar  lápiz y  papel y empezar a listar  tus títulos universitarios o técnicos, así como hacer memoria sobre cualquier curso o seminario que hayas tomado. Si no tienes educación, pero resulta que has trabajado en el área por muchos años, este es el momento de recopilar todos aquellos proyectos en los que has trabajado y hacer una lista de  los clientes que has atendido. Si no tienes experiencia, te recomiendo que tomes un trabajo sin cobrar hasta que puedas mostrar que obtienes resultados. Toma estos testimonios y los utilizas para impulsar el negocio.
  6. Aprende a hacer las cosas tú misma. A muchas personas que llevan  años en el mundo corporativo les resulta muy difícil adaptarse a la nueva entidad de empresarios, pues en su trabajo solo se tienen que dedicar a hacer una cosa, mientras que al ser empresarios tienen que hacer todo. 
  7. Prepara lista de contactos nacionales e internacionales. Todos los dueños de negocio te van a decir que lo más difícil de empezar es conseguir los clientes y aquí es donde viene la parte que nadie quiere hacer. La que demora tiempo, la que te saca de tu zona de confort—hablamos de las ventas. Recomiendo que tomes un papel y apuntes los nombres de todas las personas que conoces que pudiesen estar interesados en tu producto o servicio.  Contacta uno a uno por el método que prefieras y cuéntales de tu negocio. No se valen los correos masivos. Hablar de tu negocio con estas personas que conoces te ayudará muchísimo a ganar confianza en ti misma y en lo que ofreces. Además, como eres nueva en el mercado, lo único que podrás ofrecerle a estos primeros clientes es confianza pues te conocen. Si nunca has ofrecido o trabajado en tu nueva línea de negocios, de repente resulta útil que les ofrezcas un descuento para que prueben. Está de más decir que a estos primeros clientes los tienes que tratar como ORO. De tu trato depende el éxito o no de tu negocio. Si lo haces bien, tendrás a un ejército de clientes satisfechos recomendándote. 
  8. Toma o mejora tu rutina de ejercicios. Tener un negocio propio tiene muchas satisfacciones pero también trae mucho stress. Es importante que te mantengas en la mejor forma que puedas. Cuida tu alimentación y procura hacer ejercicios por lo menos 4 veces por semana. ¡Creenos que vas a necesitar la energía! Hacer ejercicios y comer lo más sano posible debe ser una prioridad en tu nueva vida. Procura sacar el tiempo para ti. De ser necesario, agéndalo como cualquier otra reunión. ¡Nadie es más importante que tú misma! 
  9. Renuncia pero no rompas puentes. Al renunciar, recomiendo que seas completamente honesta con tus jefes. Cuéntales que tienes planes de independizarte. Te sorprenderías del apoyo que recibirás. Por favor da suficiente tiempo de preaviso y procura ser sumamente responsable con las tareas que estarías asignando a tus compañeros. De ser posible, avisa a tus clientes internos o externos y coméntales quien será la persona encargada de atenderles. No dejes de llamar o de visitar a tus ex compañeros o ex jefes. Solo porque ya no trabajas en la empresa no significa que estas personas no fueron importantes en tu formación. Si de verdad disfrutas de su compañía, trata de mantener alguna forma de contacto. Siempre habla bien de tu ex empresa y tu tiempo ahí. Las personas te medirán por lo que dices. Si no tienes nada bueno que decir de nada ni de nadie, mejor no decir nada y solo sonreír. Si alguien pregunta solo dices que decidiste tomar un camino distinto. 
  10. Tómate 2 semanas de vacaciones antes de emprender. Esto es en serio. Una vez sientas que estás más o menos lista para abrir (nunca te vas a sentir 100% lista),  tómate 2 semanas de vacaciones antes de comenzar oficialmente. Disfruta de tiempo con tu familia, sal a pasear, duérmete tarde y despiértate aun más tarde, quédate el día en pijamas, sal a almorzar o a tomar café con tus amigas, visita a tus padres, sal de paseo, en fin.. Diviértete y desconéctate de lo que fue tu vida trabajando para alguien. Es importante que te reencuentres y que te llenes de energía antes de formalmente empezar en tu nueva empresa. Ese primer día de trabajo, por favor tómate una foto y ponla en un lugar muy especial púes va a ser el mejor día de tu vida y debes recordarlo siempre. Toda tu preparación ha sido justo para ese momento.

 

Si te gustó este artículo, por favor escríbeme un correo. Me encanta escuchar de mis lectoras.

 

  • Compartir: