La actrices y directoras de cine están dispuestas a tomarse Hollywood

 
Vie, 03/09/2018 - 12:06
Tres mujeres están haciendo historia en el industria del cine, sobre todo en tiempos de diferencia salarial de género.
“Me volví productora porque no me voy a quedar sentada esperando buenos papeles”, estas fueron las palabras de Margot Robbie, quien interpretó a la patinadora olímpica Tonya Harding en la película “I, Tonya”, filme que está nominado a tres premios Óscar. La actriz, de origen australiano, se une a la nueva generación de mujeres productoras. Pero esta ola no nace solo de querer hacer historia, sino para interpretar personajes fuertes y, por ello, recurren a crearlos ellas mismas.
 
En esa misma línea, está la actriz Olivia Wilde, quien  debutó como directora con la película “Booksmart”. La película con estrellas, escritoras y directoras femeninas encaja perfectamente con el objetivo original de brindar más oportunidades a las mujeres de la industria. Sin embargo, su currículo también incluye la dirección de videos musicales para la banda Red Hot Chili Peppers, e incluso fue productora ejecutiva de un cortometraje documental "Body Team 12", el cual fue nominado al Óscar.
 
Por su parte, Reese Witherspoon puso manos a la obra cuando creó la productora Pacific Standard, con el propósito de darles un espacio a  "mujeres diferentes y dinámicas en el cine".  Witherspoon ha estado rehaciendo el panorama cinematográfico, permitiendo que películas lideradas por mujeres como “Gone Girl” y “Wild” prosperen en un entorno de alto presupuesto y no solo en proyectos aislados e independientes. “Big Little Lies” es su primera incursión en la televisión como productora y como actriz, y surgió como una respuesta a la escasez de roles importantes para las mujeres. "Durante 25 años he sido la única mujer en el set, sin otras mujeres con las que hablar, y ha sido muy reconfortante finalmente poder pasar tiempo con algunas de mis colegas”, explicó la actriz.
 
Greta Gerwig es una joven promesa de Hollywood, no tiene tantas películas en su currículum, pero  la escritora y directora de “Lady Bird” “lo último que imaginaba era que acabaría en la ruleta de los Óscar al primer intento”, aseguró. Al fin y al cabo, es la quinta directora nominada en la historia, en un momento  épico para las mujeres.
 
Cabe destacar que durante los 89 años de existencia de los premios Óscar, solo cinco veces se nominó a una mujer como mejor directora y solo una de ellas se ganó la estatuilla dorada. La primera nominada de los premios fue Lina Wertmuller, en 1977, por “Seven Beautiesen”; la segunda fue Jane Campion con la cinta ‘The Piano’ (1994); la tercera fue en 2004 con Sofia Coppola con “Lost in Translation” y la última fue Kathryn Bigelow, quien ganó la estatuilla a mejor directora por “The Hurt Locker” en 2010. Bigelow, aparte de ser la primera mujer en ganar un Óscar a mejor directora, también le ganó el reconocimiento a su exesposo, el reconocido director James Cameron, quien participaba con su largometraje de “Avatar”.  
  • Compartir: