"Extravanganza in Blanc" muestra lo mejor de los diseñadores de moda emergentes

 
Sáb, 11/24/2018 - 15:09
Los estudiantes de diseño de moda de la Universidad de Panamá crearon un espacio donde ser extravagante e irreverente era la única regla

Fotografía: Josué Arosemena

“Extravaganza in Blanc” fue el espacio perfecto para que los estudiantes de cuarto año de diseño de moda de la Universidad de Panamá se salieran de las tradicionales líneas comerciales y explotaran su creatividad frente al público con diseños llamativos, complejos y extravagantes, junto a altos estándares de confección. Durante aproximadamente 2 horas, en el evento tipo cocktail en Altaplaza Mall, los asistentes pudieron apreciar lo aprendido por los alumnos a lo largo de cuatro años de carrera. 

Este evento es el resultado de un proyecto semestral de la materia “Pasarela y evento”, y más que un simple desfile de moda, los estudiantes deseaban tener un contacto más directo con el público y que las personas pudieran ver las piezas de cerca y apreciar el diseño y confección. Inició con las modelos caminando individualmente, para finalizar con cada una montándose a plataformas donde pudieran ser admiradas con mayor facilidad. 

Leer más: El encanto 'resort' se toma las pasarelas de Altamoda 2018

Si bien era un proyecto final, los estudiantes decidían si participar o no, bajo el único requisito de cumplir con la temática “extravagante”, la aplicación del blanco en las piezas y que los acabados de las piezas fueran hechos con la mayor calidad posible, todo esto acompañado de un grupo de profesores asesores. “Las propuestas mostradas en la exhibición son muy diversas y no quisimos limitar a ningún estudiante en cuanto a lo que deseaba presentar. Pero, como sabemos, toda pasarela debe tener un hilo conductor y en este caso  pensamos en el color blanco como único requisito, ya que es un color neutro por lo que no rivalizaría con la visión de ningún estudiante y además permitiría apreciar de manera clara cada detalle de los vestidos expuestos”, comenta Moisés Bermúdez, uno de los estudiantes que participaron.

Los diseñadores

Isaac Renys

Su amor por la moda nace a través del dibujo. Desde los 16 años comenzó a diseñar para amigos que particiban en Cosplay y de allí, además de una fuerte inclinación por la moda, surge su interés por la cultura japonesa que se ve reflejado en el diseño que presentó en Extravaganza in Blanc.  Sus dos salidas las denomina “Guardianes de las puertas de las Almas”. La inspiración provino de un ánime llamado “Bleach”, que consiste en “Shinigamis”, representados como samuráis protectores, que defienden el mundo de los espíritus. Su referencia principal provino entonces de los samuráis, y le dio un giro en color y forma para crear piezas un poco más comerciales como sweater oversize, chaquetas, falda y “short pants”.

Utilizó fibras en algodón y telas como el jacquard y tergal. La esencia japonesa se ve, además, reflejada en las técnicas de confección del kimono y el hakama, dos piezas tradicionales de la cultura. Sus piezas las ve dirigida a personas que conocen de moda y sobretodo a aquellos que les gusta Japón; prendas versátiles que Isaac asegura pueden combinarse con “basics” que normalmente se tiene en el armario.

Isaac nombra a diseñadores como Alexander Wang, Mondo Guerra y Moisés Sandoya como ejemplos a seguir en su perfeccionamiento de un estilo urbano y de gran sentido de “street style”.

Bertram Austin

El poder femenino sirvió de inspiración para Bertram. “Vengo de una familia de matriarcado y las mujeres siempre me han inspirado. Por eso, decidí usar como referencia el traje con el que se coronó Catalina La Grande, zarina de Rusia”, comenta el diseñador.

El traje en tono ivory consiste en una semi columna que termina en una pequeña campana con una sobrefalda colocada a los laterales utilizando corte al sesgo. El volúmen se logró a través de alambrado. Su fin principal con este diseño era mostrar la elegancia de la mujer en los tiempos de antes. “Traté de utilizar una combinación de lo que eran los estándares de belleza que veíamos en el pasado, específicamente, en la época en la que Catalina La Grande, donde la mujer no necesitaba mostrar enteramente su cuerpo para ser valorada y verse atractiva bella, atrevida e incluso extrovertida”, aseguró Bertram.

Su pasión por crear fue lo que lo impulsó a entrar a la carrera. Sus primeros pasos los dio en el colegio primario en clase de artes plásticas, y una ves entró a la universidad se matriculó en Arquitectura. Esto le ayudó a darse cuenta que su verdadera pasión era confeccionar tangiblemente con sus manos. Como diseñador, Bertram asegura que su mayor meta es poder dejar a Panamá en alto, lograr que el mercado vea su talento y su estilo que define como influenciado por lo que acontece a su alrededor. 

Mariel González

Durante su carrera Mariel descubrió que la moda no es solamente presentar en grandes pasarelas, también una parte importante es poder satisfacer las necesidades del cliente con el estilo que buscan y autenticidad que les hará resaltar del resto. Con esa visión, Mariel desea crear una línea de ropa para personas de talla grande, y que vaya con las tendencias del momento, ya que considera que este mercado está aún muy débil en el país. Alexander Wang, Olivier Rousteing y Stella McCartney son algunos de los diseñadores internacionales que influyen en ella y admira, mientras que en Panamá, asegura gustarle el estilo de Anna Francesca.

Su inspiración para la pieza mostrada en Altaplaza fue el caballo de mar y el Renacimiento. Mariel utilizó telas como croacia, organza y crepé satinado, buscando texturas que le permitieran aplicar técnicas de origami. Su diseño lo describe como “ecléctico de una gabardina aludiendo a una realeza peculiar salida del mar”. Por otra parte, la época renacentista la plasmó en la forma que le dio al cuello. 

Moisés Bermúdez

Moisés es amante de la sastrería, y a través de ella, busca poder expresar lo que siente y piensa más allá del glamour y frivolidad característica de la moda. Cita a Alexander McQueen y a John Galliano como diseñadores que han influido en su carrera y por el legado que han dejado en el mercado, algo similar a lo que el desea hacer bajo el nombre de Panamá.

Su inspiración toca un tema más profundo del aspecto humano: la fragilidad sin identidad. “Con mi propuesta quise mostrar a un ser frágil sin identidad, atrapado y asfixiado por ese monstruo que él mismo creó –la moda– y que al final del día es quién habla por él”, cita Moisés. Su visión se vio reflejada en un conjunto de chaqueta y pantalón unisex realizados en un textil impermeable con técnicas de acolchado para crear volúmenes y silueta. En las piezas internas utilizó mayas deportivas y tejidos de punto.

Con esta propuesta el diseñador quiso mezclar maxi silutas con prendas ajustadas, y que en conjunto gritaran extravagancia y vanguardia, pero que cada pieza por sí sola puede llegar a ser comercial. “Lo que muestro en una pasarela no es realmente lo que el cliente se pondrá tal cual, por lo que puedo explotar mi creatividad exponiéndole algunos looks más cargados y elaborados”, asevera Moisés.

Marelis Torero

Su interés por lo “vintage” y el arte desde temprana edad llevó a Marelis a la China del siglo III a.C. donde tomó el tradicional “hanfu” como inspiración para su diseño, junto al aire de empoderamiento laboral femenino que se vivió durante la Primera Guerra Mundial. En la parte superior del traje utilizó un podesua blanco al que le bordó con hilo a mano toda la parte delantera hasta ambos lados de la espalda, representando la flor de algodón. El pantalón lo confeccionó con un pique blanco, y agregó cortes a los lados para crear algo más de volúmen en la parte de los bolsillos laterales.

Su diseño lo describe como extravagante, pero a su vez delicado. “Quise contar una historia dándole un estilo propio a esa ropa tradicional china que prohibieron utilizar. Ese toque de feminidad en la parte superior combinado con un pantalón que representara el poder y la fuerza que tienen las mujeres para enfrentarse a cualquier tipo de dificultad”, explica Marelis.

Adela Álvarez

Adela sueña con crear un imperio de moda bajo estándares eco amigables. Su amor por este mundo surge por el interés en el vestuario y el poder que tiene en hacer sentir seguro a alguien por lo que carga puesto. Por esta razón, cita a Michael Costello como una de sus más grandes inspiraciones, ya que ella considera que él realmente sabe como volver a una mujer sexy y segura de sí misma con una sola pieza. 

Para la pieza que presentó en “Extravaganza in Blanc” su inspiración fue el diente de león, debido a lo esponjoso y delicado de su textura. Un diseño que ella describe como extravagante, pero discreto a la vez, dirigido a aquellas mujeres que saben ser elegantes y le gusta resaltar, pero con una prenda más casual.

Jhoselyn Zambrano

Su estilo urban chic influyó en el diseño que presentó inspirado en estructuras en relieve, formas geométricas y curvas. El satín stretch que utilizó como tejido principal sirvió para darle vida al traje que confeccionó aplicando técnicas como la japonesa llamada “shingo sato”. En el pantalón se puede apreciar un relieve en forma de cubos con sutiles curvas, y drapping en hombros y corpiño.

Leer más: Modelos panameñas que han triunfado en el mercado de moda internacional

Dexy Bultrón

Dexy define su estilo como romántico con ciertos toqeus vintage y del “New Look” de los años cincuenta, por lo que cita a Cristian Dior como una de sus más grandes influencias. Además, Yves Saint Laurent ha impactado su manera de diseñar, y en cuanto a accesorios, los originales sombreros de Philip Treacy hand dejado una estampa en el ADN de Dexy.

Las pinturas de Georgia O’keeffe junto a los pétalos de las rosas blancas sirvieron de inspiración para un “look” tipo cocktail que Dexy ve puesto en una mujer entre 25 y 35 años segura de sí misma y llena de glamour. El satín grueso sirvió como base para el vestido, mientras que la organza adornaba con forma de flores en la parte superior y en las mangas. Para el sombrero utilizó los mismo tejidos, solo agregando una capa de entretela gruesa y alambre dulce. 

  • Compartir: