Los sí y los no de una correcta aplicación de pintura

 
Mié, 07/17/2019 - 18:00
Pintar es ideal cuando quieres darle un nuevo aire a tus espacios. Te damos algunos consejos para hacerlo sin desperdiciar ni una gota de pintura y obtener el mejor resultado, mientras optimizas el costo.

Pintar la casa es una de las mejores inversiones en decoración que se pueden realizar, porque a través del color, se pueden embellecer y transformar los espacios. Si alguna habitación requiere un remozamiento para verse distinta, un poco de color y reacomodo de los muebles es una sencilla y efectiva solución.

Leer más: Combinación de colores, la tendencia que debes implementar en la decoración este año

Glidden te comparte algunos consejos para pintar tus espacios sin desperdiciar ni una gota de pintura y obtener el mejor resultado, mientras se optimiza el costo.

Los sí:

  • Preparar la superficie. Recuerda que es importante limpiar las superficies, dejarlas libres de humedad, moho, polvo y ceras. Para ello, puedes utilizar una lija de grano 220. Una vez que quitaste todos los residuos excedentes, te puedes ayudar con una espátula para quitar restos de pintura. Pero antes de tomar la brocha, corrige las imperfecciones de tus muros; si hay orificios o grietas, usa un resanador, y una vez que ya secó, pasa de nuevo una lija de grano suavemente para alisar la superficie.
  • Usar sellador. Si pensabas que el sellador no es importante, te equivocaste. Luego de haber rellenado grietas, se recomienda aplicar el sellador, este producto es básico porque garantiza que la superficie absorba la pintura por igual y se adhiera mejor, disminuyendo la porosidad y ahorrándote capas de pintura.
  • Verifica la calidad de la pintura. Elegir pintura de calidad te garantizará que con una o dos capas logres el acabado perfecto. Además, que los muros se conservarán en mejores condiciones durante más tiempo.
  • Calcula la pintura. Revisa la ficha técnica de la pintura para conocer el rendimiento aproximado y calcula la cantidad necesaria. Puedes multiplicar el alto por el ancho de tu pared así obtendrás los metros cuadrados a pintar.

Los no:

Sumergir la brocha en la lata completamente. No busques tocar el fondo. Mejor sumerge el pincel solo dos tercios. De esta manera no estarás desperdiciando pintura.

  • Confiar en el secado al tacto. Un error tan grave como común es no esperar lo suficiente entre la primera y la segunda capa. El problema es confundir secado con secado al tacto. Al tacto, la pintura “parece seca” pero en realidad no lo está. La capa más superficial está seca pero la más profunda todavía guarda humedad Debes tener en cuenta que la pintura está hecha, principalmente, de agua y tienes que esperar un espacio de tiempo razonable para que seque antes de volver a pintar.
  • Pintar en días húmedos. Toma en cuenta que en días húmedos la pintura tarda más en secar, por lo que es recomendable pintar en días secos. En lo posible, pinta también en días frescos, cuando puedes tener todas las ventanas abiertas para adelantar el proceso de secado.

Aunque solo desees pintar una sección pequeña, debes proteger el piso y otros muebles. Si es posible, retira todos los objetos de la habitación que vas a pintar: muebles, cuadros, cortinas, espejos, alfombras, etc. No olvides las placas de los interruptores y los enchufes. Para proteger suelos puedes utilizar papel kraft; para zócalos, molduras de puertas y ventanas puedes utilizar cinta adhesiva azul.

Así que, anímate a pintar tu casa porque todo lo anterior vale la pena. Evita estos errores y harás un buen trabajo, además tu bolsillo te lo agradecerá.  Recuerda que cuidar los detalles a los cuales muchas veces no les damos la debida importancia, hará que logres una pintada verdaderamente de ensueño.

 

  • Compartir: