¿Sabes qué tipo de luz utilizar en cada espacio de tu hogar?

 
Mié, 07/11/2018 - 16:05
A la hora de definir la iluminación de los diferentes ambientes se debe considerar la utilidad que va a tener el espacio.

¿Alguna vez te ha pasado que entras en un espacio de tu casa y sientes que el ambiente no es acogedor o no es ideal para su fin? Esto puede ocurrir, en parte, porque la iluminación no es la adecuada.

Al elegir la iluminación de los distintos ambientes del hogar, se debe considerar la utilidad que va a tener el lugar, ya que la luz que usamos para la cocina, por ejemplo, no es la misma que se debería emplear para la habitación en donde el objetivo es propiciar el ocio y descanso.

Así como la pintura y los muebles nos permiten decorar los espacios, las luminarias nos aportan un gran valor estético y de diseño, pero aún más importante, tienen el objetivo de garantizar que un lugar sea cálido, nos mantenga atentos o por el contrario nos invite a descansar.

Pero, ¿cómo elegir la luz adecuada para cada espacio?

Antes que nada, debes tener claros dos conceptos: Temperatura del color y ubicación de las luminarias.  La temperatura del color se refiere a que la luz puede ser amarilla, neutra o blanca. Cuando es amarilla (2700 K) aporta calidez y confort, es decir que nos ayuda a sentirnos relajados y cómodos. La temperatura neutra (4000 K) mantiene un estado de ánimo intermedio entre atento y tranquilo y la temperatura blanca (6000 K) no se recomienda para el hogar porque genera un estado de atención máxima, es más usada en cuartos limpios como laboratorios.

La ubicación de las luminarias es el lugar que se le concede a las luminarias en los espacios, la cual también desempeña un papel importante porque permite acentuar la iluminación, ya sea para destacar algún elemento por estética y diseño, o por la funcionalidad que pueda tener. En el caso de estética, por ejemplo, hay luminarias que se empotran en la pared para aportar luz decorativa y en el tema de funcionalidad, lámparas de pie cuya luz cae sobre un sofá de lectura.

Hugo Melgar, lightning designer de Sylvania,  señala que la mejor opción para iluminar el interior del hogar es la luz amarilla, porque aporta calidez y confort, y en algunos espacios se puede aplicar también la neutra. "La cantidad de luminarias y la potencia de las mismas, va a depender del espacio arquitectónico y la actividad particular que se va a desarrollar en ese lugar", explica.

Cuando se trata de iluminar dormitorios, "lo mejor es la luz amarilla y optar por luminarias que permitan graduar la intensidad, así se pone mayor luz cuando se está en actividad como vistiéndose y se disminuye cuando se ve una película previo a dormir", asevera. Existen luminarias de diseño elegante, que puede graduar la luz por medio de un interruptor, un control remoto o por medio de una aplicación móvil a través de un controlador WIFI.

La luz amarilla brinda calidez, por lo es ideal colocarlas en cocina y comedor para compartir momentos agradables.  En la cocina se pueden instalar acentos en el desayunador para resaltarlo o se pueden colocar cintas LED por debajo del mismo para aportar un efecto flotante.

Para espacios de estudio o trabajo, Melgar indica que lo ideal es usar una luz neutra que permita estar atento a la tarea que se realiza. "Este tipo de luz es la que se emplea en oficinas y puede utilizarse para las áreas de estudio u oficina en el hogar", ilustra. 

En el caso de los exteriores, Melgar recomienda utilizar la luz amarilla con luminarias que permitan acentuar la arquitectura del hogar, las texturas y las áreas verdes. "Revisa que las luminarias sean para exteriores, así se garantiza que puedan resistir la lluvia y el polvo, entre otros factores propios de los espacios al aire libre", comenta.  Existen luminarias que además de iluminar el exterior de las viviendas ofrecen la funcionalidad de cámara de seguridad.

Otras consideraciones

El diseñador de luces enfatiza independientemente de la temperatura del color y la ubicación de las luminarias, siempre se debe optar por las luces LED. "Esta tecnología ofrece un consumo de un 90% menos de energía eléctrica que un bombillo incandescente tradicional y hasta un 50 menos que un tubo fluorescente. Además, permite dirigir el flujo de luz en una sola dirección y tener una mayor eficiencia lumínica", subraya.

Agrega que la vida útil de las luminarias LED es mucho más larga, tiene un mantenimiento mínimo, permite controlar colores e intensidad, es de encendido instantáneo y compatible con otras tecnologías verdes como paneles solares.

Además, es una tecnología ecoamigable. "El ahorro de energía que ofrece esta tecnología, representa también una reducción significativa en las emisiones de CO2, convirtiéndose en una herramienta para reducir los efectos del calentamiento global. Un solo bombillo LED evita la emisión a la atmósfera de 10 kilos de CO2 en doce meses", insiste.

Ya sabes que la luz juega un papel fundamental en la salud, ya que influye en el sueño, el estado de ánimo e incluso facilita las capacidades de aprendizaje. Tenlo muy presente cuando quieras tener un ambiente agradable y funcional. 

Leer más: Estas son las tendencias de decoración que verás este año

 

  • Compartir: