Los anticoagulantes salvan vidas, pero pueden tener riesgos médicos

 
Mar, 08/06/2019 - 16:45
Si una persona decide tomar un anticoagulante, es importante que cumpla con el medicamento según las instrucciones de la receta
[Escrito por personal de Mayo Clinic]

Los anticoagulantes son medicamentos que licúan la sangre y pueden reducir mucho el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular u otros daños a consecuencia de los coágulos sanguíneos formados en quienes tienen fibrilación auricular. Los anticoagulantes retrasan la coagulación de la sangre y, de esa manera, dificultan la formación de coágulos e impiden a los ya existentes aumentar de tamaño.

La fibrilación auricular es una frecuencia cardíaca irregular y rápida que generalmente deriva en mala circulación corporal. Los síntomas suelen ser, entre otros, de palpitaciones, asfixia y debilidad. En la fibrilación auricular, las dos cámaras cardíacas superiores, llamadas aurículas, laten caóticamente rápido y no tienen sincronía con las cámaras inferiores, llamadas ventrículos. Ese ritmo cardíaco anormal puede hacer que se acumule sangre en las aurículas y se formen coágulos, que pueden desprenderse y viajar desde el corazón al cerebro y, una vez allí, no solamente obstruir el flujo sanguíneo sino también provocar un accidente cerebrovascular. De igual manera, los coágulos de la fibrilación auricular pueden alojarse en otros vasos sanguíneos e interrumpir el flujo sanguíneo al riñón, la pierna, el colon u otras partes del cuerpo.

Leer más:  Dormir menos de 6 horas puede aumentar el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares

Durante años, el anticoagulante que normalmente se usaba para la fibrilación auricular era la warfarina (Coumadin, Jantoven), que si bien es eficaz para prevenir la formación de coágulos, también es un medicamento potente que conlleva efectos secundarios serios, tales como bajo riesgo de sangrado dentro del cerebro u otra parte del cuerpo. Cuando el nivel de warfarina es muy alto, es más probable que se produzca un sangrado; pero cuando el nivel es muy bajo, es más probable que se formen coágulos. Muchos medicamentos interfieren con la warfarina y pueden aumentar o disminuir su nivel en la sangre, por lo que las personas que la toman necesitan hacerse análisis de sangre regulares para verificar que la dosis esté correcta.

Los nuevos fármacos llamados anticoagulantes orales de acción directa (ACOD), como el apixabán (Eliquis), el rivaroxabán (Xarelto) y demás, son otras alternativas. Estos fármacos son de acción más corta que la warfarina y no requieren análisis de sangre para controlar el riesgo de sangrados ni de coágulos. Normalmente se administran una o dos veces diarias y tienen menos interferencia farmacológica o alimentaria que la warfarina.

Hoy en día, los anticoagulantes orales de acción directa suelen ser la primera alternativa en la terapia de anticoagulación, aunque la warfarina todavía puede ser la alternativa correcta en ciertas ocasiones. Por ejemplo, en las personas con fibrilación auricular por enfermedad de las válvulas cardíacas, así como en quienes tienen prótesis de válvulas cardíacas, estenosis mitral o daño valvular que puede derivar en la necesidad de reemplazar la válvula en un futuro cercano, la warfarina es aún la norma para el cuidado médico. Los anticoagulantes orales de acción directa tampoco son recomendables para las personas con enfermedad hepática grave ni para quienes toman ciertos medicamentos.

Leer más:  Así es la terapia de células madres para tratar el síndrome de hipoplasia del ventrículo izquierdo en bebés

Cualquiera que sea el anticoagulante, el médico tendrá como objetivo una dosis y tomará en cuenta el riesgo de coagulación, así como otros problemas de salud que el paciente tenga. La administración de la warfarina implica hacer controles regulares para verificar que el tiempo de coagulación sanguínea permanece dentro de un determinado rango. Por lo general, este tipo de control requiere análisis de sangre mensuales.  Durante el tiempo que alguien se administra anticoagulantes, algunas señales que advierten la presencia de complicaciones son: orina de color rojo o café, heces rojas, cafés o negras, encías sangrantes, dolor de cabeza o de estómago fuerte y que no pasa, sensación de debilidad, desmayo o desvanecimiento y moretones o ampollas de sangre frecuentes.

Si una persona decide tomar un anticoagulante, es importante que cumpla con el medicamento según las instrucciones de la receta. Suspender abruptamente un anticoagulante puede aumentar el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular. Además, debe también usar siempre una pulsera de advertencia médica o llevar una tarjeta de advertencia sobre el anticoagulante, en caso de una situación de emergencia.

  • Compartir: