¿Sabes cuál es la mejor forma de alimentar la imaginación de tus hijos?

 
Mar, 10/22/2019 - 17:05
Explotar la imaginación en los niños les ayudará a desarrollar una vida sana y plena

En la actualidad, la imaginación continúa como uno de los elementos más importantes para el crecimiento de las personas. Ya que, esta capacidad, que todos poseemos, nos permite solucionar problemas, crear tecnología, productos y modelos que facilitan nuestra vida. Por esa razón, cada vez se vuelve más común que surjan ámbitos y opciones para estimularla y desarrollarla.

La postura que tenía la escuela de que un pensamiento lógico-matemático era sinónimo de un futuro feliz y exitoso para los niños, se va disipando cada vez más con el paso del tiempo; y a la vez, con este proceso, los padres y madres de familia buscan espacios y actividades que permiten a sus hijos explotar sus cualidades para construir una vida plena y feliz. Por este motivo, es importante entender el camino para estimular una formación imaginativa y las herramientas con las que contamos para lograrlo.

Leer más: Descubre por qué es importante la creatividad en la educación

De inicio, los niños y niñas comienzan a desarrollar sus habilidades imaginativas desde que son bebés. Si bien, los expertos no han determinado la edad exacta en la que se forma la imaginación, sí se tiene registro que ésta surge a partir de las experiencias a las que los niños son expuestos.  Por este motivo, su imaginación se hace compleja con el paso del tiempo y las vivencias que tiene. De esta forma, encontramos que los niños de uno a tres años basan su imaginación en la imitación, mientras que los niños de preescolar empiezan a involucrarse en grupos, haciendo su proceso más vivencial y colectivo.

Leer más: Tecnología y educación, una cuestión de equilibrio

En este sentido, estimular y promover un pensamiento con imaginación no es complicado, sólo se requiere practicar actividades adecuadas y elegir las mejores herramientas. Desde muy temprana edad, la imaginación se puede desarrollar a partir de los juegos, las historias y las actividades en familia. Los ejercicios pueden ser parte de tu rutina diaria y no será necesario gastar en tecnología o juguetes, sólo necesitarás dedicar tiempo de calidad.

  • Leer un cuento a tus hijos antes de dormir es una de las mejores prácticas, ya que a partir de la narración, tus hijos pueden imaginar la realidad del texto. Una buena alternativa es pedirles que cierren los ojos mientras lees, al cerrarlos les permitirás concentrar su atención en lo que escucha y dejarán volar su imaginación.

  • Dibujar y colorear garabatos, rayones, ilustraciones y todo lo relacionado al acto de crear es una excelente alternativa. Si tu hijo tiene un año podrá comenzar con los garabatos, hasta llegar a crear con el paso del tiempo representaciones de su realidad y se volverá más experto con el uso de materiales como los crayones. El equipo de Crayo aconseja utilizar crayones, ya que son excelentes para etapas tempranas, de uno a tres años, por su durabilidad, y tienen el tamaño ideal para que los niños puedan tomarlos.

  • Juego de roles con tu hijo. Crear una situación en la que ambos puedan tomar un rol, lo ayudará a representar el mundo que lo rodea, sin olvidar los toques de imaginación que van a necesitar para convertir su casa en una selva, barco, campamento o la escuela. Además estos ejercicios te permitirán aprovechar para mostrarle a tu hijo cómo actuar ante determinadas situaciones en las que puede encontrarse sin tu supervisión.  

Prueba estas actividades recurrentemente y crea otras que estimulen la mente de tu hijo. La imaginación será parte activa de su desarrollo personal y profesional. Enséñalo a encontrar herramientas que lo ayuden a conocerse y encontrar los ámbitos en los que él puede destacar a partir de la imaginación y la creatividad. 

  • Compartir: