Consejos para que la tecnología no afecte las relaciones familiares

 
Mié, 05/15/2019 - 06:07
En el Día Internacional de la Familia, aprende algunos tips para no dejar que los dispositivos electrónicos te alejen de los que tienes cerca.

La tecnología está suplantando el lugar de la familia. Sí, así como lo leen. La Tablet o el celular tienen una silla en la mesa al cenar; en la calle vemos a los padres con el celular y a los niños con la tablet  viendo “YouTube”.  Bien recuerdo en mis tiempos que el tradicional era: "Si te portas mal, no vas a salir al patio a jugar". Pero ahora es: "Como te portes mal, te quito la tablet". ¡Cómo cambian los tiempos, ¿no?

Me ha tocado escuchar a padres decir: "Teacher, ese niño molesta mucho, si le doy el celular o la tablet se queda quieto". "Teacher, mi hijo sabe usar todas las aplicaciones del celular", ¡refiriéndose a un niño de solo 2 años! Pregunto entonces: ¿Considera usted que es necesario que los niños sepan andar un dispositivo móvil a esa edad? A esa edad yo estaba comiendo tierra en el patio. 

Leer más: Vacaciones: cómo manejar el uso de Internet en los más pequeños

Un estudio realizado por la revista Pediatric Research analizó a un total de 337 niños de edades entre los 3 a 5 años y los resultados arrojaron que, a pesar de que la tecnología le sirve a los padres como un "escape" para no tener que lidiar con sus hijos, estos privan a sus hijos de darle apoyo emocional. Tu respuesta puede ser: “Sí, pero yo juego con mi hijo en la tablet”. Sin embargo, no es lo mismo que ir a correr al parque o cocinar juntos.  Y con esto no me refiero a que la tecnología sea mala. No. No obstante, cuando reemplaza a la familia, considero que ya es una amenaza. 

Se comprende que el mundo cambia y que debemos adaptarnos a las nuevas tecnologías como parte de la evolución. Estoy de acuerdo con eso. Sin embargo, no podemos permitir que nuestras relaciones familiares se vean afectadas por lo digital. Se supone que las tecnologías acortan distancias y mejoran relaciones, más ya no es así; en la actualidad no hay convivencia en familia, porque  todos están muy ocupados con el celular en la mano.

Leer más: Consejos para proteger a los más chicos cuando navegan en Internet

Antes de los tres años los niños no deben ser expuestos a ningún tipo de tecnología, con esto me refiero a televisión, celular, tabletas, computadoras, video juegos. Según la academia Americana de Pediatría y la Sociedad Canadiense de Pediatría el exceso de uso de estos dispositivos puede causar:

  • Adicción

  • Limita las relaciones con los demás.

  • Mayor riesgo de depresión o ansiedad infantil.

  • Se eleva el riesgo de obesidad debido al sedentarismo.

  • Limita su desarrollo cerebral, es decir poca imaginación y creatividad

  • Altera el ciclo de descanso debido al exceso de estímulos visuales.

El uso de la tecnología debe ser limitados para niños de la siguiente forma:

0-2 años = 0 Horas

3-5 años= 1 hora al día

6-12 años= 2 horas al día.

Leer más: Descubre las 10 principales amenazas que enfrentan niños y adolescentes en Internet

Su niño no necesita una tablet, necesita correr, caerse, levantarse, enlodarse, jugar con usted, crear recuerdos, experimentar, aprender a través de sus sentidos, y no estar sentado mirando videos todo el día. Hay cosas que jamás va a poder sustituir la tecnología, como los recuerdos que tendrás con tu familia, un beso y un abrazo. Eduquemos a nuestros niños sobre el uso adecuado de la tecnología y en qué momento debe utilizarse, sobre todo, como una herramienta de estudio.

Con esto quiero aclarar que lo malo no son los dispositivos, sino lo que hacemos con ellos. Los padres deben velar porque sus hijos hagan uso correcto de los dispositivos electrónicos. Considerar la edad en que ya puedan tener acceso a ellos, regular el tiempo frente a sus celulares, computadoras y tablets, y supervisar el contenido del material que frecuentan. También deben definir la comunicación que  sus pequeños establecerán por medio de las redes sociales y a quienes aceptan.

No hay que tenerle miedo a la tecnología y las redes sociales, sino que es menester saberlas usar y enseñar también a nuestros niños y adolescentes a hacer un buen uso de ellas. Necesitamos que sean herramientas que edifiquen y no que destruyan. 

  • Compartir: