Los valores que debes inculcar a tus hijos para que sean buenos adultos

 
Mié, 05/29/2019 - 15:28
Tener buenas calificaciones en la escuela no lo es todo, los principios también son importantes porque acompañarán a los niños el resto de sus vidas. Estos no se pueden comprar con el dinero, sino que deben inculcarse desde temprana edad y ser modelados.
“Las casas se levantan con ladrillos, los hogares se levantan con valores”. La familia debe ser la promotora de los valores en nuestra sociedad. Si sabemos trasmitir los valores con amor, paciencia y delicadeza, estos pueden convertirse en una buena base para adquirir otras experiencias a lo largo de nuestra vida. 
 
La responsabilidad principal de la comunicación de valores en una familia corresponde a los padres, quienes son los encargados de propiciar un ambiente de paz y armonía en casa. 
 
Tener buenas calificaciones en la escuela no lo es todo, los valores también son importantes porque acompañarán a los niños el resto de sus vidas. Los principios no se pueden comprar con el dinero, sino que deben inculcarse desde temprana edad y ser modelados para el mejor aprendizaje del niño.
 
¿Qué son los valores? Son creencias que nos permiten modelar la conducta para vivir en armonía con los demás. Hay valores que son fundamentales en una familia, pero me enfocaré en seis de ellos:

El amor

Un niño que crece en un hogar siendo amado y sintiéndose amado, será en un futuro un adulto que dará amor a los demás. Pero ¿cómo doy amor? Mostrando afecto a todos los miembros de nuestra familia, desde el más pequeño hasta la mascota de la casa. 

El respeto

Todos merecemos respeto. Tal cual como solemos decir: “No hagas a los demás lo que no te gustaría que te hicieran a ti”, este valor establece que hay límites, que no deben ser sobrepasados por nadie. Al mostrar respeto hacia todos en casa se fortalecen los lazos. 

La tolerancia

No somos iguales, todos tenemos personalidades distintas, caracteres dferentes y nadie se comporta igual a otro. Para poder vivir juntos en armonía es necesario ser tolerante ante las exigencias y características de cada miembro de la familia. Debemos aceptarnos tal como somos y aceptar a los demás como son. 

La responsabilidad

En una familia, cada miembro tiene un papel que cumplir. Como padres, nos corresponde el mayor trabajo; sin embargo, cada miembro de la familia debe asegurarse de cumplir el deber que se le ha otorgado. Se dice que la única responsabilidad que debe tener un niño es estudiar, pero un menor también puede contribuir en casa con los quehaceres.

La obediencia

Es importante mencionar que la obediencia hoy en día es un reto. Ya los niños no obedecen a sus padres... ¡Qué se espera de los pobres maestros! Los niños cuestionan todo y hay que tratar de convencerlos para que hagan algo. 
 
La obediencia no solo se refiere que los niños hagan algo y ya, sino a que reconozcan la autoridad, haciéndoles entender las reglas que han sido establecidas para seguirlas. He escuchado en múltiples ocasiones: “Pero, teacher, es que él no se quiere bañar, no lo puedo obligar”, “Teacher, pero es que no quiere, ¿qué hago?”. Los niños siempre van a preguntar, y es necesario explicarles el porqué de las cosas, pero hay veces que no se puede negociar. 
 
Si queremos que nuestros hijos tengan buenas costumbres, debemos dar el ejemplo y exigir. Establecer rutinas y horarios mejorará la falta de disciplina en el niño. 

El compromiso

Actualmente, en nuestra sociedad, muchos niños y jovenes están acostumbrados a que todas sus necesidades sean cubiertas por papá y mamá, sin ellos hacer ningun tipo de esfuerzo. A consecuencia de esto existe una falta de compromiso por parte de los pequeños. 
 
Ya no se preocupan por estudiar porque los padres lo resolverán, o no sienten la necesidad de terminar lo que iniciaron, porque alguien más lo hará por ellos. Para enseñar a los niños sobre el compromiso, es importante que ellos sean independientes, que puedan tomar sus propias decisiones (guiadas) y que se hagan responsables de las consecuencias que puedan tener de su conducta ante diferentes situaciones. 
 
El valor del compromiso debemos enseñarlo desde la primera infancia. Enséñele a su hijo a esforzarse por todo lo que quiere lograr y verá que los resultados serán satisfactorios a futuro. 

Leer más: La importancia de poner límites y responsabilidades en la crianza de los hijos

  • Compartir: