Arianne Benedetti y Regina Barlotta

 
El dúo dinámico e imparable nos recibió para conversar acerca de la película y de las sorpresas que han tenido después del estreno.
Reprogramamos esta entrevista varias veces hasta conseguirla; Regina nos recibió en las oficinas de VFX, Arianne había tenido una llamada importante de un posible patrocinador... y a estas alturas, después de haber pedido plata hasta abajo de los colchones, esas cosas no se postergan. No nos quedaba otra que esperar,  finalmente llegó y pudimos conversar con ambas para enterarnos de algunas cuantas cosas y para ser testigos del imparable espíritu y la energía explosiva que generan ambas cuando el cuerpo entero se les llena de pasión al hablar de su proyecto. 
 
¿Cómo comenzó esto? ¿De dónde surgió la idea de hacer esta película?
Arianne: El hacer una película nace desde que Regina y yo estamos chiquitas. Somos primas hermanas, las dos estudiamos producción y nos dedicamos a esto y es un sueño que siempre habíamos tenido. Yo más enfocada hacia el cine, Regina más enfocada hacia televisión. Por necesidad de todos los que producimos, terminamos haciendo publicidad, es lo que paga las cuentas. Pero siempre con esa piquiña de poder hacer algo de eso. Yo seguía tirándola, hice varios cortometrajes en los que Regina trabajó conmigo y juntas ganamos un proyecto que se llama Proyecto 48 de TNT, ahí tuvimos esa experiencia de cine. Fue ese momento de lograr por primera vez lo que queríamos. Trabajé muchos años en TVN, y después de hacer la primera serie en Panamá y un montón de cine gallo decidí que la televisión tampoco era lo que quería, entonces me fui a España, a realizar otra carrera y ahí me di cuenta de que mi plan era llegar allá, me iba a ver un superproductor e iba a decir ‘tú eres la directora que yo quiero para mi próxima película’ y yo iba a dirigirla. Cosa que obviamente no pasó, pero sí me di cuenta de que los directores que estaban creciendo en España habían escrito sus propias obras. Me fui por ahí y dije ‘tengo que escribir’. A finales del 2001, yo iba mucho a Retiro, a un parque que había allí, y me encontré con dos niños pidiendo dinero en la calle y fue como: ‘¿por qué?, ¿por qué estos dos niños a las diez de la mañana, que deberían estar en la escuela, están en un parque, haciendo esto?, ¿cuál puede ser la historia?’. Entonces decidí escribir lo que podría ser su historia. No les pregunté. Ese día salí con la historia medio montada, y me vino con el nombre, ‘Más que Hermanos’.       
 
Y después, ¿cómo llegó el momento de realizar la película?
Arianne: Escribí el primer guión, me fui por España tocando puertas, definitivamente no pasó nada y entonces regresé a Panamá. Y esto nunca lo he dicho en una entrevista, mi plan era venir  a Panamá, a trabajar por un año sin gastar ni un centavo y entonces con esa plata iba a poder vivir en Los Ángeles por un año, para jugar suerte. En el camino, como toda mujer tonta, al mes me enamoré de un man, y todos los planes se fueron pal... Terminé con él, demoré un año para recuperarme del dolor y  pasó la vida, nunca me fui. Me quede desarrollando la industria de cine en Panamá. Cosa que tomó su cuerpo. En el 2005, ‘Más que Hermanos’ se transformó en un libro, ahí me di cuenta de que había cosas que cambiar en el guión e hice modificaciones, allí la historia comenzó a evolucionar a lo que es hoy. Ese fue el camino. Hasta que le dije a Regina que creía que tenía los conocimientos necesarios, un guión bien formado, las dos teníamos casas y bienes que hipotecar y le dije: ‘empieza a sacar tarjetas de crédito porque en un año y medio estoy filmando esta película’. Faltaba una cosa, habíamos metido una coproducción con una empresa muy grande argentina que se llama ‘Más Cine’ y le dije vamos a ver qué pasa y ella me dijo: ‘si eso sale, hablamos’. La llamé un día dizque: ‘el Estado de Argentina nos está dando 110 mil dólares para la película, ¿estás o no estás?’. Regina ahí bailó un poquito la zoca y dijo: ‘dale’.
 
¿Cuál fue el reto más complejo de toda esta travesía?
Regina y Arianne (en coro): ¡La plata!
Regina: El esfuerzo físico, somos seres humanos y al final del camino nadie se va a morir por hacerlo. El tema de la plata pensábamos que iba a ser más fácil, honestamente por las relaciones comerciales que tengo con este grupo corporativo, manejo los presupuestos del grupo de producción, entonces sé cuánto se gasta un cliente en un comercial de 30 segundos. Sabía qué cliente gastaba, a quién le podía pedir, estaba clarita. Para mí no había forma en que nos jugaran la pelota, pero nos jugaron la pelota de todas formas. Nosotras tocamos puertas de 56 clientes, clientes de peso, y nos sentábamos cuando nos daban ‘play’. Salíamos de ahí con la impresión de que lo  habíamos vendido.
Arianne: Pero al final del día, they didn’t buy it, nadie pensó que iba a ser posible. Tienes a dos personas que te están hablando de una película que parece de Hollywood y te dicen voy a traer al hermano de Julia Roberts y va a grabar en Panamá con María Conchita Alonso y Drew Fuller y todos te miraban dizque ‘estos manes están en droga’. 
Regina: por un lado decían: ‘las felicito por su ambición y su visión’, pero cuando te parabas y  te ibas no era así. La realidad económica del país no nos ayudó, todo el mundo estaba recortando. El tema económico fue un ‘challenge’ y ambas creemos mucho en Dios y creemos que esto es obra de Dios, porque estando dentro de la película, ya rodando, nos faltaba más de la mitad de la plata.
 
Mundialmente el rol del hombre y la mujer todavía no gozan de igualdad, ¿alguna vez se sintieron inseguras por eso desarrollando el proyecto?
Regina: Lo hemos hablado. Ninguna de las dos en ningún momento ha sentido discriminación. No sé si es que somos mujeres medio con huevos, digamos, y que simplemente ese es el chip que las dos hemos tenido toda la vida porque hemos trabajado ya dentro de la industria. Ella (Arianne) tiene 20 años y yo 15, no es una industria nueva para nosotras. Y hemos sido líderes siempre, entonces de por sí ni siquiera percibo el tema de que soy mujer.
 
¿Qué cosas aprendieron o reafirmaron la una de la otra?
Arianne: que juntas somos invencibles, que yo tengo lo que a ella le falta, y ella tiene lo que a mí me falta.
Regina: Arianne no piensa, ella va porque va y se lleva a quien tenga que llevarse, sin pedir permiso. Y yo no, soy más escéptica en el tema, la nube negra me dicen a veces, porque siempre estoy mirando todos los escenarios. Ella siempre me dice ‘no pienses en lo negativo, mira solo lo positivo y lo positivo se va a dar’, pero no, mido todo.   
 
Y ahora con el tema de los Óscar, ¿pensaron que eso podría llegar a pasar?
Regina: casualmente, con este tema cuando me enteré me ataqué de la risa, porque decía: ‘tenemos una película, pero somos un país chiquito, competíamos con pocas películas, pero cuando vas para afuera te das cuenta de que en un Cannes, por ejemplo, existen 13 mil películas. Eso es un “shock” fuerte porque todo el trabajo que hiciste y resulta que eres una en un montón. Y todos piensan que su película es  ‘worth los Óscar’. Entonces bueno, el tema de que ahora me lo estoy creyendo. Definitivamente entramos en la carrera y dentro de las posibilidades veo todo, he visto cómo Dios nos ha agarrado y los ha sorprendido. A mí me ha sorprendido: ‘lo que tú crees que tú habías hecho, pilla, pilla esto’. Estoy asombrada con lo que estamos pasando. Definitivamente, las probabilidades son una en 92 películas, pero estamos haciendo todo lo posible por lograrlo. Estamos jugando a los ‘big leagues’. 
Arianne: No tenemos dónde caernos muertas, pero al final del día lo hablamos y decidimos hacerlo. Ya estamos aquí, estamos en la puerta del horno. Decir que ‘Más que Hermanos’ no llegó porque no teníamos la plata para hacer la campaña que requiere el proceso de llegar a los Óscar, no. Si la película no llega, que sea porque la película no llegó, no porque faltaban recursos. La lucha será hasta el final, vamos hasta el final.  
  • Compartir: