El porqué las mujeres sufren mayor ansiedad que los hombres

 

En muchos países se da el caso de que la población femenina suele ser la que mayor problemas de ansiedad presenta. 

Hay algunas pruebas de que los niveles fluctuantes de estrógeno de las mujeres pueden alimentar la ansiedad. Pero las diferencias en la crianza pueden ser aún más influyentes. 

"Hay una suposición de que los niños deben ser valientes y hacer frente a sus miedos.Con las niñas, permitimos este tipo de reticencia o evitación de situaciones", dice Carmen McLean, profesora asistente de psicología en psiquiatría en la Universidad de Pennsylvania. En otras palabras, los padres o adultos responden a los temores de los niños de maneras marcadamente diferentes dependiendo del género. Cuando las niñas están ansiosas, los adultos son más propensos a ser protectores y les permiten evitar situaciones de miedo. 

En un estudio de la Universidad de California, Berkeley, los investigadores grabaron en vídeo interacciones de diez minutos entre madres y padres con sus hijos en edad preescolar. A las familias se les dijo que "crearan un mundo" con una bandeja de arena y pequeños juguetes. Cuando los chicos afirmaron algo, por ejemplo, diciendo a sus padres dónde poner un juguete, los padres eran más propensos a alabarlos. Cuando las chicas eran asertivas, los padres eran más propensos a interrumpir, hablar o no tener en cuenta. Esto les da a las chicas el mensaje de que no tienen control sobre su ambiente. Y sentirse fuera de control es una creencia fundamental entre aquellos que sufren ansiedad.

Barbara Morrongiello, profesora de psicología en la Universidad de Guelph, ha llevado a cabo una fascinante serie de estudios que analizan cómo interactúa la crianza con el género para influir en los comportamientos de riesgo de los niños. Cuando Morrongiello estaba en licencia de maternidad a principios de los 90, después de que su hijo mayor naciera, pasó mucho tiempo en los patios de recreo y notó enormes diferencias en lo que los niños y las niñas se animaron a hacer y no hacer. "Vi mucho más estímulo [expresado] a los niños y la precaución a las niñas", dice. Morrongiello tenía la intuición de que estos diferentes mensajes podrían estar contribuyendo a altos índices de lesiones para los niños. 

Entonces, Morrongiello y su colega Theresa Dawber condujeron un estudio que observó 48 juegos de padres y niños pequeños en un patio de recreo. Los padres y los niños primero jugaron libremente durante diez minutos. Después, los adultos fueron instruidos para enseñarle a sus hijos a deslizarse por un poste similar a lo que verías en una estación de bomberos.

Tanto los niños como las niñas tenían la misma habilidad para navegar por el equipo del patio. Sin embargo, los padres con mayor frecuencia advirtieron a las niñas acerca de la seguridad y el riesgo de herirse, mientras que tendían a fomentar la independencia en los niños. También eran más propensos a ayudar físicamente a las niñas, incluso cuando las niñas no pedían ayuda. Por ejemplo, los padres ayudaron espontáneamente a las niñas durante el 67 por ciento de sus intentos de deslizarse por el poste. Por el contrario, físicamente ayudaron a los niños sólo el 17 por ciento del tiempo. 

 

 

  • Compartir: