¿Realmente importa leer las etiquetas en los alimentos?

 
Lun, 02/04/2019 - 16:00
Respondemos la importancia de este elemento en este artículo

Eres del tipo de persona que le pone mucha atención a las calorías que consume o por el contrario de las que no les interesa para nada mirar esos numeritos en las etiquetas de los productos e ignoran totalmente las sugerencias de los menús donde te hablan de la cantidad de grasa, azúcar y/o calorías, ¿te identificas con alguna? Seguro que sí, pero alguna vez te has preguntado cómo influye realmente esta decisión de leer o no leer las calorías, tendrá algo que ver con el conteo total de todo el día o quizás no interese que las mires, descubrámoslo juntos.

Súper interesante

El pasado año 2018 se realizó en Darmouth College, Estado Unidos, por Courtney et al, profesionales especializados en el área de Ciencias psicológicas y cerebrales, un estudio que evalúo la respuesta cerebral ante la información de calorías en imágenes de alimentos. Para esto evaluaron bajo resonancia magnética las elecciones de alimentos de un grupo de 42 estudiantes, en donde 22 han estado en planes restrictivos de alimentación y 20 no ha realizado ninguna, al presentarles las imágenes de comida de todo tipo con y sin la información de las calorías. Además, debían señalar en una escala de 1 a 4 la probabilidad de comer el alimento de la imagen, donde 1 era nada probable y 4 se refería a muy probable.

Leer más: Cómo leer las etiquetas de los alimentos

¡Los resultados son asombrosos!, sucedió que ambos grupos coincidieron en calificar menos apetitosos las imágenes de alimentos con las calorías presentes, en comparación a las que no tenían este valor. Esto se determinó evaluando dos áreas del cerebro en donde suceden cosas contrarias, un área de recompensa y el otro donde está el sistema de control. Curiosamente, las personas que experimentaban un plan de alimentos vigilados, es decir realizaban algún tipo de dieta, presentaban mayor estimulación en el sistema de control, por lo que es probable que aquellos que están en dicho proceso consideran la información de las calorías incluso cuando no las tienen al frente de sus ojos, es muy probable que se interesen en googlearlas o mirar con detenimiento el empaque del producto.

Hablemos de las etiquetas nutricionales

A pesar de que son una herramienta útil para conocer cómo estamos nutriendo nuestro cuerpo, algunos estudios sugieren que solo un tercio de los consumidores suele ponerle atención a la etiqueta y es que algunas investigaciones como la realizada por Platkin C, et al en el 2014, entre otros trabajos más, indican que estas etiquetas de los alimentos al igual que la información en los menús de los restaurante pueden tener mayor efectividad influenciando a las personas al combinarlas con información adicional como, la equivalencia en ejercicio para quemar lo ingerido o inclusive las cantidades recomendadas de algún nutriente en especial y por ultimo utilizando mensajes de salud como “alto en azúcar”,  “alto en grasa”, entre otros.  

Es importante mencionar que cuando leamos una etiqueta nutricional lo primero que debemos ver son las porciones por envase, ¿Y porque no las calorías? Simplemente porque la información desde las calorías hacia abajo está dada para una porción de los alimentos y muchas veces es allí donde somos “manipulados”, si así mismo. Les doy un ejemplo hipotético: un paquete de 50 gramos de maní recubierto de chocolate, en algunos casos vemos CALORIAS= 150 kcal, y nos comemos todo el paquete porque no lo percibimos realmente tan alarmante, pero resulta que las porciones del envoltorio decían 1.5, es decir no me comí 150 calorías sino 225.

Ya tendremos oportunidad de seguir educándonos sobre las etiquetas nutricionales, por lo pronto te preguntaré, ¿qué tipo de persona serás? ¿de las que lee las calorías o de las que no? Y recuerda, tu salud mañana es el reflejo de las decisiones que tomas hoy. 

Leer más: La trampa detrás de las etiquetas nutricionales

 

  • Compartir: