Es tiempo de ir al psicólogo

 
Mié, 01/20/2016 - 23:34
Decidir ir por primera vez a terapia no es fácil. Es posible que te preguntes: ‘¿Realmente necesito ir al psicólogo?’.
“Hay quienes no pueden aflojar sus propias cadenas, pero pueden liberar a sus amigos”, dijo Friedrich Nietzsche. Desde que el filósofo alemán realizó estas afirmaciones, se logró avanzar muchísimo en el campo de la psicología. Hoy en día, cuando nos sentimos mal físicamente acudimos al médico, dejamos que nos revise y nos dé un diagnóstico, dependiendo de la rama. Así mismo sucede con el estado de ánimo, pensamientos y actitudes, llega un momento en que necesitan de un especialista, que para este caso es un psicólogo.
 
 
En la actualidad, visitar a un especialista de esta índole no tiene nada de raro y se vive cada vez con más naturalidad. Aunque, indudablemente, existen opiniones encontradas sobre el tema. Seguro has escuchado frases como: “Los psicólogos están locos, han decidido estudiar esa carrera para tratarse a sí mismos”; “¿quién me va a ayudar mejor que mi familia y mis amigos?”, o “yo no estoy loco, no necesito un psicólogo”. El panorama no es del todo desesperanzador y la verdad es que cada vez más la gente sabe qué es la psicoterapia y cuáles son las funciones del psicólogo, sin embargo, nos queda todavía mucho por avanzar.
 
 
¿Por qué debería ir?
Según la psicóloga española María de Jesús Álava Reyes, fundadora del Centro de Psicología Álava Reyes, “la gente no sabe cómo dejar de sufrir, cuando en más de un 95% de las veces sufrimos inútilmente”. Ella también afirmó que si la persona tiene alguno de los siguientes indicadores debe visitar un psicólogo:
  • Sientes que no tienes el control sobre tu día a día (acontecimientos diarios). 
  • Empiezas a tener ataques de ansiedad (presión en el pecho, acelera ción del ritmo cardiaco, hiperventilación o respiración muy superficial y acelerada, sudoración). 
  • No tienes control sobre las emociones (llanto, rabia, angustia, tristeza, desolación, impotencia, desesperanza). 
  • Te encuentras en una situación límite, que no sabes cómo resolver o no tienes fuerza para afrontar (problemas graves de pareja, hijos o trabajo). 
  • Sientes que tus emociones te arrastran, no eres capaz de analizar las situaciones con objetividad y/o actuar inteligentemente. 
  • Estás llena de pensamientos negativos, catastrofistas, obsesiones o fijaciones, personas que te impiden vivir la vida con normalidad. 
  • Deseas que la vida se acabe y sientes que no tiene sentido tu papel en este mundo. 
  • Sientes una agresividad que eres incapaz de controlar y sabes que puede desencadenar en situaciones límite. 
  • Piensas que todo el mundo está en tu contra. 
  • Tienes grandes dificultades para descansar, conciliar el sueño, desconectarte de situaciones, y no puedes vivir la vida con normalidad.

Definitivamente, concluyó María de Jesús Álava, que “no hace falta estar en una situación excepcional o extrema. Cuando usted sienta que necesita ayuda en su vida diaria porque no sabe cómo afrontar la situación que está viviendo, ahí es cuando es aconsejable recibir tratamiento”. Para la psicóloga panameña Geraldine Emiliani, realmente no hay momento específico para visitar a un especialista. “Los problemas afectan de manera distinta a cada persona, por lo tanto, acudir al psicólogo es algo relativo. Inicialmente se acude al psicólogo cuando sientes que tienes un problema que no sabes controlar, darle solución o manejar adecuadamente”, agregó Emiliani.
 
 
¿Cómo elegir al psicoterapeuta?
Panamá, con una población de 3,322,576 habitantes, según el censo de 2010, cuenta con más de 4,000 licenciados en psicología que ante el Consejo Técnico de Psicología tienen la idoneidad para ejercer. Si estás buscando un psicólogo y no conoces a nadie en especial, el terapeuta clínico Pablo Nachtigall dio algunos “tips” en Clarín:
  • Afinidad espiritual: Si estás atravesando un momento de apertura espiritual, es bueno que busques un terapeuta que esté abierto al tema. 
  • Género del terapeuta: Para muchas personas el sexo del terapeuta es muy relevante. Hay mujeres que se abren a mujeres y les cuentan cosas que a un hombre no. Otras, por el contrario, precisan hacer terapia con un hombre para poder amigarse con el sexo opuesto y tener una mirada terapéutica que las ayude a afrontar sus dificultades con el universo masculino. Por ende, observa qué necesitas, sé congruente con ello y prueba a ver qué sucede.
  • Intereses afines: Aunque parezca increíble, saber acerca de los intereses crea empatía. Algunos especialistas agregan sus “hobbies”. 
  • Formación del profesional: En la actualidad, existen múltiples enfoques de la psicología que cambiaron significativamente la forma del tratamiento psicológico. La psicóloga Geraldine nos comentó que esto depende de los síntomas que la persona presente, por ejemplo, si tiene problemas familiares, debe acudir a un psicólogo familiar, si es laboral, debe acudir a un psicólogo laboral. 
  • Contacto cara a cara: Más allá de las recomendaciones o títulos que tenga el profesional, es fundamental que acudas a su consultorio y sientas química para que comiences la terapia con esa persona.
Primera cita
Diste el primer paso y te haces mil preguntas en la cabeza de cómo será la sesión. En la primera cita, por lo general, ellos escuchan al paciente para determinar cuál es el motivo que le lleva a consultar. A veces está clara cuál es la petición de ayuda, pero a menudo es necesario clarificar los objetivos que se persiguen realmente. En las primeras sesiones muchas personas están nerviosas, porque sienten vergüenza por los motivos de consulta y por no ser capaces de resolverlos. “El psicólogo es para ayudar a profundizar en el conflicto, de ayudar a resolverlo junto con el paciente y que la persona se sienta en paz consigo misma”, agregó la psicóloga Geraldine Emiliani.
 
La mujer y su psiquis
Una encuesta reveló que 7 de cada 10 pacientes son mujeres, y reiteró que la depresión, la ansiedad, la baja autoestima, la inseguridad, la angustia y los problemas de pareja son elementos psicológicos por los que la gente busca atención médica. “Por cuestiones de cultura, las mujeres tienen mucha más apertura para la exposición de sus sentimientos, yo podría decir que en este momento en particular, las mujeres son quienes están acudiendo más al psicólogo y, sobre todo, personas jóvenes, personas que están a lo mejor entre los 17, 18 y 19 años, que ya tienen capacidad de tomar decisiones, y personas de 29 y 30 años, porque esta generación en particular ya reconoce en el psicólogo la figura de un profesional”, consideró Raymundo Calderón Sánchez, presidente del Consejo Nacional para la Enseñanza e Investigación en Psicología.
 
Negación a la terapia
En un estudio elaborado por el centro privado de psicología de Elche, España, se detectó que algunos grupos concretos recurren al psicólogo bastante menos que lo promedio, como, por ejemplo, las personas mayores de 75 años. Respecto a la terapia de parejas, aquellas con más de dos hijos tampoco se dejan ver mucho por la consulta y exactamente lo mismo ocurre con las parejas homosexuales, además de que a partir de los 65 años se deja de asistir a este tipo de terapias. Estos grupos se enfrentan al 22% que abandona la terapia por tener problemas económicos y no poder costear el tratamiento.
  • Compartir: