Los niños solo deben 'trabajar' en sus sueños

 
Mié, 06/12/2019 - 10:08
El trabajo infantil va en contra de los derechos fundamentales de la niñez, por ello, la OIT lanzó el "Día mundial contra el trabajo infantil" (12 de junio) para concienciar acerca de la magnitud de este problema y aunar esfuerzos para erradicar esta realidad.
Los niños son sujetos de derechos, como cualquier ser humano. Todos los derechos de los niños están recogidos en un tratado internacional que obliga a los gobiernos a cumplirlos: la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN). Es el tratado más ratificado de la historia y los 195 Estados que la han ratificado tienen que rendir cuentas sobre su cumplimiento al Comité de los Derechos del Niño.
 
"No hay causa que merezca más alta prioridad que la protección y el desarrollo del niño, de quien dependen la supervivencia, la estabilidad y el progreso de todas las naciones y, de hecho, de la civilización humana". Estas palabras aparecen en el Plan de acción de la Cumbre Mundial a favor de la Infancia, y no es para menos, es menester hacer valer los derechos de los niños si queremos una mejor sociedad.
 
Independientemente del lugar donde nacieron, su religión, raza o cultura, todo niño, sin excepción, tiene derecho, entre otros, a la supervivencia y la salud, a la educación, al juego, a la protección, a no ser separados de su familia, a tener un nombre, a opinar y ser respetados. El trabajo infantil va en contra de los derechos fundamentales de la niñez, por ello, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) lanzó el "Día mundial contra el trabajo infantil" (12 de junio) en 2002 para concienciar acerca de la magnitud de este problema y aunar esfuerzos para erradicar esta realidad. 
 
Para 2017, en todo el mundo, 218 millones de niños de entre 5 y 17 años estaban ocupados en la producción económica. Entre ellos, 152 millones son víctimas del trabajo infantil; casi la mitad, 73 millones, están en situación de trabajo infantil peligroso. De los 152 millones de niños en situación de trabajo infantil, 88 millones eran varones y 64 millones niñas. Así lo reveló la Estimación mundial sobre el trabajo infantil: Resultados y tendencias, 2012-2016, Ginebra, septiembre de 2017.
 
 
Otro dato revelador del informe es que casi la mitad de los 152 millones de niños víctimas del trabajo infantil tenían entre 5 y 11 años; 42 millones (28%) tienen entre 12 y 14 años; y 37 millones (24%), entre 15 y 17 años. Además, el trabajo infantil se concentra en primer lugar en la agricultura (71%), que incluye la pesca, la silvicultura, la ganadería y la acuicultura, y comprende tanto la agricultura de subsistencia como la comercial; el 17% de los niños en situación de trabajo infantil trabaja en el sector de servicios; y el 12% en el sector industrial, en particular la minería.
 
Por otra parte, en 2015, los dirigentes mundiales adoptaron los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que incluían un renovado compromiso para acabar con el trabajo infantil. La Meta 8.7 pide a la comunidad internacional “adoptar medidas inmediatas y eficaces para erradicar el trabajo forzoso, poner fin a las formas contemporáneas de esclavitud y la trata de seres humanos, y asegurar la prohibición y eliminación de las peores formas de trabajo infantil, incluidos el reclutamiento y la utilización de niños soldados, y, para 2025, poner fin al trabajo infantil en todas sus formas”.
 
En su sitio web, las Naciones Unidas señala que: "El trabajo infantil pone en riesgo a los menores y viola tanto el derecho internacional como las legislaciones nacionales. Priva a los niños de su educación o les exige asumir una doble carga: el trabajo y la escuela".
 
Según el organismo internacional, el trabajo infantil, que debe ser eliminado, es un subconjunto de actividades laborales llevadas a cabo por menores de edad e incluye:
  • Las "incuestionablemente" peores formas de trabajo infantil, tales como la esclavitud, o prácticas similares, y el uso de niños en la prostitución u otras actividades ilegales.
  • El trabajo hecho por los niños menores de la edad legal para ese tipo de tareas, tal y como se establece en las legislaciones nacionales de acuerdo con los estándares internacionales.
  • Fuente: Estimación mundial sobre el trabajo infantil: Resultados y tendencias, 2012-2016, Ginebra, septiembre de 2017.

Los niños que trabajan, muchos de ellos tiempo completo, no van a la escuela y no tienen tiempo para jugar. "Muchos no reciben alimentación ni cuidados apropiados. Se les niega la oportunidad de ser niños. Más de la mitad de estos niños están expuestos a las peores formas de trabajo infantil como trabajo en ambientes peligrosos, esclavitud, y otras formas de trabajo forzoso, actividades ilícitas incluyendo el tráfico de drogas y prostitución, así como su participación involuntaria en los conflictos armados". Entonces, "el Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil (IPEC), guiado por los principios consagrados en el Convenio núm 138 sobre la edad mínima y el Convenio núm 182 sobre las peores formas de trabajo infantil de la OIT, trabaja para alcanzar la abolición efectiva del trabajo infantil", reflexiona el organismo.

Leer más: Un nuevo plan busca erradicar el hambre y la pobreza de niños indígenas en Panamá

  • Compartir: