¿Eres una hiper-madre? ¡Descubre en esta nota si practicas una crianza tóxica!

 
Mié, 11/06/2019 - 11:44
La hiper-paternidad ocurre cuando los padres o uno de ellos intenta a toda costa evitarle a sus hijos pasar por todos los procesos normales de la vida de un ser humano, es decir son sobreprotectores.
Cuando interfieres o no permites que tu hijo(a) se desenvuelva por sí mismo en los diferentes ambientes en los que interactúa y resuelves cada problema o situación que se le presenta para que no se frustre, entonces eres un hiper-padre.
 
Los hiper-padres son aquellos que intentan a toda costa evitarle a sus hijos pasar por todos los procesos normales de la vida de un ser humano, es decir son sobreprotectores y le hacen a sus hijos absolutamente todo hasta imposibilitarlos para realizar cualquier actividad, aunque estos sean capaces. 
 
Les hacen la tarea para que esté "bien" en la escuela, solicitan hablar con el maestro más de cuatro veces por semana —por no decir adiario—, agenda citas con especialistas para anticipar cualquier problema por el que su hijo pueda pasar, entre otras cosas. Prácticamente estos niños viven en una burbuja en la cual solo papá o mamá puede intervenir. Con esto no están logrando o aportando al desarrollo de los pequeños, sino que por el contrario los están limitando e incapacitando.
 
Es comprensible que ningún padre desee que su hijo pase por ninguna situación lamentable o de sufrimiento, sin embargo se nos ha hecho creer hoy en día que para ser buen padre se les debe resolver todos los problemas a los menores. A pesar de que se haga con la mejor intención, el mensaje que se le envía a los hijos es que simplemente no pueden hacer nada por sí solos.
 
Los hiper-padres tienden a pensar que deben criar a un hijo feliz y perfecto. Si me dan a escoger, preferiría mil veces ver a mi hijo feliz que llevarlo a frustrarse porque todo debe ser perfecto. El mundo necesita personas capaces de hacer todo lo que se propongan, no personas perfectas.
 
Tarde o temprano ser hiperpadre traerá una serie de consecuencias en el niño a futuro. Aquí les dejo unas cuantas:
  • Baja autoestima y problemas o transtornos de ansiedad: El niño crecerá inseguro pensando que no es capaz de hacer nada y que alguien más lo tiene que hacer por él o ella. 
  • Consecuencias negativas: El niño no tiene experiencias propias ya que es privado de las mismas. Todo lo hace papá o mamá primero para evitar que algo le suceda.
  • La crianza de este tipo de padres es prácticamente excesiva, es decir que el niño o niña practicamente mandan en casa y los padres cumplen con sus demandas, independientemente de que les beneficie o no.
  • Baja tolerancia a la frustración: Los niños que son criados por hiperpadres se consideran a sí mismo perfectos. Como les hacen todo, ya saben como responder, pero no recibir lo que desean o cometer un simple error les lleva a tener episodios de enojo constantes.
  • El niño no aprende a defenderse y no es independiente ya que le han hecho absolutamente todo.
  • Exponer al niño a un estrés innesesario al exigirle la perfección en prácticamente todo lo que haga. Si no sucede, lo hace el padre para que entonces esté perfecto. Esto supone un estrés por lo cual un niño no debería pasar. 
  • Limita la curiosidad del niño ya que no se le permite ser él o ella.
 
Es claro que quizás traumas de la niñez o experiencias negativas lleven a un padre a sobreproteger o a convertirse en hiperpadre, pero a ver ¿qué es más importante: que el niño sepa lidiar con el mundo exterior y sus emociones, hacerse cargo de sus desiciones o imposibilitarlo el resto de su vida cognitiva, emocional y socialmente? 
 

Consejos para evitar convertirse en un hiperpadre:

  • Permite a tu hijo ser libre y confia en él.
  • No lo limites, ayúdalo más no hagas todo por él o ella.
  • Si tu hijo no sabe, modela. Ls niños aprenden también por observación. Modela la conducta que deseas que tu hijo adopte o aprenda.
  • Incentiva el pensamiento crítico. Es decir, presenta a tu hijo diferentes situaciones de acuerdo a su edad e ínstalo a buscar una solución para él mismo. 
 
Un día no estarás más. Suena algo duro, pero ese ser humano deberá aprender a vivir sin que alguien le resuelva la vida. De los errores se aprende, de las experiencias tambien, y de esto va a depender cómo tu hijo pueda desenvolverse frente a diferentes situaciones en su vida. Como padres no se debe sobreproteger, sino enseñarle a un hijo a afrontar sus miedos, problemas y dificultades.
 
Aún estamos a tiempo de hacer un 'stop' y generar un cambio. Solo debemos detenernos a pensar y relajarnos. Si tuviésemos idea de lo que los niños son capaces, no los limitaríamos tanto; por el contrario, disfrutaríamos aprendiendo con ellos.

Leer más: Cómo ayudar a un niño para que controle y comunique sus emociones

  • Compartir: