Homeopatía para animales, una alternativa que toma fuerza en Panamá

 
Vie, 11/22/2019 - 13:39
"La mayoría de las enfermedades tienen cargas y las plantas lo que hacen es unirse a esas cargas para aminorar las negativas y transformarlas en positivas", Gina García.

Canela, caléndula, diente de cola de caballo, guayaba, manzanilla, guanábana y otras miles de plantas son las protagonistas en la historia de la medicina alternativa, y de acuerdo con los conocedores en el tema, estos ingredientes, transformados en remedios, son más que una "agüita".

Como medicina alternativa se presenta la homeopatía, un tipo de terapia basado en la idea de que lo igual cura lo igual y que con ello se puede ayudar al cuerpo humano a sanar de forma natural y menos agresiva que los medicamentos tradicionales. La homeopatía, que usa sustancias del reino vegetal, animal y mineral en sus preparaciones, ha sido duramente cuestionada y debatida, pero no deja de presentarse como una opción para quienes creen en ella. Cuando las enfermedades aparecen, algunas personas recurren a la homeopatía, para ellos  e incluso para sus mascotas.

La veterinaria, Gina García, especialista en homeopatía animal asegura que esta ya tiene bases científicas. “Nosotros sacamos la esencia de las plantas, sea por unos aceites de gotas, colirios o cremas, extracción que se hace de las plantas, los minerales y de los propios animales y el ser humano”.

Es común que haya personas que no creen en la medicina alternativa y la doctora Gina es consciente de ello, al punto de reconocer que cuando empezó la práctica en el país, la llamaban “la médica de las gotitas y/o de las agüitas”.

“Esto no es agua, es un componente que ha tenido un proceso que ya laboratorios reconocidos tienen sus fórmulas e indicaciones”.

¿Cómo funciona? 

Cuando se hace un medicamento, ya sea químico u homeopático necesitas traspasar ciertas barreras para que lleguen a los órganos o a las células. La especialista detalla que las células del cuerpo tienen unos receptores que son como una “telita débil” que recibe lo bueno y lo malo del cuerpo. El medicamento administrado ya sea inyectable, oral, a través del ojo, oídos, subcutáneos o a través de la piel (todo depende del grado de la enfermedad), para que haga efecto, necesita traspasar esas fases, pero “la planta no necesita romper barreras, pues directamente traspasa esas barreras sin haber un rompimiento de las células, por eso no tiene alteraciones del cuerpo humano, no tiene sobredosis, a menos de que el componente que se use necesite una restricción de precaución”. 

Leer más:  'Fake news': aprende a no caer en la industria de las noticias falsas

La mayoría de homeópatas utilizan vehículos como el DMCO (dimetil sulfóxido), un medicamento creado hace mucho tiempo. Cuando un animal es atendido, en primera instancia se hacen los exámenes habituales para comprobar su estado de salud, como llenado capilar, frecuencia cardíaca, temperatura, peso, hemogramas y otros; además, requieren hacer un análisis de con quién vive y cómo es el entorno en el que se desarrolla, pues esto puede desencadenar en muchas patologías, ya que hay enfermedades zoonóticas, psicológicas o emocionalmente y físicas, explica García. 

“Yo realizo los exámenes cuando llegan y entre 10 y 20 días se los repito para compararlos y ver qué mejoría se ha logrado” , comenta la veterinaria.

El proceso que Gina realiza es de desintoxicación del cuerpo con suplementos homeopáticos y fitoterapia (mediante hierbas). Después, hace un análisis para conocer de dónde proviene la enfermedad del animal (sistema nervioso, renal, cardíaco, digestivo...), cuando tiene un diagnóstico, hace los componentes madre (esencia de la planta) y hace las tinturas y le adiciona cloruro de magnesio que ayuda como vehículo a llegar al aparato circulatorio, agua y alcohol 90% y se le suministra según el peso, la raza y la patología

Además se apoya en el uso de las llamadas flores de bach, que son esencias de las flores fundamentales en la homeopatía. Esta esencia se traspasa en aceite, alcohol y puede ser inhalada, tomada o en ungüento. Son entre 2,000 y 200 mil flores. Estas van directamente al cerebro, mejoran los síntomas y ayudan a que el paciente se calme. 

La ley de la homeopatía es combatir la enfermedad con la misma enfermedad, es decir, que por ejemplo, si se tiene fiebre, la homeopatía ataca con los mismos agentes que tiene la fiebre; y no se crea una vacuna para contrarrestar ese agente, como en la química. La planta lo que hace es buscar los puntos débiles para combatirla. “El homeópata no hace una lucha frontal contra las enfermedades, sino que busca aliarse con las enfermedades para luego transformar lo negativo en positivo”.

García afirma que la mayoría de las enfermedades tienen cargas y las plantas lo que hacen es unirse a esas cargas para aminorar las negativas y transformarlas en positivas.

Es aquí donde entra el biomagnetismo, que es una pseudociencia que ayuda a nivelar las cargas del cuerpo. Homeopatía, fitoterapia, acupuntura tradicional china, moxibustión con una planta que se llama artemisia, que cuando se calienta desprende un humo y ese calor funciona como vasodilatadores de los tejidos neuronales, linfáticos y vasculares y la epidermis, permitiendo la conductibilidad del cuerpo; son otros recursos puestos en práctica. 

La especialista resalta siempre que la homeopatía es un complemento de la medicina tradicional. 

Leer más:  'Él es mi perrihijo': las mascotas que disfrutan de una vida llena de mimos

En el caso de la acupuntura, según la patología, se le colocan las agujas subcutáneas, mediana e interna (que va directo al órgano) en áreas como orejas y entrecejas, médula espinal (según el manual de acupuntura del animal). 

Gina explica que se conecta con los animales colocándose las agujas también, basada en que como ellos no hablan, no le pueden decir si está demasiado alto; utiliza una máquina especial que manda los voltajes, amperios y frecuencias que se le transmitirán al paciente, mediante ella logra determinar en qué nódulo está el bloqueo energético del cuerpo y así tratarlo.

La medicina alternativa, al igual que la tradicional está en constante evolución, es por ello que los doctores deben capacitarse. García asegura que se apoya mucho en los colegas  de otras especialidades para su labor, tanto en Colombia como en Panamá. 

La experiencia de Pepe

La señora Rosa María Tapia asegura que a su mascota le ha funcionado el tratamiento homeopático.

“Pepe” es un chihuahua de 14 años que por su edad empezó a tener problemas de alergias, así como afecciones en sus riñones e hígado, hemoglobina alta y se había vuelto agresivo a tal punto de morder a sus dueños. Su dueña, además de tratarlo con su veterinario convencional y su cardiólogo (pues tiene un soplo en el corazón), decidió atenderlo con la doctora Gina hace un año y afirma que ha visto gran mejoría en él. 

Pepe toma cinco gotas homeopáticas que, según Rosa María son indispensables para su salud. “No dejaría de dárselas por nada”, afirma.

“Yo digo que las gotas homeopáticas son mágicas. He visto a Pepe mejorarse en un año y tener mejor calidad de vida. Esto, acompañado del apoyo que da la doctora Gina como médico y ser humano, es invaluable”. 

Rosa María destaca que el tratamiento homeopático camina de la mano del convencional y muchas veces lo previene y es precisamente eso lo que también enfatiza García, pues si la mascota está en algún tratamiento médico, ella no se lo quita, sino que mediante la medicina alternativa lo complementa para el bienestar del animal. 

Leer más:  Brigit Casis, la empoderada sexual que causa sonrojos en Panamá

“Yo trabajo la medicina alternativa como un matrimonio con la medicina tradicional, las dos se complementan. Si un paciente está tomando medicina química, jamás se la retiro, lo que hago es ayudarle a que esa medicina química trabaje. Hay medicamentos que no se pueden quitar", dice García a lo que acota Tapia que "es importante enfatizar que Pepe toma las medicinas formales para su corazón y presión; si se llega a enfermar le damos su tratamiento convencional. El tratamiento holístico de la doctora Gina nos ha ayudado a que no se enferme y que las condiciones que su veterinario no sabía de dónde provenían desaparecieran”, dijo la señora Rosa.

Gina García recuerda que es médico veterinario zootecnista, especialista en medicina alternativa y la única avalada por el gobierno panameño para ello. Ejerce la medicina veterinaria en el país hace cinco años. Su madre es herbaria, una tradición que pasó de generación en generación al ser de una familia de cafetaleros en Colombia.

El Ministerio de Salud de Panamá fue consultado sobre la práctica de la homeopatía en veterinarios y se informó que no existen normas sanitarias en Panamá en cuanto a esta área específica.

DATOS

  • La mayoría de las botellas son de color ámbar porque al suplemento no le puede dar la luz. Generalmente son de 36 ml. 

  • Casos como alergias, epilepsias, visión, displasia de cadera, anemias, aplasia medular, uveítis en vacas, hernias y hongos en caballos, problemas gástricos en pájaros, pancreatitis y hasta problemas alimenticios en boas son atendidos mediante la homeopatía. 

  • García también trabaja el plasma rico en plaquetas, que consiste en la renovación celular.

  • “Todo lo que se pueda trabajar en medicina, se puede trabajar en medicina alternativa”, para cualquier animal y cualquier padecimiento. 

  • “El panameño se ha dado cuenta que la mascota no es solo una mascota, es parte de nuestro entorno, que nos afecta psicológicamente y que nosotros la podemos afectar psicológicamente, que nos podemos enfermar gracias a ella y nosotros la podemos enfermar. Ya no se ve a la mascota sino como a un miembro de la familia, que necesita salud, educación e interés”. 

  • Se está trabajando en Panamá para que en el país se pueda manejar la homeopatía a nivel veterinario y humano, porque de humanos hay muy pocos que la trabajan. 

  • Actualmente García maneja más de 30 bases homeopáticas de las cuales hay muchas que son nativas de Panamá. Afirma que Panamá tiene un gran banco homeopático, tanto de fauna, flora y minerales, que haría grandes aportes a nivel médico y mundial. 

  • La especialista recuerda que no se debe olvidar que el animal, por su cadena de ADN tiene su instinto y se tiene que tener eso claro y que se está para ayudarlos.  

  

 

 

 

  • Compartir: