Todo lo que tienes que saber para uñas largas y perfectas

 
Lun, 12/11/2017 - 12:17
deshazte de mitos para tener uñas perfectas

¿Sabías que las uñas de tu mano dominante tieden a crecer con más rapidez y que las uñas de los hombres crecen más rápido que el de las mujeres? Estos son algunos de los datos curiosos comunicados por la Academia American de Dermatología.

Esta nota comenzó con una simple pregunta: ¿Existe una formula mágica para tener las uñas perfectas?

De seguro habrás encontrado un sin fin de remedios caseros que te prometen uñas espectacular,pero ¿qué es lo que realmente nos dice la ciencia? 

 

El agua, el enemigo #1 de tus uñas

¿Sabias que el agua hace que tus uñas se debiliten y sean más propensas a quebrarse? Por lo tanto, si tienes muchos platos que lavar te recomendamos que siempre lleves puestos unos guantes del goma. 

 

 ¿Mito o realidad? ¿Las uñas necesitan respirar?

Las uñas en realidad no respiran debido a que obtienen sus nutrientes de la sangre y no del oxigeno que está en el aire. 

Recuerda que las uñas son porosas. En la mayoria de los casos las uñas se vuelven amarillas debido a que estos poros absorven el pigmento de los esmaltes los cuales manchan la uña. ¿Sabías que los esmaltes oscuros son más propensos a teñir tus uñas de este caracteríctico tono amarillento?

Para diferenciar el tinte causado por el esmalte de una verdadera condición médica revisa tus uñas. Si las uñas que van naciendo tienen un tono rosa saludable entonces no tienes nada de que preocuparte. 

 

Tu mejor aliada: la hidratación 

La acetona, el principál culpable de las uñas amarillas. 

El mayor problema con la acetona es que seca de manera considerable tus uñas y las debilita. Limita el uso del removedor de esmalte y asegurate de humectar tus uñas despues de casa uso. Concentrate en los bordes donde la uña toca la piel. A veces lo único que necesitas para recusitar unas cuticulas deprimentes es un buen aceite. Te recomendamos el aceite de Jojoba ya que es el más se acemeja al aceite producio por la piel. 

 

  • Compartir: