Copa Menstrual

 
Una mirada sincera a un método algo más natural para usar en los días del periodo femenino, expertas en el tema nos comparten sus ventajas y sus complicaciones.

La búsqueda por utilizar métodos orgánicos de todo tipo en relación con nuestro cuerpo ha aumentado considerablemente en los últimos años. Muchos creen que se debe al acceso rápido y sencillo que existe a la información. Lo cierto es que las estadísticas no mienten, y señalan que las personas están preocupadas por conocer qué ingieren en sus cuerpos y qué ingredientes contienen esos productos. Además de la sensibilidad con el medio ambiente.

Pues los métodos para afrontar los días de menstruación no han quedado fuera de la ecuación. Por eso conversamos con las chicas de Amapola Panamá, una comunidad de Instagram que se ha sumado a la distribución y venta de métodos más amigables con el medio ambiente y orgánicos para utilizar durante los días femeninos.

La copa menstrual

Quizás a estas alturas hayas escuchado nombrar este mecanismo. Aunque no lo creas, existe desde 1930, se trata de un recipiente en forma de taza, creado a partir de siliconas atóxicas o de elastómero termoplástico (también conocido como TPE). Las chicas de Amapola señalan que dependiendo de la marca, así mismo variará el material del cual está hecha la copa. Lo que todas comparten, sin embargo, es que los materiales que se utilizan son hipoalergénicos y de grado médico.

Itzel y Vanessa, creadoras de Amapola Panamá, encontraron distintas razones por las cuales incursionar en el método. “A mí lo que me enganchó fue  la parte ecológica. Yo decía: ‘no, la cantidad de desperdicios que se generan, el tiempo que demora una toalla sanitaria en descomponerse’, y me parecía que dejar toda esa cantidad de basura en el planeta y el manejo de todos esos desechos tiene toda una serie de consecuencias que si no nos metemos a investigar, no los vas a pensar”, nos contó Itzel. Vanessa, por otro lado, estuvo interesada en la practicidad del método: “Estaba asombrada porque nunca había escuchado hablar de ella. La información que me dieron y los beneficios que me explicaron, entre ellos lo bueno que resultaba el método para chicas con flujo abundante como yo, me hicieron decidir a probarla”. Además, la copa menstrual es un producto reutilizable (se cambia cada 5 a 10 años) lo cual da como resultado un ahorro considerable. Según distintos estudios, el costo de uso en tampones por un año es equivalente a aproximadamente $100 dólares, ¡saquemos la cuenta de cuánto ahorraríamos en 5 años!

Entre otros beneficios, la copa causa menos irritaciones e infecciones vaginales. “La copa menstrual no absorbe el flujo, lo almacena y respeta la flora bacteriana que existe en el canal vaginal y esto ayuda a prevenir infecciones”, explicó Itzel. Además no crea resequedad, como el tampón, el cual no discrimina entre flujo menstrual y flujo vaginal y termina por absorber todo.

Cómo se utiliza

El método de uso es algo de lo que hay que estar informadas antes de utilizarla  por primera vez. La copa debe ser esterilizada antes del periodo, para eso hay que sumergirla en agua hirviendo por cinco minutos. 

Itzel Díaz  recomienda incursionar en el método durante los días menstruales, y es importante que la primera vez que se introduce no esté totalmente seca. Se puede introducir húmeda o con ayuda de algún lubricante. La copa hay que introducirla doblada  en el canal vaginal, el cual tiene la característica de situarse en dirección hacia el ano, lo cual quiere decir que no debes introducir la copa hacia arriba, sino que deberás darle cierta inclinación hacia atrás, ya que el canal vaginal sigue esa forma. La copa cuenta con lo que se denomina “agarre”, que puede tener forma de palillo o anillo. Todo debe quedar dentro del canal vaginal. Cuando debas cambiarla, el agarre será lo que te permita bajar la copa, doblarla para retirar el aire y  removerla del todo. Es necesario que en todo este proceso te asegures de tener las manos limpias. 

La frecuencia de cambio de la copa menstrual varía según la cantidad de flujo que tenga la mujer, hay quienes la cambian dos veces al día, otras mujeres solo una. El máximo de horas que la copa puede estar introducida en el canal sin cambio es 12 horas.  Al retirar la copa, la deberás lavar únicamente con agua y después podrás volver a introducirla.  

 Otra acotación importante es el tamaño de la copa, este dispositivo viene en distintos tamaños y su elección está dada por la anatomía de la mujer que vaya a usarla. Todo dependerá de tu altura, peso y el tamaño de la cavidad de tu canal vaginal. “El hecho de que tú te enfrentes a la copa crea cierta conciencia de la anatomía femenina que no necesariamente se tiene cuando utilizas otros métodos como las toallas sanitarias. Nos hemos dado cuenta vendiendo esto que muchas mujeres están desconectadas de cuál es la realidad de su anatomía”, concluyó Itzel.  

  • Compartir: