3 creencias bizarras acerca de los sueños a lo largo de la historia

 

Es increíble que, si bien la ciencia ha evolucionado muchísimo y se ha recorrido un camino enorme en cuanto a materia del "sueño humano" se refiere, algunas cosas permanecen siendo un misterio muy grande, sin explicación. 

Se ha sugerido que hemos evolucionado soñando como una manera de consolidar memorias, ayudándonos a solucionar problemas que no pudimos manejar conscientemente, o realizar las funciones necesarias de reparación del cerebro. Sin embargo, sigue siendo una de las partes más extrañas de la experiencia humana.

Y a lo largo de la historia se han tenido algunas creencias que ahora nos pueden parecer locas y muy bizarras. Estas son algunas:

1. Podías desterrar malos sueños usando hechizos, cobras y hígado de cerdo

Los antiguos egipcios eran muy conscientes de los sueños. Los papiros curativos registran incantaciones que tratan de desterrar cualquier sueño violento o perturbador antes de que el durmiente se acueste, usando una intrigante combinación: hígado de cerdo y estatuas de cobras de cría (no, afortunadamente no las reales).

El London Medical Papyrus registra un hechizo que fue diseñado para prevenir abortos espontáneos en las mujeres espantando malos sueños: se suponía que se hablaba de un encantamiento sobre un hilo que luego sería frotado con hígado de cerdo y envuelto alrededor del abdomen de la mujer embarazada. 

Otros papiros, sin embargo, recomiendan una versión más misteriosa: interpretan los sueños como traídos por los demonios, y dicen que deben ser destruidos por un "fuego de limpieza", manejados por la diosa Isis en forma de cobras que escupían. Cuatro cobras de arcilla estaban destinadas a ser colocadas en las esquinas de un dormitorio, el hechizo recitado a ellos, y el sueño luego intentado, en la creencia consoladora de que las cobras escupieran veneno en cualquier cosa que tratara de aparecer y causar pesadillas.

2. Los sueños eran el producto del hígado, o brisas

Las creencias griegas antiguas sobre el sueño y los sueños eran a menudo extrañas; la idea del "sueño médico", en la que los sueños de alguna manera curan las heridas del cuerpo o dan orientación sobre cómo realizar cirugías médicas, parece haber sido parcialmente aceptado. Pero había un poco de desacuerdo sobre lo que eran en la tierra los sueños, y cómo entraban en el cuerpo.

Platón y Aristóteles tenían un desacuerdo sobre el punto. Platón creía que los sueños se originaban en el hígado (humano esta vez, no cerdo), que era altamente sensible al cuerpo y sus pensamientos, y que cambiaría su forma y su "dulzura o amargura" de acuerdo a lo que estaba pasando, influyendo en los sueños. Aristóteles, sin embargo, creía que los sueños eran el resultado del hecho de que el alma abandonaba el cuerpo cuando dormía y, por lo tanto, podía recoger sutiles cambios en el aire del dormitorio. Si esas brisas llevaban información, el sueño podría interpretarla, de ahí los sueños predictivos. 

3. Las pesadillas eran el resultado del diablo y demasiada sangre

El consejo de la famosa monja medieval y polímata, Hildegard von Bingen, en la época medieval europea, se basa en la idea de que los malos sueños fueron causados por demasiada sangre y la influencia del Diablo.

"Sus aterradores sueños", le dijo al sacerdote, son causados por "humores sangrientos en conjunción con la melancolía": demasiada sangre en el cuerpo, explica ella, deja a la gente abierta a la posesión demoníaca, de modo que "repentinamente son golpeados de horror. "Su recomendación sensata es que dice oraciones todas las noches antes de que duerma, para expulsar al Diablo.

  • Compartir: