Conoce los tipos de pollera montuna y su uso 'correcto'

 
Lun, 07/22/2019 - 17:01
En el país existen más de diez variantes de esta vestimenta tradicional, que cada día es más usada por las panameñas.
Cuando hablamos de polleras panameñas, muchas personas se figuran inmediatamente la de gala santeña, debido a la laboriosidad y detalles artesanales en sus labores corridas. Pero más allá de este tipo de indumentaria, que puede resultar muy costosa y elitista (el solo vestido sobrepasa los 10 mil dólares), existen otros más accesibles en todo el territorio nacional, que igualmente tienen un gran valor ancestral y cultural. La pollera montuna, y todas sus variantes, es un claro ejemplo.
 
“ La pollera montuna es una indumentaria tradicional panameña. Su aspecto varía a lo largo y ancho del país, sin perder su esencia, y en los últimos años se ha convertido en una pollera muy utilizada, sobre todo la de estilo santeño”, señala el investigador de indumentarias tradicionales, Eduardo Cano Espino.  Antiguamente la pollera montuna era popular en Carnavales (hay teorías que indican que se usaba en Juntas de embarre pero Cano no la ubica en ese escenario); hoy se luce en diferentes actividades dentro de la comunidad o de las familias, incluso en promociones internacionales, festivales de tipo folklórico, en Fiestas Patrias, entre otras.
 
Cano realizó una clasificación de la pollera panameña después de 20 años de observación e investigaciones, haciendo recorridos por rincones de Panamá al igual que por archivos históricos y bibliotecas en distintos lugares de América y Europa. En la tipología, la pollera montuna está clasificada como una indumentaria de influencia europea, al igual que la de labores corridas (bordadas, marcadas, zurcidas, talco en sol y talco en sombra) y las polleras sin labores. Las otras dos categorías son: polleras afrocoloniales e indumentarias de usanza regional.  
 
“La pollera montuna está conformada por una camisa de una o dos arandelas. En algunos casos tiene fondos de color estampado o blanco, o bien de fondo blanco, ya sea con bordados artesanales o sin ellos. En algunas dice presente el mundillo artesanal y en otras es reemplazado por encaje blanco o resaltado artesanalmente, según sea la región”, dice el estudioso, quien ha recibido más de 100 reconocimientos, entre ellos el de Personaje Relevante de la Cultura Hispanoamericana en Burdeos, Francia, el pasado mes de mayo. 
 
Sobre el pollerón, Cano detalla que esta prenda se identifica porque lleva vuelos y es de tela estampada, tradicionalmente de fondo de color vivo —más no neón—; además, puede llevar dos o tres tramos, dependiendo la región. “Debo mencionar que hay variantes muy peculiares en las que se aprecia estampado de fondo blanco o encaje entre el cuerpo y susto”, esclarece.
 
No existe un manual sobre la forma correcta de llevar una pollera montuna; no obstante, Cano sugiere sea sencilla y natural. “El maquillaje puede hacérselo usted, al igual que el atavío”.
Algunas recomendaciones del investigador a la hora de lucirla, de forma tradicional y accesible, son las siguientes:
En la cabeza, lo más utilizado ha sido el sombrero, económico o costoso. El cabello se puede usar suelto ( si lo tiene corto) o tejido con un par de trenzas que caen normalmente hacia atrás. Si va recogido, puede usarse como un rodete en la parte de atrás. “Si utiliza tembleques, puede colocarse pimpollos de colores en un tamaño moderado que no brinde apariencia de capullos de maíz en la cabeza; si son de perlas, cuidar de no utilizar salpicados de colores, blanco en los pétalos ni cabezas de un solo color, y colocar la cantidad que permita ver el cabello entre los mismos. Debe desecharse el uso de peinetas robacorazón”, advierte Cano.
 
Por otra parte, Cano asegura que ninguna variante de montuna utiliza lazo en vez de mota; además, el gallardete y el enjaretado se utiliza en contraste con los colores predominantes en la montuna. “Con respecto a los zapatos, lo más usado siempre ha sido el zapato negro de apariencia aterciopelada o pana,  sin brillo y sin adornos de hebilla. También se usa zapatos de pana del color del enjaretado”. 
 
En cuanto a los accesorios, el santeño señala que es opcional llevar rebozo o abanico, así como la cebadera o chácara tejida en gancho o crochet —no de fibra natural—. Los colores de estos complementos no siempre coordinan con la indumentaria. Si se usa pañuelo debe ser de color blanco. “No debemos olvidarnos del peticote, el cual es de una estructura sencilla, lo más común es usar uno ya que cubre bastante”.
 
La joyería de la mantuna no tiene reglamentos de ningún tipo, tal como indica Cano. “En alguna región la empollerada se coloca la cantidad que desee o tenga, de acuerdo a su preferencia. En el resto del país lo más común es utilizar un aproximado de tres cadenas tradicionales, aretes sencillos, preferiblemente cortos; siempre tapahueso de cinta negra, en los brazos alguna caña o semanarias y anillos sencillos”.
 
Durante la conferencia magistral “Las montunas de Panamá”, realizada en el teatro Gladys Vidal por el investigador (Cano ha dictado conferencias en Europa sobre las tradiciones panameñas y en 2018 realizó  180 conferencias gratuitas en Panamá), conocimos las  variantes de montunas a nivel nacional, según la clasificación del investigador. Descúbrelas a continuación.
 
 
La montuna de zaraza de dos arandelas, de Pajonal, es una variante de la provincia de Coclé. Se lleva con zapatos negros de pana y sombrero. Las trenzas del cabello se llevan hacia el frente.
En la montuna de camisa blanca de dos arandelas, tal como lo dice su nombre, la camisa siempre es blanca y el enjaretado es del color del gallardete.
La montuna de camisa estampada, o "pollera de pobre", como le conocen, se da en el distrito de Antón. Al sombrero se le coloca una cinta del color del enjaretado y se adornan las orejas con flores del jardín.
 
 
El pollerín chorrerano es una de las variantes de montuna que se usan en la Chorrera. Se lleva con panas negros. La camisa es blanca y lleva una arandela estampada de la misma tela del pollerón. El cuerpo y el susto del pollerín se dividen por una línea blanca.
La picarona antonera con sombrero es otra variante de Antón. El pollerín lleva tela estampada mientras que la camisa suele ser fondo blanco, con pequeñas labores. Como su nombre lo indica, se utiliza con sombrero.
El pollerín de La Chorrera con camisa de labores se usa con una camisa blanca, pero en lugar de estar decorada con la misma tela del pollerón, lleva labores y está enjaretada con una cinta, sin moña al final. También se usa con sombrero, con una cinta del mismo color del enjaretado.
 
 
La montuna de Coclé del Norte lleva un pollerín de tela estampada y una camisa blanca con una arandela de la tela del pollerín. También se usa con sombrero.
La montuna santeña con tembleques es una de las variedades de montuna más populares. La falda es de tela estampada y la camisa lleva labores corridas (bordado, zurcido o estampado) y mundillo hechos a mano. Se usa con tembleques de colores.
La montuna de camisa blanca de una arandela se complementa con sombrero, flores de jardín en las orejas y enjaretado del color del gallardete. También se estila llevar una chácara.
 
 
Otra variante de Antón es la picarona antonera de camisa blanca, que se diferencia porque utiliza camisa blanca con encajes, tal como indica su nombre.
La montuna ocueña de camisa de lunares lleva una camisa de lunares. La falda es estampada y se marca con rayas la división de su estructura (cuerpo, susto y picarona). Se utiliza con sombrero ocueño y pequeñas flores artificiales (tembleques). Se usa sin zapatos.
La pollera montuna veragüense se caracteriza por llevar el gallardete largo a un costado de la espalda, con los colores del enjaretado. Se lleva con los pies descalzos, trenzas, sombrero y pqueñas flores artificiales sobre las orejas.
 
La montuna ocueña se usa con camisa blanca (con enjaretado, sin moña), rebozo, chácara de colores (donde la mujer lleva sus pertenencias) y sin zapatos. La falda es estampada y su estructura se divide con líneas blancas.
La montuna santeña con sombrero se lleva con moños. El pollerín es estampado y la camisa de labores corridas con mundillos hechos a mano.
La pollera de zaraza de una arandela, del Pajonal, lleva un pollerín estampado y una camisa blanca con una arandela de la tela de la falda. Se complementa con sombrero.
 
  • Compartir: