Tonos de piel: ¿cálidos, fríos o neutrales?

 
Conoce 3 pruebas para determinar qué tipo de piel posees

Foto: Stylecaster

¿Te ha pasado que hay días en que te arreglas, y sales sintiéndote y pensando: “Hoy amanecí como bonita”?  Y no sólo tú lo notas, la gente te lo dice. Y otros días andas, como quien dice, "con el feo alborotado".

Simplemente es porque estás usando colores que te favorecen. Así que la gran pregunta es: cómo saber cuáles son esos colores. Pues es simple, lo primero que debemos lograr es definir si eres aálida o fría.

Para saber si tu piel es fría o cálida hay varias pruebas que podemos hacer.

Por ejemplo, mira el dorso de tu antebrazo: Si las venas que observas son de color verdoso tu tono de piel es cálido. Si, por el contrario, son de color azulado, tu tono de piel es frío.

 

Otra de las pruebas que podemos realizar es con nuestros accesorios dorados y plateados.

Independientemente de tus gustos, observa con qué metal tu piel resplandece más. Si a tu piel le sienta mejor las joyas plateadas, tu tono de piel es frío. Si le sienta mejor el dorado, tienes un tono cálido.

La última prueba también es muy sencilla. Necesitamos algo de color naranja y algo de color azul, pueden ser camisetas, pañuelos, papeles, etc. Mírate en un espejo con luz natural y sin maquillaje (esto es super importante), coloca debajo de tu barbilla, primero un color y después el otro.

Tómate tu tiempo (tómate fotos, para que puedas compararlas) y observa qué color ilumina mejor tu cara, con cuál se disimulan mejor las imperfecciones, y milagrosamente hasta las ojeras se disimulan. Si te sienta mejor el naranja, eres de tipo cálido; y si te sienta mejor el azul, eres de tipo frío. Si no notas ningún efecto con las pruebas y te ves exactamente igual, entonces tu piel es de tono neutro, algo no muy común, pero eres muy afortunada, porque te sienta bien casi todo.

Siempre es bueno hacer estas pruebas con alguien para compartir opinión y ser más objetivos.  Reúnete con una amiga, y háganse las pruebas juntas… les prometo que se divertirán.

Ahora que ya hemos definido si eres fría o cálida, podemos saber cuáles son esos colores que mejor nos quedan.

Saber qué tonos son los que nos favorecen puede hacer una gran diferencia en nuestro aspecto, y como consecuencia lograr vernos y sentirnos increíbles.

 
 
 
 
  • Compartir: