Diferencia entre el rol de la familia y la escuela en la educación de los niños

 
Vie, 07/12/2019 - 09:00
La escuela es el lugar donde un niño va a ser formado académicamente; a diferencia del hogar, donde se forma a un ciudadano consciente de su entorno.
La sociedad ha sufrido una serie de cambios a través de los años, comprometiendo en gran manera el papel de la familia frente a la escuela. Tanto es así que en la actualidad uno de los temas más comentados respecto a la educación es la colaboración entre ambas.
 
La familia juega un papel muy importante en la escuela, ya que lo que no se hace en casa lo intentamos hacer en el aula los maestros.  La escuela es el lugar en donde un niño va a ser formado académicamente para que logre sus objetivos profesionales en un futuro; a diferencia de la familia, que es encargada de formar a un ciudadano consciente de su entorno, que pueda establecer relaciones sociales basadas en buenos valores, tanto sociales como individuales.
 
La falta de empatía por parte de los niños y adolescentes hoy en día es cada vez más común, pero ¿nos hemos preguntado el porqué de esto? Los padres de familia deben ser quienes colaboren con el niño para su crecimiento físico, intelectual y emocional, y le inculquen la práctica activa de valores; sin embargo, en nuestro diario vivir no se cumple al 100% este rol.
 
Vivimos en una sociedad en donde el tiempo con nuestros niños es bastante limitado. Salimos de madrugada y regresamos de noche, los quehaceres del hogar, los negocios, las responsabilidades... Se nos pasa la vida y en un parpadeo ya los niños han crecido y se han ido a la universidad. De allí que sea fundamental dedicarles tiempo de calidad que marque positivamente sus vidas.
 
Son los padres y las madres de familia quienes gozan de una relación única, que exclusivamente se da en el seno de la familia, y que permite todo tipo de interrelaciones personales de afecto, ayuda, orientación, soporte, etc.
 
Lamentablemente, existen padres y madres que no se interesan por la educación de sus hijos, pensando que al enviarlos a la escuela su trabajo ya está hecho. Permítanme decirles que no es así. En mi experiencia, he escuchado a niños decir: "Mis papás no están en casa ni saben si yo estoy en ella. Solo me preguntan cómo me fue, si la nana me revisó la tarea, si comí y se van a dormir". “Mis papás me dicen que le pagarán a un tutor si necesito ayuda, porque ellos no tienen tiempo”. “Mis papás me dicen que si no sé algo, que lo busque en la tablet”... Señores, no inviertan solo dinero en sus hijos. ¡Inviertan tiempo!
 
La RAE define familia como “un grupo de personas emparentadas entre sí que viven juntas”. En la actualidad este significado da justo en el clavo, ya que muchas familias viven juntas, pero no conviven juntas.
 
La escuela es una de las instituciones que asume muchas de las funciones que incumben a los familiares de los alumnos. Ese canal es necesario para transmitir  conocimientos, destrezas y capacidades de actitudes, emociones y sentimientos. Pero en todo este aprendizaje, no puede faltar el apoyo del agente más importante, que es, precisamente, la familia.
 
Investigaciones han revelado que los niños se muestran más motivados en la escuela cuando sus padres se involucran y tienen una comunicación constante con el docente. Al hacer tareas o dedicarle al menos 15 minutos a alguna actividad académica con sus hijos, los padres refuerzan los lazos emocionales, ya que el niño se siente atendido. Créame, es algo que su pequeño nunca olvidará.
 
La familia debe trabajar en conjunto con el docente para lograr un balance y que así al niño le sea más fácil atravesar por todas las etapas de su crecimiento. Sin embargo, nos hemos encontrado con una falta de atención por parte de la familia hacia los niños, ya que todas las responsabilidades se le están dando al docente. A esto se le suma el hecho de que cada vez es mayor el número de estudiantes con trastornos de ansiedad desde edades preescolares.
 
La educación es demasiado importante para ser solo labor del docente, esta debe ser en conjunto: Hogar- escuela- niños.

Recomendaciones 

El tiempo de calidad con sus hijos es irremplazable. Considere estas sugerencias: 
  • Pasen tiempo juntos. Si a sus hijos les gusta jugar al aire libre, escojan un día a la semana para pasear. ¡Los niños lo necesitan!
  • Jamás tire un trabajo de su niño a la basura frente a él. Comprendo que a veces no hay espacio para guardar tanto, pero no lo haga cuando ellos estén observando. No tiene idea de lo mucho que le costó a su niño hacerlo, para él o ella fue su mejor esfuerzo.
  • No compare a sus hijos con sus hermanos. Recuerde que todos aprendemos de diferentes formas y en diferentes tiempos. Cada quien tiene su personalidad, habilidades y creatividad distintas. 
  •  Trabaje de la mano con el docente. A veces el niño muestra diferente comportamiento dependiendo del ambiente en donde se encuentre. Quizás en casa hace cosas que en la escuela no, o viceversa. Converse con el docente para encontrar estrategias que beneficien su pequeño en ambos entornos. 

Leer más: Etapas del desarrollo infantil, conoce cuáles son y su importancia

  • Compartir: