Consejos prácticos para ayudar a un niño con autismo

 
Mié, 06/05/2019 - 10:52
De acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas (ONU), 1 de cada 160 niños padece de autismo. Entérate de algunas recomendaciones que puedes seguir para ayudar a una persona con esta condición.
En Panamá, durante los últimos años, el autismo se ha convertido en una condición frecuente en niños de edad preescolar, desde  1 a los 3 años. Pero, ¿sabemos qué es en realidad este trastorno?
 
La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha definido los trastornos del espectro autista (TEA) como un grupo de complejos trastornos del desarrollo cerebral. Este término abarca afecciones tales como el autismo, el trastorno desintegrador infantil y el síndrome de Asperger.
El autismo es un trastorno del neurodesarrollo que afecta principalmente al desarrollo de la competencia social y comunicativa de las personas que lo presentan. No se conocen con exactitud las causas, pero es probable que tanto el factor genético como el ambiental desempeñen un papel fundamental en esta condición.
 
De acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas (ONU), 1 de cada 160 niños padece de autismo. Cualquiera puede nacer con el trastorno y no hay manera de prevenirlo.
 
El autismo no necesariamente va acompañado de una discapacidad intelectual. Se puede presentar desde un deterioro profundo de las capacidades intelectuales hasta la existencia de habilidades cognitivas no verbales superiores.  Se tiende a ligar el autismo con el desarrollo cognitivo de un niño, pero esto no es del todo cierto, ya que un niño con autismo, independientemente del grado que tenga, puede ser funcional en muchas áreas, siempre y cuando se le brinde la ayuda necesaria.
 
Una investigación publicada en la revista ”Proceedings of the National Academy of Sciences” (PNAS),  indica que los niños con TEA nacen con demasiadas neuronas y luego parecen perderlas a medida que se vuelven adultos. Otro estudio realizado por científicos del Instituto MIND de UC Davis (EE.UU.), revela que la amígdala (zona del cerebro que funciona  como un detector de peligros,  regula  la ansiedad y las interacciones sociales) no crece en las personas con TEA a medida que se hacen adultos, contrario a lo que ocurre con quienes no padecen el trastorno.
 
Para poner de relieve la necesidad de contribuir a la mejora de la calidad de vida de las personas con autismo, para que puedan llevar una vida plena y gratificante como parte integrante de la sociedad, la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró el 2 de abril como Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo.

¿Qué señales muestra un niño con autismo?

 Todos los niños con el trastorno del espectro autista tienen algunas señales en común; sin embargo, no hay dos personas con autismo igual. Los síntomas pueden variar desde leves hasta muy severos, por eso se dice que es un espectro. Hay niños que tienen un nivel de autismo 1, el cual les permite desarrollar sus actividades cotidianas sin tanta intervención de especialistas, ya que es considerado un nivel leve; no obstante, los niños con tipo o nivel 3, necesitan más refuerzo. 
 
Algunos síntomas en infantes son: No balbucea ninguna palabra al año, presenta retraso en la adquisición del lenguaje o pierde el lenguaje adquirido, no señala para mostrar interés en algo ni responde a su nombre. Además, alinea de manera excesiva los  juguetes  u  otros objetos.
 
En niños de edad preescolar los síntomas son: Evitan contacto visual, juegan solos, repiten la misma palabra o frase muchas veces (ecolalia), se irritan con facilidad, muestran poca tolerancia al tacto, comunicación limitada o solo emiten sonidos, aleteo de manos, alta tolerancia al dolor, no responden a muestras de afecto (abrazos, besos), caminan en puntillas, etc. 
 
Si su hijo presenta estas señales, se recomienda buscar ayuda de especialistas. En este tipo de evaluación integral participan un psicólogo, un neurólogo, un psiquiatra, un terapeuta del lenguaje y otros especialistas capacitados para diagnosticar a los niños con autismo.

¿Cómo  ayudar a un hijo con autismo en casa?

La mejor forma de ayudar a su hijo es brindarle su apoyo y amor incondicional. Para cualquier persona es difícil enterarse que su pequeño padece de alguna condición, pero en mi experiencia como docente puedo mencionar que una madre o un padre dispuesto es la mejor ayuda que puede existir. 
 
Ayúdele de la siguiente manera:
  • Hágale saber a su hijo lo especial que es para usted y lo mucho que lo ama. 
  • Juegue con él. El juego es una de las actividades que más estimula a un niño, en especial a un pequeño con autismo. Se trata de una estrategia muy buena para ayudarle a desarrollar sus habilidades psicomotoras y comunicativas, estimular el lenguaje y fomentar un clima de bienestar en casa. Además, jugar con el niño contribuirá a fortalecer el vínculo emocional.
  • Enséñele rutinas. Las rutinas como cepillarse los dientes después de comer, recoger sus juguetes, entre otras, son muy importantes para el niño con autismo, ya que estimulan la seguridad en sí mismo, le hacen sentirse más cómodo en su entorno, a la vez que le facilitan el aprendizaje de determinados hábitos y conductas sociales.
  • Motívelo constantemente. Una de las cosas que más le cuesta a un niño con autismo es involucrarse en nuevas tareas o planes que se salgan de su rutina habitual.  En ocasiones presentan crisis emocionales o conductuales acompañadas por episodios de frustración. Es importante motivarles siempre en toda actividad que realicen e incluso alentarlos a intentar cosas nuevas como practicar un deporte, ir a otro parque que no sea el mismo de siempre, cocinar juntos, etc.
  • No subestime a su hijo. La mayor parte del tiempo, tendemos a subestimar a los niños por su condición y terminamos haciendo las cosas porque creemos que ellos no pueden. Deje que su niño cree independencia, con guía; esto le brindará seguridad en sí mismo y, al mismo tiempo, desarrollará autonomía. ¡No lo limite! 

¿Existe cura para el autismo?

El autismo no tiene cura. Todas las terapias y recursos empleados en pequeños con autismo se enfocan para controlar los síntomas y mejorar su calidad de vida. El autismo es distinto en cada persona y la detección temprana mejora considerablemente el pronóstico.

Ayudando a un estudiante con TEA

En las aulas, los maestros también podemos poner nuestro granito de arena. Hoy en día ha avanzado mucho la tecnología y contamos con herramientas para ayudar a nuestros niños autistas. 
Autism iHelp, DictaPicto, e-Mintza, Picaa y PictoTEA son apps útiles, tanto para docentes como para padres de familia. En los sitios web www.soyvisual.org y www.fundacionsoycapaz.org.pa también cuentan con información muy relevante. 
 
  • Compartir: