Yazmín Cárdenas y su papel en la defensa de la niñez panameña

 
Jue, 12/27/2018 - 06:00
La directora general de la Senniaf habla sobre su papel en la institución en pro de los niños y adolescentes que se encuentran desprotegidos en Panamá

Fotografía: Josué Arosemena

Yazmín Cárdenas Quintero es una mujer idealista. La panameña, de 44 años, es abogada profesional especializada en Derecho de niñez y familia. “Firme en mis convicciones y en la defensa de las personas vulnerables que sufren. Creo en la solidaridad con ternura”. Así se define ella. 

Precisamente, su sensibilidad y trayectoria profesional como abogada en organizaciones no gubernamentales, en la empresa privada y como litigante independiente por más de 20 años, ha forjado su carrera profesional para ocupar el cargo que ejerce hoy como directora general de la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia (Senniaf) de la República de Panamá. Desde allí busca brindar un servicio de amor, cuidado y protección especializada a los niños y adolescentes que se encuentran desprotegidos y se les ha vulnerado sus derechos. 

Leer más: ¿Qué consecuencias tiene la violencia de género sobre un niño?

¿Por qué decidió afrontar este reto?

Nací en un hogar lleno de amor y rodeada de cuidados, pero desde mi entorno familiar en San Miguelito, también conocí de cerca el sufrimiento y las carencias de niños que crecieron conmigo en mi comunidad. Desde mi posición puedo ver que la situación de la niñez en todo el mundo es preocupante. Soy muy sensible a la realidad de que muchos de nuestros niños están sufriendo. Pero también siento que puedo hacer algo, quizás no cambie el mundo ni al país del todo, pero al igual que la gente que me acompaña, siento el compromiso de no quedarme cruzada de brazos.

¿Qué relación tiene con velar por la integridad de los niños?

Lo principal es que me apasiona trabajar por y para los niños, para que se respeten sus derechos y que todos los adultos comprendan que los niños son sujetos de derechos y no objetos de tutela; ellos tienen sus propias formas de ver y sentir, opinan y se expresan a través del arte, la danza, debates, pintura, y otras. Por ello, estoy convencida de que los ciudadanos podemos protegerlos adecuadamente, creando espacios de participación para que los niños, adolescentes y jóvenes incidan y sean tomados en cuenta; al igual que propiciando entornos familiares, comunitarios seguros y protectores; escuelas formadoras de valores, y una sociedad comprometida en la prevención y eliminación de todas las formas de violencia que afectan a los niños.

¿Cuáles son las situaciones que más reciben y atienden en la Senniaf?

Somos una entidad cuya función principal es articular y coordinar con todos los entes gubernamentales, de la sociedad civil y sector empresarial que contribuyen en la atención y protección de la niñez, para restituirle sus derechos vulnerados. Los casos que atendemos ingresan por distintas causas, y en su mayoría porque el niño o adolescente no cuenta con un padre, madre o familiar responsable de su cuidado; adicional a las situaciones por abusos, maltratos, castigos corporales, tratos negligentes hacia los hijos. El incumplimiento de las responsabilidades parentales va en aumento, al igual que los niños víctimas de los conflictos de violencia doméstica en sus hogares. 

¿Cómo está Panamá en materia de derechos de la niñez?

Panamá fue uno de los primeros países en ratificar la Convención sobre los Derechos del Niño, mediante la Ley 15 de 1990; y esta fue aprobada como tratado internacional de derechos humanos de la niñez el 20 de noviembre de 1989. Nuestro país, al aprobarla, transita hacia un enfoque de protección integral de la niñez, cambia el paradigma de pensar en los niños como objetos de tutela y tratarlos como sujetos de derechos, reforzando el reconocimiento de la dignidad humana de la infancia, así como la necesidad de garantizar su protección y desarrollo.

Leer más: Unicef pide ayuda para salvar una generación de niños de la guerra y la huida

No se trata únicamente de crear normas o leyes e instituciones, sino de comprender que todos y cada uno de nosotros tenemos una función que desempeñar en la cadena de responsabilidad para la atención de la niñez, y de esta forma, asegurar que todos los niños disfruten de su infancia con el amor y los cuidados que deben proferirles sus padres, en primer orden, y el Estado, en corresponsabilidad.

Desde su cargo, ¿qué acciones ha  implementado para mejorar las situaciones de protección de la niñez y la adolescencia?

Asumí este cargo a finales del 2016 con un plan de trabajo a corto plazo, el cual iniciamos con la construcción y puesta en marcha de un Plan estratégico institucional 2017-2019 con el propósito de innovar con proyectos, programas y acciones enfocadas en líneas de acción orientadas a la prevención de todas las formas de violencia contra niños y adolescentes. El plan también incluye la creación de espacios de participación y de incidencia de los niños y adolescentes, la promoción de los derechos y garantías de los niños, la protección especializada de los niños que se encuentran en instituciones de protección, así como la restitución de las alternativas familiares de cuidado y protección de los niños que se hallan sin cuidados de sus progenitores.

Nuestro reto principal era levantar la imagen de la institución y que la población comprendiera realmente nuestra competencia y funciones, para que desde las comunidades entendieran que estamos para proteger a las familias y a los niños, y no para imponer inmediatamente medidas de protección de separación de los niños de sus responsables.

¿Cuáles son los pasos o mecanismos que todos los ciudadanos debemos conocer ante una situación de la cual tengamos sospecha que a un niño se le está vulnerando alguno de sus derechos?

Primero, conocer que ante una situación por sospecha de maltrato, abuso, trato negligente, abandono u otro de un niño, debemos ponerlo en conocimiento de la autoridad competente, sea Senniaf, Juzgados de Niñez y Adolescencia o Fiscalías de atención primaria, en caso de tratarse de un delito. Si se presentan situaciones en las que se desea que la autoridad de protección intervenga, solicitamos que se comuniquen al 311 con la descripción más detallada posible para las investigaciones administrativas que nos competen, y una vez realizadas podamos interponer las denuncias ante el ente judicial o de investigación respectivo. Nuestra central telefónica es el 504-4052, donde pueden pedir orientación y atención psicofamiliar.

Leer más: Día Mundial de los Niños: todos a vestirse de azul por la lucha de los derechos infantiles

  • Compartir: