¿Qué tanto sabes de la vaginosis bacteriana?

 
Mié, 07/04/2018 - 17:09
Es normal que la vagina tenga bacterias, pero cuando existe un desequilibrio de las mismas, puede llegar a ser perjudicial.

Una vagina sana es aquella que de hecho tiene bacterias, pero cuando se produce un desiquilibrio en la cantidad que hay, se puede desarrollar la vaginosis bacteriana. Planned Parenthood la define como una infección bacteriana que ocurre cuando se pierde el equilibrio entre los diferentes tipos de bacterias saludables que están en la vagina y estas proliferan. Suele ser causada por una bacteria llamada Gardnerella vaginalis, que es el tipo de bacteria más común en la vagina. Además agrega que cualquier factor que modifique el pH de la vagina, como las duchas vaginales o el uso de desodorantes vaginales y otros productos irritantes, puede interferir en los niveles de las bacterias y generar una infección. 

Esta infección es muy común entre mujeres entre 15 y 44 años. Es importante aclarar que la vaginosis bacteriana no es una enfermedad de transmisión sexual, pero el tener relaciones sí puede aumentar el riesgo de contraer esta infección, asegura Planned Parenthood. "A veces las relaciones sexuales pueden llevar a padecer esta infección si la composición química natural presente en los genitales de tu pareja altera el equilibrio de la vagina y ocasiona la proliferación de las bacterias."

La infección como tal no siempre presenta síntomas, por lo tanto es un poco difícil saber si se tiene o no. El flujo vaginal delgado y abundante con fuerte olor a marisco es uno de los principales indicativos. El flujo puede ser blanco, grisaso, verdoso o espumoso. Otra característica muy presente es el fuerte olor después del sexo vaginal. También es probable que se sienta ardor o picazón y malestar al orinar. El Centro para Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomienda no tener relaciones sexuales, limitar el número de parejas sexuales y no realizar duchas vaginales para prevenir esta infección. 

La CDC hace especial énfasis en aquellas mujeres embarazadas que han contraído vaginosis bacteriana: "Las mujeres embarazadas pueden contraer vaginosis bacteriana. Si esto sucede, tienen una mayor probabilidad de que sus bebés nazcan prematuros (antes de tiempo) o con bajo peso, en comparación con las mujeres que no hayan contraído vaginosis bacteriana durante el embarazo. Un peso bajo al nacer significa dar a luz a un bebé que pese menos de 5.5 libras cuando nace. El tratamiento es de particular importancia para las mujeres embarazadas."

Esta infección puede llegar a desaparecer sin tratamiento alguno, pero si los síntomas se presentan es mejor consultar a un doctor y seguir las indicaciones y tomar los medicamentos que se le receten; hay que tener presente que la vaginosis bacteriana puede volver a aparecer. Recibir tratamiento también reducirá el riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual como VIH, clamidia y gonorrea, e inclusive se corre el riesgo de desarrollar la enfermedad inflamatoria pélvica. La CDC indica que las parejas sexuales masculinas de mujeres quienes han contraido la infección por lo general no necesitan tratamiento, pero sí puede pasarse entre parejas femeninas.

  • Compartir: