Devuelve a la vida los muebles viejos de madera con tus propias manos

 
Sáb, 01/11/2020 - 11:46
Un mueble antiguo siempre debe pasar por este proceso de restauración, no importa cuantos años tenga, si no el valor sentimental que este guarda

Como seres humanos siempre desarrollamos algo que ese llama sentido de pertenencia. Esto también ocurre cuando hablamos de muebles como sofás, libreros, mesas, sillas, entre otros que necesitan que se les devuelva sus días de lujo. Cuando un mueble presenta síntomas de deterioro no hay porque deshacerse de él; tirarlo no debería ser una opción.

En este artículo te enseñaré, paso a paso, cómo restaurar un mueble de madera con tus propias manos. Es muy sencillo y entretenido.

Leer más: Cómo elegir las cortinas adecuadas para el hogar

Materiales

Lo primero que debes buscar es:

  • Un trapo limpio y suave para limpiar la superficie

  • Papel de lija de grano medio y de grano fino

  • Brochas: Una ancha para abarcar mucha superficie y otra delgada para los detalles

  • Solvente para remover pintura (en caso de que tu mueble esté pintado)

  • Tapa poros para cubrir el daño a la madera

  • Tinte o pintura para madera

  • Barniz

  • Pintura para madera

Leer más: Cómo resaltar una pared con diseño y color

Procedimiento

  1. Prepara la superficie

Debes comenzar lijando la superficie del mueble por completo. Esto ayudará para que cuando lo tiñas todo quede uniforme. Con este paso conseguiremos emparejar la superficie y eliminar las irregularidades que pueda tener el mueble por su fabricación o de una anterior restauración. Al terminar de lijar, con un trapo deberás quitar el polvo producido para comenzar con el polvillo.

  1. Preparación y aplicación del tinte

Debes preparar el tinte antes de comenzar a lijar para lograr una buena mezcla; ten en cuenta la cantidad que se usará según el tamaño del mueble. Utiliza la brocha gruesa, libre de polvo, para dar acabado. Para que siga la forma de la madera debes comenzar a pintar con las vetas de ella, quitar los excesos con un algodón. Las pasadas de pintura dependerán del mueble y su manera de absorber.

  1. Deja Secar y lijar nuevamente

Una buena ventilación y luz natural harán que tu mueble adquiera un acabado prolijo. Después del secado se deberá dar una pequeña mano de lija de lana para lograr un brillo natural en la superficie.

  1. Proteger lo trabajado

Esto te permitirá impermeabilizar el mueble y protegerlo de futura contaminación por ácaros que pueden afectar y deteriorar la madera. Una vez aplicado el tapa poros debemos lijar con una lija suave para los excesos. Debemos, al menos,  conseguir tres capas de impermeabilización.

  1. Barniz y acabado final

Las gamas de barnices para muebles son muy variadas. Los encontramos desde satinados o mates, incoloros o teñidos hasta tonos de maderas variados. Debes aplicarlo de manera uniforme, evitando las burbujas de aire y pasando la brocha varias veces por el mismo lado. 

Rescatar un mueble con valor sentimental es importante en nuestro crecimiento. No por estar deteriorado significa que no sirve; este es el momento cuando más provecho podemos sacarle, ya que cuando nuestros invitados lo vean pensarán que son nuevos. 

  • Compartir: