Conoce todas las bondades que pueden darte los frutos secos aplicados en tu dieta

 
Jue, 05/10/2018 - 14:32
¡Pistachos, almendras, nueces, pepitas de marañón, avellanas y maní!

Photo by Vitchakorn Koonyosying on Unsplash

Pistachos, almendras, nueces, pepitas de marañón, avellanas y maní son algunos de los que, desde hoy, querrá incluir dentro de su alimentación diaria debido a sus beneficios nutricionales. A pesar de ser uno de los alimentos más densos en calorías debido a su alto contenido de grasas, son una de las recomendaciones más frecuentes de los dietistas y nutricionistas dentro de una alimentación equilibrada, esto basado en los beneficios que científicamente se han comprobado producen cuando se consumen de forma muy regular.  Mejora los niveles del colesterol LDL, conocido popularmente como colesterol malo, además existe evidencia de que genera un impacto positivo en la presión arterial y en el azúcar en sangre, ¡Qué Maravilla! No es magia, se trata de diversos nutrientes en su composición...

  1. Fibra insoluble:  la cual unida a la fibra de tipo soluble encontrada en otros alimentos como la avena y algunas frutas, ayudan a regular el nivel de grasas en la sangre, dan mayor saciedad y promueven la absorción más lenta de los carbohidratos.
  2. Proteínas vegetales:  Aunque es variable su proporción son incluidas en dietas vegetarianas  y deben complementarse con las proteínas de los lácteos y/o legumbres.
  3. Grasas saludables:  Mayormente de tipo insoluble, las cuales se relacionan con la disminución de los procesos relacionados con la aterosclerosis o depósitos de placas de grasa en arterias.
  4. Antioxidantes: Constituyen una fuente de estas sustancias que son necesarias para disminuir el daño celular y el envejecimiento prematuro, sin embargo, por sí solos no tienen esta capacidad, deben ser combinados con antioxidantes provenientes de otros alimentos.

Sus bondades se reflejarán si son consumidas entre 5 a 7 días de la semana en una porción adecuada, la cual  oscila entre ¼ a 1/3 taza del producto. Por otro lado, aquellos que son sazonados con mucha sal o cubiertos de ingredientes dulces como azúcar o chocolate en exceso no nos darán los mismos beneficios. Elígelos horneados, rostizados e incluso bajos en sal.

Cuando de elegir sus meriendas se trate, evita alimentos que no dan mayores beneficios a su salud, opta por frutos secos y además, como dato curioso, te sugerimos consumirlos con piel, ya que por allí guardarán gran parte de su valor nutricional.  

 

  • Compartir: