¿Cuáles son los riesgos y preocupaciones de un bebé prematuro?

 
Sáb, 11/23/2019 - 17:00
En noviembre se conmemora el Día Mundial de la Prematuridad con el objetivo de crear conciencia sobre los desafíos y cuidados del bebé

El Día Mundial de la Prematuridad se celebró el 17 de noviembre 2019, bajo el tema “Nacido demasiado pronto: brindando atención adecuada, en el momento adecuado, en el lugar correcto.” 

Se considera un nacimiento prematuro a todo niño que nace antes de completar las 37 semanas de gestación, y la tasa de supervivencia de estos niños depende de factores como el apoyo a la lactancia materna y la atención básica para combatir infecciones o problemas respiratorios.  Muchos de bebés pueden presentar dificultades en sus primeras semanas, debido a que los órganos no tuvieron el tiempo suficiente para madurar y desarrollar su función fuera del útero. Por esta razón, los niños prematuros están más propensos a desarrollar alteraciones en el neurodesarrollo y secuelas respiratorias crónicas.

Al estar en alto riesgo, la lactancia materna es de vital importancia, ya que está demostrado que provee seguridad. Mediante la leche se transmiten nutrientes y anticuerpos que ayudan a incrementar la inmunidad en los niños, reduciendo así el riesgo de padecer infecciones respiratorias o de mayor gravedad.   

Una de las principales preocupaciones de los doctores en estos bebés es el virus sincitial respiratorio (VSR)  dado a que no cuentan con un sistema inmunológico tan desarrollado para combatirlo, así que este tipo de virus puede afectar con mayor gravedad las vías respiratorias. Las medidas para la prevención de este y otro tipo de virus en los niños prematuros son bastante simples; por ejemplo, lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón por un mínimo de 20 segundos, usar mascarillas y limitar la exposición del bebé a otros niños de edad escolar o personas resfriadas. Otras medidas incluyen eliminar los gérmenes desinfectando los objetos y las superficies del hogar y ser diligente con las visitas al pediatra.

Leer más:  Cólicos en los bebés: guerra vencida

 
  • Compartir: