'Fake news': aprende a no caer en la industria de las noticias falsas

 
Vie, 10/11/2019 - 16:36
¿Cuál fue la última cadena que recibiste por redes sociales? ¿Estás seguro de que era cierta? ¿La reenviaste?

Foto: Pixabay

 
Hay un dicho que reza que las noticias malas son las primeras en llegar, sin embargo, en el mundo de la tecnología las principales son las noticias falsas; esas que muchas veces impactan y alarman a quienes la leen, desconociendo que son engaños.
 
¿Cuál fue la última cadena que recibiste por redes sociales? ¿Estás seguro de que era cierta? ¿La reenviaste?
 
Días atrás recibí una cadena con video incluido. El mensaje narraba la desarticulación de una red de traficantes de órganos en China, que tenía los cadáveres de 300 niños congelados. El video era cruel: mostraba a un infante sin vida dentro de una caja con hielo y alrededor, decenas de personas consternadas llorando. Otra escena mostraba a los supuestos traficantes siendo azotados por otros. 
 
No dudo que el material haya recorrido otros teléfonos, y partido (igual que a mí) el alma de quienes lo vieron. Pero, me pregunté, ¿lo que vi es real? 
 
Rebusqué información en internet y no encontré nada que me ayudara a desmentirlo, solo algunos portales que replicaban la misma información que recibí por WhatsApp.
 
Aunque algunos elementos pudieron ser reales, era evidente que la noticia fue armada o truqueada para crear una “fake news”.
 
El consultor de tecnología, Alex Neuman me explicó que existen portales informativos que reciben beneficio económico por publicar noticias falsas, ya sea porque se les paga para generar el contenido o porque las noticias, siendo falsas, generan una gran cantidad de tráfico, el cual se monetiza a través de anuncios que aparecen en la página.
 
El experto menciona que las personas más vulnerables para caer en estas trampas generalmente son poblaciones en riesgo de ser víctimas de engaños: personas de la tercera edad, los de poca o nula escolaridad, quienes presentan dificultades cognitivas o aquellas que sufren de fanatismo.
 

Leer más:  Brigit Casis, la empoderada sexual que causa sonrojos en Panamá

 
Pensé de inmediato en las mamás, tías y abuelas que la mayoría de las veces creen en las cadenas que envían por mensaje, de hecho, Neuman detalló el por qué.
 
“Vienen de una era en que los medios de comunicación cumplían con estándares de ética y profesionalismo y verificaban la información antes de publicarla”, recordó.
 
Lo anterior ha creado un efecto halo en los medios de comunicación masivos en general, incluyendo las redes sociales, en las que los usuarios no son responsables ni serios a la hora de publicar información. Además, el riesgo para el criminal de ser descubierto y castigado es menor, por la capacidad de anonimato que puede tener una persona en una red social o en una herramienta de comunicación como las aplicaciones de mensajería.
 
“Hay registros de que el bochinche se inventó hace mucho tiempo y así como la imprenta, el internet simplemente ha sido una herramienta de distribución masiva...Está en nuestras manos educarnos para que no se convierta en una herramienta de destrucción masiva”, comenta Neuman.

 

¿Cómo saber si es Fake News?

Antes de dar un “me gusta” o compartir, Neuman insta a hacer una pausa y confirmar si la información es verdadera.
 
Aunque resulta un problema lograr identificar de inmediato las fake news, el experto recomienda apoyarse en su buscador favorito (Google, por ejemplo) y escribir en él la parte más importante de la supuesta noticia y agregarle las palabras hoax (engaño) o scam (estafa).
 
Algunos portales ya hacen la tarea. Sitios como Snopes.com o Maldito Bulo se dedican a desmentir los sitios y las noticias falsas.
 
En Panamá, la Procuraduría General de la Nación, mediante el Ministerio Público tiene una campaña en redes sociales para identificar las fake news destacando que se debe verificar la fuente de información, la fecha y el titular de la noticia en internet. De esta manera, se evita difundir información errada que busca confundir, alarmar y crear caos entre quienes la reciben. 
 
 
 
  • Compartir: