Aprende cómo hacer una caza de huevos de Pascua para divertirte con tus hijos

 
Lun, 04/08/2019 - 15:15
La Pascua es una oportunidad para crear experiencias inolvidables para los pequeños de casa. Te damos algunos tips para crear junto a ellos un mundo de colores e imaginación.
Durante el mes de abril se celebra la Pascua, una fiesta religiosa antigua que celebra la muerte y resurrección de Jesucristo. A esta celebración se han sumado más tradiciones, como la de los huevos de Pascua, decorados con colores y hechos de chocolate, que surgió en el siglo XIX como parte de las tradiciones norteamericanas, para representar el inicio de la primavera. 
 
El mes de la Pascua es una excelente oportunidad para acercar a nuestros pequeños a la divertida leyenda de los huevos de pascua y a las entretenidas manualidades que giran en torno de esta actividad familiar.
 
Alrededor del planeta existen diferentes simbolismos y costumbres relacionadas al tema; sin embargo, en la actualidad, el significado y enfoque que busca esta actividad es fomentar la convivencia familiar, desarrollar la creatividad y fortalecer lazos de unión a través del juego.
 
La caza de huevos se puede planificar de interminables maneras, lo importante es poder integrar los pequeños en todo el proceso creativo para generar un entendimiento completo y generar una experiencia única en su memoria.

¡Manos a la obra!

Lo primero es apartar cascarones de huevo vacíos, procurando mantener íntegra su estructura.
 
Como segundo paso, debes tener lista la superficie para trabajar con diferentes materiales, desde texturas inusuales como el algodón, detalles brillantes o colores divertidos. Un ejemplo son los tonos Montañas púrpuras majestuosas, Algodón de azúcar o Mermelada Jazzberry, de la línea de crayones de Crayola. Todos los artículos que favorezcan la imaginación de los niños, suman.
 
Una alternativa previa a decorarlos, puede ser rellenarlos con los dulces favoritos de los pequeños y cerrar los cascarones con un papel delgado en su superficie.
 
Una vez tengas los huevos de pascua decorados, es momento de esconderlos en el jardín: a un costado de los libros, debajo de la cama o en lugares donde sólo el conejo de pascua podría esconderlos. Algunas familias deciden acompañar de música la búsqueda, regalar pistas de la ubicación o incluso destinar un tiempo estimado para ser encontrados.
 
Buscar estos coloridos tesoros es un plan perfecto donde los padres toman el papel del conejo; es una oportunidad para decorar juntos y crear experiencias inolvidables con los pequeños. Así como de plasmar la idea que vive en la imaginación de los niños, a través de colores y texturas que jamás pensaron en utilizar.
 
Como adultos, fijar recuerdos en familia y fomentar el desarrollo cognitivo de nuestros hijos, sobrinos o nietos también puede ser una actividad divertida; solo es cuestión de revisar el calendario y destinar tiempo para ello.

Leer más: Todo lo que debes conocer sobre el desarrollo infantil temprano

  • Compartir: