Comer ensalada en el desayuno, ¿te animas?

 
Lun, 07/01/2019 - 09:00
Sus ingredientes se caracterizan por ser más bajos en calorías, altos en vitaminas, minerales y antioxidante.
Imagino la cara de muchas de las lectoras, con un gesto como diciendo: ¿En serio? ¿Qué es esto? Y sí, ya sé que no es lo usual en nuestra cultura alimentaria; sin embargo, puede ser la solución para equilibrar no solo tu peso, sino tu digestión y hasta tus hormonas. Veamos cómo…
 
Comer ensalada de vegetales en tus desayunos es una buena forma de empezar el día con una recarga de nutrientes. Sus ingredientes se caracterizan por ser más bajos en calorías, altos en vitaminas, minerales y antioxidante; no obstante, esta tendencia busca balancear tu plato incluyendo fuentes de proteínas como huevos, quesos y otros; y frutas como kiwi, fresas, mandarina, etc. 

Beneficios que podrías alcanzar

Sistema inmunológico óptimo: la relación entre alergias y alimentos con componentes como el trigo, azúcar refinada, gluten y otros, cada vez se hace mayor. En contraste, los vegetales y las frutas aportan sustancias necesarias para mantener nuestras defensas al máximo.
 
Pérdida de peso: características como su contenido de fibra, agua y bajas calorías es la combinación perfecta que nos ayuda a mantenernos satisfechos, quizás no por largo tiempo, pero al añadir alguna proteína esta sensación perdurará más. Además, regula la digestión y evitar la inflamación abdominal. 
 
Por otro lado, las frutas y vegetales son alimentos de índice glicémico medio y bajo, es decir alteran menos la hormona insulina en nuestro cuerpo, a diferencia de los desayunos convencionales con panes de harinas refinadas, jaleas o yogurts llenos de azúcar, que promueven el desequilibrio hormonal y el aumento de kilos.
 
Mejor estado de ánimo y concentración: en el día a día, con los tranques y las diversas situaciones que suelen “alterar” nuestras mañanas, de seguro necesitaremos este beneficio. 
 
Gracias a su alto contenido de agua, los vegetales y las frutas son alimentos que promueven una buena concentración y memoria. Por otro lado, los usuales desayunos con adición de azúcares, por ejemplo pancakes con siropes, cremas, chichas y otros, suelen originar más ansiedad por seguir consumiendo carbohidratos refinados durante el día, la tarde y la noche, situación que afecta tanto nuestro peso como nuestras horas de descanso placentero.

Consideraciones importantes

Es recomendable preferir alimentos lo menor procesados posibles, es decir, evitar vegetales enlatados, carne secas, embutidos, mieles o siropes, toppings para ensaladas como crotones y similares. Adicional,  no utilice el líquido que contienen los vegetales encurtidos (aceitunas por ejemplo), ya que aunque son una opción adecuada, es allí donde permanecen los mayores persevantes. En el caso de las semillas como las nueces  y almendras, procura utilizarlas rostizadas y/o medianamente saladas y no cubiertas de azúcar o chocolate.
 
No olvides evitar los aderezos no naturales, ya sabes, aquellos que contienen muchas calorías, azucares y grasas poco saludables; prefiere hacerlos caseros con productos como aceite de oliva extra virgen, limón, especias como perejil, culantro, cebollina; vinagre y yogurt natural.  
 

Leer más:  La falta de descanso puede causarte obesidad y diabetes

  • Compartir: