¿Sabías que el huevo es un alimento completo? Lo mejor es que no sube el colesterol

 
Dom, 08/04/2019 - 09:00
Algunas personas todavía se resisten a consumir huevo a diario por temor a que tenga consecuencias negativas sobre la salud. Pero lo que realmente eleva este valor es el consumo de grasas saturadas.
El huevo es un alimento rico en proteína y grasa. Esta proteína es de excelente calidad y aporta todos los aminoácidos que el cuerpo necesita. 
 
Numerosos estudios han desmentido el mito de que comer huevo eleva el colesterol. Lo que realmente eleva este valor es el consumo de grasas saturadas, presentes en las carnes de origen animal y en los lácteos; así como también las grasas trans y azúcares.
 
Algunas personas todavía se resisten a consumir huevo a diario por temor a que tenga consecuencias negativas sobre la salud. Yo les pregunto: ¿cada vez que comen carne, piensan en su alto contenido de grasas saturadas? Y cuando le agregan mantequilla al emparedado o mayonesa a la ensalada, ¿analizan que esas grasas no aportan ningún beneficio al organismo? 
 
La mayoría no lo hace y es sencillamente porque el huevo ha sido satanizado por teorías que quedaron obsoletas y que se han desmentido totalmente. Además, no han existido campañas robustas que concienticen sobre los riesgos del consumo de las grasas saturadas. O quizás nos hacemos de la vista gorda con respecto a ellas.
 
Se pueden consumir dos huevos enteros al día sin ningún riesgo. Además, los huevos son ricos en colina (compuesto químico asociado a la vitamina B) que tiene múltiples beneficios, entre ellos: mejora las funciones cerebrales y cardiovasculares, previene el envejecimiento, contribuye a mover la grasa fuera del hígado y ayuda en el rendimiento deportivo. ¿Quieres más? ¡Hay más! El consumo de colina en mujeres embarazadas y lactantes beneficia al bebé en el desarrollo de su sistema nervioso.
 
 
Como siempre, en la alimentación, todo se trata de un equilibrio. Las grasas son esenciales para la salud de nuestro organismo, ya que aportan energía y nutrientes; son utilizadas para crear tejido nervioso y contribuyen con la absorción de vitaminas. 
 
Pero como ya sabemos, los excesos de cualquier macronutriente pueden tener sus consecuencias. Y, en este caso, las grasas se acumulan más fácilmente en el tejido adiposo que los carbohidratos y las proteínas, lo que conlleva al aumento de peso.
 
Estudios demuestran que las personas que incluyen huevo en su desayuno logran perder 60% más de peso que quienes comienzan su día con carbohidratos. Esto debido a que las proteínas son químicamente más complejas y el proceso de digestión lleva más tiempo, por lo tanto, te sentirás saciada por un periodo más largo. Mientras, los carbohidratos se digieren fácilmente y la sensación de hambre regresará pronto.
 
Por lo tanto, los huevos deben ser un “must” en tu plan de alimentación. Si aún no los consumes a diario, inclúyelos en tu desayuno, acompañados de un carbohidrato como pan integral, tortilla o avena. ¡Te sentirás genial y tu salud lo agradecerá!

Leer más: Aprende cómo hacer un delicioso 'hot cake' de avena

  • Compartir: